Transformación de 4TA
Publicada el Mar, Jul 23, 2019

Por Alejandro Ledesma Solórzano.

A un año de ser electo como Presidente de la República, López Obrador, no deja de desconcertarnos con sus grandes dotes en el arte de la mentira política. Ese señor de las canas, como dice la canción de “Chente”, bajo el tan choteado argumento de que “tiene otros datos” y con una devastadora visión clientelar, poco a poco empuja a México del despeñadero hacia el “prejipicio”.

Aquí las renuncias, tropelías y sinvergüenzadas del mes.

Los desencantados

Empezamos con la tan controvertida dimisión de Carlos Urzúa como titular de la SHCP, quien, de acuerdo con la versión “oficial”, emitida desde Palacio Nacional, pues nomas no pudo extirpar sus orígenes neoliberales y así los floreros no le sirven a la 4T.

Todo fue tan rápido que, en unas cuantas horas, en su calidad de jefe máximo del Ejecutivo, López Obrador ya había nombrado a Arturo Herrera (el de los memes) como nuevo Secretario de Hacienda, mientras, casualmente los medios también reportaban la renuncia de Gualberto Ramírez Gutiérrez, quien fungió como titular de la unidad antisecuestro de la SEIDO desde el sexenio de Felipe Calderón.

“Vaquita” para el rescate de Pemex

Y como dice una cosa dice otra, el Presidente ha considerado dejar una tarea valiente y de sacrificios al pueblo bueno: rescatar PEMEX.

Además de “sembrar petróleo”, el tabasqueño en su “Plan de Negocios para Rescatar PEMEX” vio la posibilidad de retomar la práctica del redondeo, “porque está de moda en los centros comerciales” y aunque aún no es un hecho no descartó la idea de que a través de sus compras los mexicanos saquen del hoyo a la paraestatal. De verdad, ¿quién lo asesora?

Arranca pejetón

Como el “pejetón” es visionario, la 4T ambiciosa y el Presidente ocurrente, quien replicó la anterior hazaña fue el flamante director del IMSS, Zoé Robledo.

Mediante un video en redes, el senador con licencia por MORENA invitó a los ciudadanos a sumarse al “boteo” para la compra de sillas/cama; sin embargo, el descontento se dio al considerar que por caprichos presidenciales institutos tan importantes como los de salud se han quedado sin recursos.

¿Qué sigue?, ¿erradicar la pobreza mediante un boteo de la Secretaría del Bienestar? ¿Y si en vez de destinar recursos a los ninis y demás programas clientelares atienden los problemas primordiales con nuestros impuestos?

Como en la Ley de Herodes

Otro que se la prolongó… la gestión como gobernador de Baja California, pues pretende subirla de 2 a 5 años, fue Jaime Bonilla, quien, mediante una reforma realizada por el Congreso local, pretende violar la Constitución con el argumento del respeto a la soberanía de su estado.

Acción Nacional tomó cartas en el asunto con la inmediata expulsión de los legisladores panistas corrompidos y desde el Congreso de la Unión orquestó un bloque con las otras fuerzas políticas para presionar y dejar sin efecto la llamada “Ley Bonilla”.

Jactado de que hay un Estado de derecho, el presidente López Obrador, en lugar de presentar una acción de inconstitucionalidad o condenar dicho fraude a la ley, lo único que ha hecho es recordar que fue el Congreso de Baja California el que votó la Ley de Herodes, ¡perdón!, de Bonilla.

Policías y ladrones

Sin el afán de ser pesimistas, pero hay que decirlo, la Guardia Nacional arrancó con el pie izquierdo. De entrada, seguimos padeciendo un México inmerso en la inseguridad y cómo no va a ser posible con el 30 por ciento de los elementos destinados y distraídos en tareas migratorias por órdenes del país vecino.

Pero como en México mágico todo puede pasar y mientras el Presidente López Obrador arremetía en contra de la Policía Federal, “por no estar a la altura de las circunstancias”, cuatro integrantes de la Guardia Nacional eran detenidos por pertenecer a una banda de secuestradores. ¡Ni para dónde voltear!

Comentarios

comentarios