Sin idea clara para cuidar el medio ambiente
Publicada el Jue, Feb 21, 2019

Por Sergio Rodríguez Colín.

“La política ambiental del Gobierno federal es de papel, no oficial, pues ni siquiera está en su discurso ni en su mente, es decir, no existe. Habrá que esperar la expedición del Plan Nacional de Desarrollo y del Programa Nacional de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Semarnat para conocer el compromiso que López Obrador tiene en esta materia”, así lo consideró la Secretaria de la Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático en la Cámara alta, María Guadalupe Saldaña Cisneros.

En entrevista con La Nación precisó que el cuidado del medio ambiente no es prioridad para la actual administración federal, ya que tan solo en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 se le recortaron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) 6 mil 255 millones de pesos, es decir, este año recibirá 31 mil 020 millones 459 mil 536 pesos, cuando un año antes esta misma dependencia alcanzó 37 mil 580 millones 635 mil 702 pesos.

Dicha reducción no sólo afecta a la Semarnat sino que también le resta recursos a programas en materia de agua potable; drenaje y saneamiento; infraestructura hidroagrícola, pago de servicios ambientales; a vida silvestre; inspección y vigilancia en áreas naturales protegidas; mitigación y adaptación al cambio climático, y a la gestión de mejoramiento de la calidad del aire, así como a la investigación y progreso tecnológico para el desarrollo sustentable.

“En estos primeros días hemos visto improvisaciones, mal manejo de crisis en todos los temas, incluyendo el tema ambiental. Entonces, no veo a un presidente que tenga claro un plan en los temas ambientales y eso es preocupante. Por esta razón, la Comisión elaboró un documento donde protestamos enérgicamente por la reducción de alrededor de un 20 por ciento al tema ambiental”.

La legisladora por Baja California Sur subrayó que la Cuarta Transformación ha dejado claro que no vela por el medio ambiente, pues sólo así se explica que el proyecto de la refinería en Dos Bocas, municipio de Paraíso, Tabasco, o el Tren Maya en el sur del país, hayan recibido recursos presupuestales cuando aún no existen las autorizaciones de impacto ambiental.

“Es un insulto para la sociedad o para la parte técnica que se dedica al estudio de la preservación de la vida el que le haya dado prioridad a pedir permiso a la Tierra en una ceremonia para la construcción del Tren Maya; entonces, sin tener ningún estudio técnico, de impacto ambiental, de mitigación, él asigna presupuesto para estos grandes proyectos, eso es preocupante”.

En contraste, manifestó Saldaña Cisneros, para la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) sí utilizó el argumento ambiental, cuando este proyecto ya contaba con las autorizaciones ambientales correspondientes.

“Esto habla de un doble discurso, de acuerdo a las decisiones unipersonales del presidente, sin que haya una verdadera política pública en la materia, sustentada en la Constitución, los tratados internacionales y la legislación nacional en la materia”, apuntó en su oficina de la sede del Senado de la República.

Rasgos de la política ambiental de López Obrador

  1. La política ambiental del Gobierno federal aún no tiene una expresión oficial como política pública. El Plan Nacional de Desarrollo y el Programa Nacional de Medio Ambiente y Recursos Naturales, pilares de la política ambiental basados en el artículo 25 de la Constitución y en la Ley de Planeación, no han sido expedidos.
  2. El nuevo gobierno está reciclando megaproyectos antiguos que se anuncian como nuevos, muchos de los cuales generarían una explotación irracional y el saqueo de los recursos naturales en las entidades donde se pretenden llevar a cabo. Dos de ellos despiertan la inquietud de las poblaciones que serán afectadas: el Tren Maya y el Corredor Transístmico entre los puertos de Salina Cruz, Oaxaca, y Coatzacoalcos, Veracruz.
  3. La cancelación del NAIM afecta el desarrollo del país, en donde alegó aspectos ambientales y de corrupción. La corrupción no se combate deteniendo el desarrollo del país y afectando a millones de personas, sino aplicando la ley.
  4. La preparación del sitio de la refinería en Dos Bocas en Tabasco sin contar con autorizaciones ambientales y de seguridad industrial es indebida. La Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente denunció que hubo desmonte ilegal de vegetación en este predio, por lo cual la empresa responsable de esta acción fue multada por el Centro Mexicano de Derecho Ambiental con una cifra superior a los 13 millones de pesos y la obligó a establecer un programa de reforestación de mangle.
  5. De forma inadecuada inició la construcción del Tren Maya sin considerar la afectación de ecosistemas forestales y de biodiversidad complejos y de sumo valor en la zona peninsular del país.
  6. Los organismos desconcentrados afectados por la disminución presupuestal son: Comisión Nacional del Agua (CONAGUA); Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA); Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA); Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC); Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), y Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Fuente: Comisión de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático.

 

Comentarios

comentarios