Venezuela en la oscuridad
Publicada el Jue, Mar 21, 2019

Por Maricarmen Rizo.

Entre sombras, así se vive en Venezuela, aunado a la ceguera democrática de Nicolás Maduro y sus políticas homicidas. Ahora, los venezolanos están “a ciegas” por el apagón eléctrico más devastador que ha sufrido el país.

El apagón nacional ocasionó que el agua no sea bombeada, las telecomunicaciones desaparezcan, haya poco transporte público, comercios cerrados y que los hospitales a duras penas pueden brindar servicio en un país a oscuras. Además de generar pérdidas millonarias que se suman a la crisis económica.

Y es que el pasado 7 de marzo a las 16:56 hora local, Venezuela quedó a oscuras, situación que se prolongó de manera intermitente hasta el cierre de la edición con ráfagas de luz en algunas regiones. El ministro de Energía Eléctrica venezolano, Luis Motta Domínguez, dijo que el servicio había sufrido un “sabotaje”.

El régimen chavista insiste en que el colapso al sistema eléctrico fue consecuencia de manipulación externa y ha culpado desde Juan Guaidó, reconocido como presidente legítimo por más de 50 países, hasta el senador estadunidense Marco Rubio.

Corpoelec, la compañía eléctrica estatal, en su cuenta de Twitter aseguró que el sabotaje fue en la central hidroeléctrica del embalse de Guri, en el este del país y que genera 80 por ciento de la energía, como “parte de una guerra eléctrica contra el Estado”.

Pero expertos en el funcionamiento de la red, consultados por diversos medios internacionales, descartan la versión del gobierno y consideran como una de las principales causas el déficit de generación de energía y a la falta de mantenimiento e inversión.

La emergencia provocó también la suspensión de actividades escolares y laborales, así como el fallecimiento de al menos 26 personas hospitalizadas por falta de electricidad, según la Encuesta Nacional de Hospitales, así como saqueos en comercios en una desesperada búsqueda por comida y productos básicos.

“Después de lo que ha padecido todo el país, después de asesinar por acción y por omisión, después de veinte años en el poder, lo único que puede hacer el usurpador es decirle al pueblo que tenga velas y linternas, y ofrecer tanques de agua. ¡Por eso hoy Venezuela tomó las calles!”, tuiteó Guaidó el 12 de marzo.

Acto seguido, el fiscal general, Tarek Saab, anunció ante el Supremo que abrió una nueva investigación contra Guaidó, acusándole por el presunto sabotaje que produjo el apagón.

“En este momento (Guaidó) aparece como uno de los autores intelectuales de este sabotaje eléctrico y de este llamado prácticamente a una guerra civil en medio de ese apagón eléctrico que vivió la nación venezolana”, acusó.

Ante esta caótica situación, Maduro ordenó a los Colectivos –inspirados en las fuerzas guerrilleras cubanas- que se activen para cuidar la paz. “Es una señal escalofriante de cómo Nicolás Maduro depende cada vez más de los grupos paramilitares mientras se aferra al poder”, relató el Washington Post tras describir como llegan a tirar balas al aire para dispersar a los manifestantes.

El gobierno creó también una comisión para buscar a los responsables, porque asegura tener “pruebas de que el sabotaje fue ordenado por el Pentágono y el Comando Sur, y dirigido desde Houston y Chicago”.

“Siempre dicen que es un sabotaje y que tengamos paciencia, pero no vemos soluciones. No se hace un reporte diario para saber qué ocurre”, relató Jessica Ramos de 30 años al diario español El País.

En declaraciones a la agencia AFP, la consultora Ecoanalítica detalló que las pérdidas por el apagón ascendían “a 875 millones de dólares”. La industria está paralizada y “para recuperar al país hay que buscar el apoyo de multilaterales y el sector petrolero”, afirmó el director de esa firma, Asdrúbal Oliveros.

“Hay una paralización importante en muchas áreas críticas del sector petrolero. En ese punto podríamos perder 700,000 barriles diarios”, señaló Ecoanalítica.

El problema mayor, relata la agencia, es el agua. “Largas filas se forman en torno a camiones cisterna dispuestos por el gobierno y alcaldías opositoras para su distribución, incluso en Caracas, en donde el bombeo es irregular, si bien de antemano había racionamiento”.

Comentarios

comentarios