Tres consecuencias
Publicada el Mie, Ago 21, 2019

Por Salomón Guzmán.

Cuando un gobierno toma decisiones incorrectas y aplica políticas económicas erróneas pueden existir cuatro principales consecuencias, no necesariamente simultáneas, pero si en distintas combinaciones: lento crecimiento económico, crisis de ingresos, deuda y gasto presupuestal sesgado.

Con las malas decisiones del gobierno de López Obrador al primer semestre de este año ya se observan tres principales consecuencias:

1) Agudo estancamiento económico. Los resultados de la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) Trimestral señalan que éste aumentó 0.1 por ciento en términos reales en el trimestre abril-junio de este año, frente al trimestre previo con cifras ajustadas por estacionalidad; además, durante los primeros seis meses de 2019, el PIB oportuno registró una variación de 0.3 por ciento frente a igual semestre de 2018, con cifras desestacionalizadas.

Por si fuera poco, al cierre del mes de mayo de este año, el consumo de los privados en el mercado interno disminuyó -0.2 por ciento en relación al mes de abril, por su parte, el índice de confianza del consumidor retrocedió -3.0 por ciento. Cada vez más que antes, las proyecciones de crecimiento para este año son menores y la confianza de los consumidores se desmorona, lo cual le pega al consumo interno de la economía mexicana.

La caída en la confianza de los consumidores tiene muchas explicaciones, entre ellas, la cancelación del NAIM, el incremento del riesgo país y la inseguridad. En ese sentido, es poco probable que la estrategia económica de López Obrador de reactivar la economía tenga efectos positivos en el bolsillo de los mexicanos al cierre de este año y el próximo.

2) Crisis de ingresos presupuestales. Al cierre del primer semestre de este año, los ingresos totales del sector público presupuestario fueron menores a los programados en la ley de ingresos en poco más de 68 mil millones de pesos. Los ingresos petroleros fueron menores en 107 mil millones de pesos, los ingresos por concepto de IVA fueron de los más castigados, 16 mil millones menos de lo programado.

3) Subejercicios en el gasto público. Al cierre de este semestre existe un subejercicio del gasto neto del sector público presupuestario en 174 mil 484 millones de pesos, el 50 por ciento de este subejercicio viene explicado por el subejercicio del Gobierno federal de López Obrador. Dentro de los ramos autónomos, el Poder Judicial mantiene el mayor subejercicio en cerca de 7 mil 636 millones de pesos. En los ramos administrativos, la Secretaría de Educación Pública presenta el mayor subejercicio con 12 mil 594 millones de pesos. En los ramos generales, el mayor subejercicio son las previsiones salariales y económicas en 15 mil 205 millones de pesos.

Por otra parte, si se revisan los programas presupuestales de los diferentes ramos, en 53 de ellos existe un subejercicio presupuestal que equivale a 52 mil 504 millones de pesos. Por un lado, de estos 53 programas presupuestales con subejercicios, son tres los que mayor monto presupuestal tienen. El primero de ellos es PROSPERA, que pertenece al ramo de educación, con un presupuesto aprobado de 25 mil 499 millones de pesos, no obstante, de enero a junio, el presupuesto pagado equivale a 13 mil 011 millones de pesos, es decir, un subejercicio de 49 por ciento que equivale a 12 mil 488 millones de pesos. Cabe señalar que este programa tiene el objetivo de beneficiar a los integrantes de familias con ingresos por debajo de la línea de bienestar, es decir, combate a la pobreza de manera directa.

El segundo es el de Jóvenes Construyendo el Futuro, creado en esta nueva administración de López obrador. Este programa pertenece al ramo de Bienestar con un presupuesto aprobado al mes de junio de 15 mil 392 millones de pesos, no obstante, de enero a junio, el presupuesto pagado equivale a 4 mil 918 millones de pesos, es decir, un subejercicio del 68 por ciento que equivale a 10 mil 474 millones de pesos. Cabe señalar que este programa tiene como objetivo beneficiar a los jovenes que no estudian ni trabajan.

El tercero es el de Sembrando Vida, programa creado en esta administración. Pertenece al ramo de Agricultura con un presupuesto aprobado de 10 mil 249 millones de pesos, no obstante, de enero a junio, el presupuesto pagado equivale a 3 mil 997 millones de pesos, es decir, un subejercicio de 61 por ciento que equivale a 6 mil 252 millones de pesos. Este programa tiene como objetivo beneficiar a la población de localidades rurales.

Por otro lado, los programas con mayor subejercicio, independientemente del monto de presupuesto, es el de Fomento Ganadero, Competitividad Industrial, Infraestructura y Programa de Concurrencia de los Estados, así como proyectos de infraestructura en salud, carreteras, turismo, crédito ganadero a la palabra, prevención y atención a personas con SIDA, agua potable, salud materna, prevención contra las drogas e indígenas, entre otros.

 

Comentarios

comentarios