Voz de alarma contra el populismo
Publicada el Lun, Abr 22, 2019

Por Maricarmen Rizo.

La novela de periodismo-ficción, escrita en tiempo real, Ladrón de esperanzas de Francisco Martín Moreno es una voz de alarma y un grito de protesta por el deterioro que ha sufrido nuestro país desde antes de que ganará Andrés Manuel López Obrador a la fecha, como la define su autor en entrevista con La Nación.

“Pensemos en el pacto de la impunidad, es imposible que encuentres un contrato, un tratado, un testigo, son bandidos, no son tontos. Para eso precisamente está el periodismo de ficción, porque entonces tú puedes, con los elementos que vas reuniendo, desarrollar la ficción con la máxima posibilidad de acercamiento posible”, indicó.

Entrevistado entre libros, cuadros y fotografías distribuidas por todo su estudio, en el que amablemente nos recibió, Martín Moreno narró detalladamente las implicaciones que ha tenido la publicación de esta novela en la que la portada muestra una imagen, tomada desde atrás, de Andrés Manuel López Obrador y en la que el personaje central está basado en él, así como en sus más cercanos colaboradores y esposa.

Un ejemplo, que algunos medios de comunicación rechacen hablar de su obra, “hay un miedo terrible y no porque el gobierno haya ejercido la censura, sino que es autocensura. Me han excluido de las presentaciones en los medios más increíbles que ustedes se puedan imaginar, no me han recibido, pero afortunadamente el libro va muy bien, la novela se va vendiendo muy bien, estoy muy contento”.

Con sus manos siempre expresivas, Martín Moreno señaló que una de las situaciones que más trabajo le costó de esta novela que se desarrolla entre el primero de julio y el 15 de diciembre de 2018, fueron las constantes contradicciones de Andrés Manuel López Obrador, que en su obra editada por Alfaguara se llama Antonio M. Lugo Olea (AMLO).

Enseguida recordó cuando López Obrador decía que iba a llenar las cárceles con los integrantes de la mafia del poder y después hablaba del perdón que les sería otorgado, o cuando aseguraba que el Ejército regresaría a los cuárteles para después decir que siempre sí iría a las calles o que no subiría el precio de la gasolina, por citar algunos ejemplos.

“Entonces me costó muchísimo trabajo, porque yo hacía toda una indagatoria y más adelante cambiaba de opinión (AMLO), desperdicié mucho tiempo, pero tenía que hacerlo”.

Otro de sus personajes clave se llama Ernesto Pasos Narro (EPN), así como Villagaray, quien es el enlace con AMLO para pavimentarle el camino a la Presidencia, bajo el compromiso de que después de obtener la banda presidencial no metiera a nadie a la cárcel.

“Es política ficción, tú dirías y ¿por qué le puse periodismo?, ¿por qué la novela en tiempo presente?, porque no tiene remedio, tenía que escribirla sobre la marcha”.

Aun cuando la novela es periodismo ficción, los datos duros, las cifras que presenta son 100 por ciento reales y pueden ser consultadas: “me daba mucho coraje ver como se cierran las estancias infantiles, les cancelan el subsidio casi en su totalidad a los refugios para mujeres golpeadas, también los comedores comunitarios donde los mexicanos más humildes iban a comer por 10 pesos”.

Aunado a que en diciembre pasado se perdieron 400 mil empleos, hubo nulo crecimiento económico, se cayó la recaudación y el Gobierno federal sigue regalando dinero de forma clientelar; además de la perdida de capitales extranjeros con cancelaciones como la del aeropuerto o los aerogeneradores de energía eléctrica, la deuda de PEMEX y la construcción de la refinería en el lugar más inadecuado, “un tren maya que va a costar 160 mil millones de pesos y que va a nacer quebrado”, añadió.

Pero con todo esto, la popularidad del Presidente es muy alta, por lo que el autor cuestiona en la novela y la realidad ¿qué pasó?: “o están mal las encuestas o el pueblo está mal informado, o el pueblo de México es un imbécil, solamente en este país mientras más daño se le hace a México más sube la popularidad del Presidente, a ver pues explícame esa, digo, se me atora aquí en el pescuezo, no puedo con eso”.

En las páginas del libro, de ágil lectura por lo entretenido de los diálogos, también hace una radiografía de MORENA, que bajo las siglas de MOREA son fanáticos que quieren gobernar “con recetas sacadas del bote de la basura”, en palabras del escritor.

Durante la entrevista, Martín Moreno resaltó la escena de su libro cuando el 1 de diciembre Lugo Olea se felicita porque Pasos Narro no intervino en nada en las elecciones, pero tanto en la novela como en la realidad miente, dijo, porque EPN le hizo la vida imposible al candidato panista Ricardo Anaya, utilizando la fuerza del Estado e inventado que lavaba dinero y le había robado al fisco, cuando recientemente la PGR exoneró a Anaya.

Pese a la preocupación por lo que MORENA y el Gobierno federal están haciendo, Martín Moreno, en su novela, también incluye a personajes que son de izquierda, pero que actúan con mesura e inteligencia, también da voz a chairos, es decir, “di la oportunidad a que todo el mundo hablara”.

Incluso relata discusiones intensas en las que se debate si AMLO es un traidor a la izquierda, pero con argumentos va dejando claro que hay reglas en la economía que si no se respetan irremediablemente tendrán nefastas consecuencias, “hay una cosa que les choca a los chairos: la realidad. La realidad les molesta mucho”.

Otra escena que el autor nos compartió y que para él fue una de las mejor logradas, es cuando el Presidente el 1 de diciembre dice: “Protesto guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen y si no que la Patria me lo demande” y tres horas después se arrodilla ante un chamán mientras le tiran incienso y copal al Presidente de un país laico.

Enseguida se va al recinto donde murió Juárez, que se entra por la puerta que está pegada a la Catedral. “En ese salón, él pide que lo dejen solo, se acuesta en la cama donde murió Juárez porque ahí estaba la cama, entonces imagina que él también quiere morirse en el poder, yo estoy convencido que Lugo Olea se quiere morir en el poder, como murió Pancho Madero y como murió el propio Juárez. Murieron en el poder, uno asesinado y el otro de muerte natural por una angina de pecho”.

El personaje, megalómano como el real, imagina que lo están velando en Bellas Artes y hay unas mujeres que están llorando; de pronto, se levanta del ataúd y las regaña: “así no se llora a un Presidente, a ver lloren, lloren más fuerte” y se vuelve a acostar para después volverse a incorporar para llamar la atención a los del coro porque no están cantando bien y a los violinistas porque tocan muy quedito.

“En el fondo, él quiere pasar como un Presidente mártir que hizo todo por los pobres, pero está más que comprobado que regalar dinero nunca ha sido la solución. Para generar riqueza tienes que crear empleos, no despedir a la gente como lo está haciendo”.

En el libro también se relatan las hazañas de un destacado periodista y su labor informativa, que se convierte en un dolor de cabeza y le quita el sueño a AMLO, y es quien va dejando en evidencia al Gobierno federal. También salen a escena importantes empresarios, uno de ellos con una fuerte escena de secuestro a EPN, también le brinda sabor la Pajarraca y Brigitte Maller. Una interesante novela que formará parte de una trilogía, la segunda parte se llamará “La felicidad de la inconciencia”, según nos adelantó el autor.

Francisco Martín Moreno es uno de los escritores más conocidos de México, ha escrito 30 libros y varios son bets sellers como Las grandes traiciones de México, Las cicatrices del viento y México negro, entre otros.

 

 

Comentarios

comentarios