Los medios de comunicación que recibieron mayor gasto de publicidad oficial en el 2021 fueron: La Jornada, 181 millones; Televisa, 137 millones y TV Azteca, 119 millones, mientras que en lo que va del año se han documentado 644 ataques a la prensa desde el discurso público mañanero.

Así lo documentó “Negación”, el informe anual sobre la libertad de expresión e información y respeto a los derechos humanos en México, de la organización Article 19, la cual destaca que en el 2021 se consolidó la tendencia a negar e invisibilizar problemáticas relacionadas con los derechos humanos.

“Esta negación se traduce en desinformación oficial, estigmatización pública de la prensa, discrecionalidad en la asignación de la publicidad oficial, engaños en el sistema de transparencia, violencia contra la prensa, brecha digital y violación a los derechos humanos que vulneran la libertad de expresión”.

Leopoldo Maldonado, director regional de Article 19 oficina para México y Centroamérica, refirió que durante este periodo se reforzó la concentración de la comunicación social desde la conferencia matutina, en donde la desinformación oficial es el mecanismo empleado para anular a cualquier otro discurso que se le oponga a sus interlocutores, a través de datos y dichos difíciles de comprobar.

Con respecto a la estigmatización a la prensa, el informe refiere que durante las conferencias matutinas, por lo menos en 71 ocasiones, un promedio de casi seis ocasiones al mes, el propio titular del Ejecutivo Federal u otros integrantes denostaron a la prensa.

Asimismo, el informe muestra que en los tres años de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador suman ya mil 945 ataques contra la prensa, entre los cuáles se encuentran 30 asesinatos de periodistas y dos desapariciones. El gobierno de Enrique Peña Nieto registró en el mismo periodo 15 asesinatos contra periodistas en posible vínculo con su labor y 1,053 ataques.

Esto quiere decir que los primeros tres años de López Obrador representan casi un 85 por ciento más de ataques contra la prensa que los primeros tres años del mandatario anterior, marcando el periodo más violento contra la prensa del que se tenga registro.

A continuación, nuestro registro de algunos de los ataques a la libertad de expresión desde las matutinas en el último periodo.

18 de febrero

López Obrador insistió en solicitar permiso a Carlos Loret de Mola para dar a conocer pruebas de que gana más de 35 millones de pesos al año. Jorge Ramos, López-Dóriga, Ciro Gómez Leyva y Carmen Aristegui también deben dar a conocer sus ingresos. “Nos vamos a quedar sorprendidos (…) hay quienes ganan como 15 millones de pesos mensuales y se erigen como jueces”.

Negó haber amenazado a la familia de Alejandro Junco. Refirió que el periódico Reforma se fundó en el gobierno de Salinas, “que expliquen cómo adquirieron el terreno (…) lo único que dije es que nunca me he metido con la familia (…) sí considero que es un pasquín inmundo”.

Y aseguró que seguirá hablando de los medios de comunicación. “Usan la máxima de que la calumnia cuando no mancha tizna (…) que no se rasgue las vestiduras de manera hipócrita Alejandro Junco, quieren convertirse en mártires, en perseguidos, acosados, ahora no hay persecución para nadie”.

Enseguida criticó que Jorge Ramos señalara “nos están matando” y reviró que “nosotros no somos iguales, ni siquiera censuramos. ¿Se tiene que silenciar el presidente? Tenemos que buscar los equilibrios, corre mucho dinero por la guerra sucia”.

22 de febrero

Indicó que Claudio X. González trae la escuela del padre. “Siempre los hemos enfrentado y ellos han financiado campañas con ese propósito, enganchan periodistas que los vuelven mercenarios para hacer investigaciones en contra de nosotros”.

Acusó también “golpismo mediático” en el caso de su hijo José Ramón López Beltrán. Enseguida, Hans Salazar, de Noticiero en redes, le dijo: “no todos somos Loret, no somos mercenarios”. El presidente pidió a los reporteros presentes levantar la mano quienes conocen a Claudio X. González.

“Carmen Aristegui está contra mía. No habría ningún problema que estuviese en contra mía si no formara parte de un movimiento de millones de mexicanos”.

28 de febrero

Criticó el manejo informativo de Excélsior, Azucena Uresti y Televisa sobre el conflicto Rusia-Ucrania.

Se mostró molesto porque los periodistas “no son capaces de ofrecer disculpas” por la investigación de la casa que habitó José Ramón López Beltrán en Houston. “Dos meses de golpeteó a todo lo que da (…) estamos arriba del 70 por ciento (de aprobación), ¿de qué les sirvió? Nada, estamos en segundo lugar a nivel mundial”.

2 de marzo

Señaló que el comunicador Chumel Torres “ya es ideólogo del conservadurismo”. También amagó al reportero de Publimetro con dar a conocer estados financieros de periódicos, periodistas, artistas y Mexicanos Unidos Contra la Corrupción (cuando éste le preguntó por adeudos de la cantante Belinda, quien lo apoyó en 2018), al tiempo que pidió a los presentes levantar la mano para dar a conocer más información sobre Carlos Loret de Mola. “Pero tienen que poner aquí #TodosSomosAndrésManuel (sátira al #TodosSomosLoret).