Testigo de grandes batallas para llevar la democracia a Durango
Publicada el Mar, Jul 23, 2019

Por Andrés Castro Cid.

“Una de las cosas que me dejó una profunda huella espiritual e indeleble fue haber tratado a don Manuel Gómez Morin, fundador del Partido Acción Nacional. Don Manuel, cuando podía por sus múltiples ocupaciones, asistía a las campañas en Parral, Chihuahua, lugar relativamente cercano a Batopilas, en donde Gómez Morin nació”, comentó con orgullo don Salvador Fernández Gabaldón.

Durante una visita de la revista La Nación a la ciudad de El Salto, en el municipio de Pueblo Nuevo, Durango, lugar donde habita don Salvador, respetado militante panista, fundador del Partido en este estado ubicado en la región noroeste del país, presumió con profundo orgullo que conoció en persona a Gómez Morin. “Lo que más admiré en don Manuel era su calidad humana”, resaltó.

Don Salvador es un referente del panismo de lucha y conocedor a fondo de las batallas para llevar la democracia a Durango, pues en sus 31 años como militante panista lleva en su memoria grandes victorias que comparte con agrado.

Durante la entrevista compartió que él ingresó al Partido en 1948 en Camargo, Chihuahua, lugar de donde es nativo y allá, dijo, conoció los principios del PAN y éstos son lo más importante, puesto que es doctrina humanista.

Comentó que llegó a Durango para visitar a unos tíos, allá conoció a su esposa, contrajo matrimonio y allí decidió quedarse.

 

Una vida de lucha

“Fundé el Partido en Durango en 1963 y lo presidí por muchos años, de 1963 a 1995, porque en aquel tiempo ser panista era sinónimo de ser perseguido y en la zona indígena Tepehuana se vivía un caciquismo increíble por parte del Gobierno federal, estatal y de las compañías madereras que explotaban los bosques a todo lo que daban”, indicó.

Con una memoria clara, llena de historias precisas, don Salvador recuerda que “en una ocasión mi hijo acompañaba a un grupo de panistas en tiempo electoral, lo que se buscaba era que se respetara el voto, y el cacique de la región salió a perseguirlos a punta de balazos; en ese momento era época de lluvia, pasaron por un atascadero de lodo que no se imaginaron que iban a poder pasar, que se quedarían atorados, pues mi hijo y su grupo pasaron, y los que venían echándoles balazos ahí se quedaron”.

Animado por el gusto de haber hecho un bien por el Partido, don Salvador subrayó que en El Salto era fácil afiliar a los habitantes, lo duro era convencer a la gente de pequeñas comunidades, puesto que muchas personas ya estaban acostumbradas al PRI, lo veían casi como una religión y pensaban: más vale malo por conocido que bueno por conocer, desafortunadamente.

Reconoció que al principio fue una lucha muy difícil, el restar poder al PRI. De 1983 a 1995 se preparó el camino en búsqueda de la primera victoria municipal y en su momento se logró por medio del trabajo de la gente, inolvidable por la capacidad de insistir.

“Nos hacían fraude electoral porque la gente decía, ¿para qué protestar? Pero la gente se convenció de que era más fácil alegar un voto inexistente o burlado que un sufragio respetado, y con base a ello la gente se comenzó a movilizar por los grandes fraudes del gobierno de esos tiempos”, destacó quien es Consejero Estatal vitalicio de Acción Nacional.

Cuestionado sobre las luchas que más recuerda por llevar la democracia al país y al estado, Fernández Gabaldón comentó que participó con don Luis H. Álvarez en toda su campaña en Chihuahua, y en parte de cuando fue candidato a la Presidencia de la República; estuvo también con don Jesús Elizondo, en Durango, de quien opina, fue un militante muy fino que sostuvo al Partido durante muchos años y le tocó lidiar los tiempos difíciles de Acción Nacional en el estado.

Al recordar los acosos del gobierno hacia los panistas, comentó que en una ocasión la esposa de don Jesús Elizondo le dijo que su casa estaba rodeada por el Ejército y que si ella abría una ventana entraba un rifle, fueron tiempo duros, subrayó.

De quien fuera Presidente Municipal de Durango (1986-1992), Rodolfo Elizondo Torres, don Salvador recordó que en 1972 Acción Nacional no tenía candidatos, muchos comités municipales se vinieron abajo y Rodolfo, a base de trabajo, reactivó al Partido.

Al referirse a la situación actual del Partido, don Salvador Fernández Gabaldón consideró que en Acción Nacional se han cometido algunos errores, “no hemos formado cuadros doctrinarios porque alrededor de la doctrina gira el Partido desde tiempos de don Manuel Gómez Morin y de don Efraín González Luna, a quien también traté cuando fue candidato a Presidente de la República en Chihuahua”.

Finalmente, comentó que su familia sí se ha involucrado en política, “mi hijo cuando era pequeño me preguntó: ¿a dónde vas papá?, le respondí, mira hijo, voy a la política. Y me volvió a cuestionar ¿por qué vas a la política?, y le dije, para que todos los niños tengan todo lo necesario como tú. Desde ese momento comenzó a acompañarme durante muchos años en el PAN. Actualmente, mi familia sigue siendo panista, mi hijo acaba de terminar su doctorado en Filosofía y Lolita, mi hija, es contadora”, concluyó.

Comentarios

comentarios