Un Hombre Gruñón que tomó al mundo por sorpresa
Publicada el Vie, Jun 16, 2017

Por Mabel Salinas.

 

Desde el éxito colosal que tuvo la trilogía “Millenium”, iniciada con “La Chica del Dragón Tatuado”, no había existido un bestseller sueco con tanto éxito como el que ha cosechado la novela “Un Hombre Llamado Ove”, la cual ha vendido más de 2.8 millones de copias a nivel mundial. Sin embargo, en un principio su autor Fredrick Backman parecía destinado al rechazo, pues nadie quería comprarle la historia. El panorama se vislumbraba sombrío e, irónicamente, por aquellos días un editor le envió una nota diciendo que no le encontraba valor comercial a su propuesta. Hoy por hoy, no sólo hablamos de un libro convertido en un fenómeno acrecentado por el boca a boca, sino que la incomprensión de Ove ha sido adaptada al teatro y hasta al cine.

De hecho, la cinta dirigida por Hannes Holm fue nominada a los premios Oscar en dos categorías: mejor película en lengua extranjera y mejor maquillaje. Años antes nadie lo veía venir, ni siquiera su autor. Protagonizada por Rolf Lasgard, la peculiar historia se centra en un viudo de 59 años despedido de su trabajo. Sin nada más por lo que luchar, más que su obsesiva compulsión porque sus vecinos cumplan cabalmente reglas del lugar donde vive, tiene muy claro su siguiente paso: el suicidio.

Un gancho en su techo, un banco y una cuerda son las herramientas elegidas por él para completar su hazaña, pero como si el destino quisiera poner a prueba su explosivo carácter, cada vez que intenta quitarse la vida alguien lo interrumpe. Una de esas interrupciones son sus nuevos vecinos, una familia compuesta por un esposo afable, una mujer embarazada y sus dos hijas pequeñas. Pese al mal carácter de Ove, las niñas y su madre parecen más que encantadas con él y dispuestas a entablar una amistad que comienza siendo principalmente unilateral.

Poseedora de un humor poco tradicional, que incluso retrata al suicidio con un irónico encanto, esta cinta colinda temáticamente y por medio del estereotipo del anciano gruñón con filmes que van desde la animación de Pixar “Up: Una Aventura de Altura”, la comedia francesa “La Estudiante y el Señor Henri”, “Gran Torino” y por su aire de romance marital con el drama romántico “Diarios de una Pasión”. Pese a las reminiscencias a estos títulos, la propuesta sueca tiene una esencia peculiar derivada de la contención de sus espacios y las circunstancias que rodean al protagonista.

De hecho, su personalidad tiene mucho de su creador, ya que Fredrick Backman ha confesado que posee el mismo carácter que Ove. Ambos son testarudos y furibundos, pero su ira reside en una estricta concepción del deber ser que la gente no comprende y tiende a desestimar. Ove vocifera y se encoleriza cuando las personas no obedecen las reglas de tránsito claramente estipuladas y manejan en lugares prohibidos; cuando en la tienda no respetan una oferta que está empecinado en haber visto y, en pocas palabras, cuando los compromisos sociales no se respetan. Desde la primera escena observamos su muy peculiar, obcecada, colérica e incomprendida lucha por la justicia que en más de una ocasión saca una sonrisa.

Igual que el Carl Fredericksen de “Up”, Ove tiene un corazón roto y Hannes Holm nos deja ver de dónde proviene este reacio y aparentemente duro exterior a través de la estructura no lineal de “Un Hombre Gruñón”. Se nos introduce a un Ove niño que pierde a su madre, tiene una estructurada relación con su padre y conoce al amor de su vida por azar. Son estos momentos los que abren al personaje ante nuestros ojos y desvelan su vulnerabilidad, una que se acrecienta con el paso de los minutos y lo redime ante nuestros ojos. Es el epicentro de una historia de un hombre que, sin saberlo, sólo busca un poco de consuelo y vale la pena acompañarlo en su trayecto.

 

Un Hombre Gruñón

Dirección: Hannes Holm

Elenco: Rolf Lassgard, Bahar Pars, Filip Berg

 

CALIFICACIÓN

3.5 estrellas

Comentarios

comentarios