Estamos a seis semanas de las elecciones de la nueva Cámara de Diputados y pareciera que nos importa más el círculo rojo, los editorialistas, los intelectuales, porque nuestros mensajes se dirigen a ellos y no a los electores. Sin embargo, quienes definirán el futuro de este país son los electores con su voto.

Al ciudadano promedio no le interesa o no entiende la trascendencia de que se violente la Constitución y se prorrogue por dos años la presidencia de la Corte, lo que sí le interesa y sí le entiende es a la inseguridad que sufre, la de la delincuencia común, le preocupa ser asaltado en la calle, en el transporte o al llegar a su casa, o que los ladrones entren a su hogar a robar y le causen una merma importante en su calidad de vida. Le preocupa su integridad y la de su familia en caso de defenderse de un delincuente.

La gente le entiende y le interesa el deterioro de la situación económica, que provoca que en la familia haya menos ingresos porque se perdieron empleos o bajaron los sueldos, y que los precios suben y menos alcanza.

A las familias les preocupa el futuro de sus hijos, saben que la educación es indispensable para que puedan construirse y llevan más de un año en que no van a clases, y nadie está planteando exigencias al gobierno para saber cuándo regresarán a las escuelas, y sus hijos puedan desarrollarse entre sus amistades y compañeros. Y que decir de las limitaciones que a los padres les ocasiona tener a los niños todo el día en casa.

Lamentablemente siempre hay alguien cercano que tiene problemas de salud, y a la gente le preocupa si se enferma cómo va a conseguir las medicinas, cómo va a lograr atención en un hospital, hoy que prácticamente están cerrados para varias enfermedades.

La movilidad en este país está colapsada, ya todas las ciudades arrebatan a su gente en promedio tres horas para ir y volver del trabajo, quién les está hablando de los cambios que requiere el transporte público, principalmente para que les tome menos tiempo esperar y el trayecto, ya después vendrá la comodidad y el trato digno.

A mucha gente le preocupa que los apoyos sociales que recibe se mantengan, muchos tienen miedo de que no votando por MORENA se suspendan y nosotros no estamos diciendo con suficiente fuerza e intensidad que sí queremos tener la mayoría en la Cámara de Diputados para obligar al gobierno a que gaste en la gente y no en las cosas. Que queremos que se gaste más en programas sociales, gastar más para que algún día ya no lo necesiten, entregando dinero a las madres de familia por cada hijo que vaya a la escuela y lo demuestre, y siempre y cuando toda la familia vaya al menos una vez cada seis meses a revisión médica; porque sólo se sale de la pobreza con salud y educación.

Queremos que se gaste en la gente y no en las cosas (como Pemex, refinerías, tren, etcétera), para que se combata con resultados a la delincuencia, particularmente a la delincuencia común que es la que mas daño sensible le provoca a la gente.

Queremos ganar la Cámara de Diputados para que se gaste en la gente y no en las cosas, que se gaste en salud para que no falten medicinas y servicios hospitalarios, para que ¡desde ya! se paguen vacunas contra el COVID-19, para que todos puedan recibirla desde los 16 años y no como ahora que dependen de decisiones caprichosas.

Queremos ganar la Cámara de Diputados para que el gobierno entienda que las empresas generan empleos, que cuando se odia a las empresas y se les ponen trabas, en realidad le quitan el empleo a muchos mexicanos, y que el gobierno gaste en la gente, en la infraestructura que nos haga más competitivos y que logre que quienes tienen dinero lo inviertan en crear empleos en México y no como ahora que literalmente los corren.

Queremos el voto para ganar la Cámara de Diputados para que se gaste en la gente, se rehabiliten las escuelas, se adquiera material educativo y se reabran en un plan ordenado y seguro para la salud de los niños, y ya no pierdan tanto tiempo valioso.

Seis semanas sólo nos quedan para hablar con la gente, de los temas que les preocupan, para comprometernos a ocuparnos en resolverlos. Hay que dejar de ver las mañaneras o criticar sus anuncios, las mexicanas y los mexicanos están a la espera de escucharnos, pero de lo que a ellos les interesa, no perdamos un solo día ni un solo tweet o post en redes sociales en lo que no sea de interés de los votantes.

 

Héctor Larios Córdova es Secretario General del CEN del PAN.

Twitter: @LariosHector