Respetar derechos humanos de las trabajadoras del hogar
Publicada el Jue, Feb 21, 2019

Por Andrés Castro Cid.

Se calcula que aproximadamente 2 millones y medio de personas trabajan en cuestiones relacionadas con el hogar, puede ser en hoteles o casas de asistencia. Son personas que trabajan de entrada por salida o de planta, que laboran desde que tienen 14 años hasta cumplir los 70, con jornadas de más de 10 horas, sin vacaciones, sin seguridad social y se retiran sin ninguna pensión económica.

Ante este panorama de vulnerabilidad, la senadora de Acción Nacional, Xóchitl Gálvez Ruiz, presentó en la Cámara alta una iniciativa de reforma que adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo en materia de personas Trabajadores del Hogar.

En entrevista con La Nación expuso que actualmente los trabajadores del hogar no están protegidos por la ley y cerca del 90 por ciento son mujeres, muchas de ellas indígenas, provenientes de zonas rurales, especialmente de zonas como Oaxaca, Guerrero, Estado de México, Hidalgo y Veracruz, quienes en su mayoría migran a la Ciudad de México.

La legisladora explicó que la iniciativa que impulsa, acompañada por senadores de otros partidos políticos, reconoce quién es la trabajadora del hogar, otorga un contrato por escrito donde se establecen claramente los periodos de prueba y, sobre todo, los derechos como es el de la seguridad social.

Destacó que el Consejo de Administración del Seguro Social aceptó iniciar el programa piloto de otorgar este derecho, en donde deben ofrecer una plataforma muy sencilla, sumamente práctica, como pasa en otros países, como Francia, donde esto, incluso, es deducible de impuestos.

“Esto es un tema que avanzará paulatinamente, el gobierno no cuenta con todos los recursos para dar de alta a las dos millones y medio de trabajadoras, sin embargo, la primera meta es alcanzar 10 por ciento en los primeros dos años, esperando llegar al 100 en diez años; el convenio 180 de la OIT establece que esto debe ser paulatinamente”, destacó quien fuera delegada en Miguel Hidalgo.

“Me siento contenta de llevar a cabo este proyecto, de haber liderado esta iniciativa en el Senado, por haber sumado a todos los partidos y que el PAN haya respaldado plenamente esta iniciativa. No hay mejor actitud que el respeto de los derechos humanos de las personas”, acotó.

Finalmente, informó que ya existe un gran consenso para mandarla a la Cámara de Diputados, como cámara revisora. Asimismo, adelantó que pronto vendrá la reforma constitucional en materia de Derechos y Cultura Indígena y más adelante el tema de los jornaleros agrícolas.

Promover cultura de reconocimiento del trabajo doméstico

Marta Torres Falcón, doctora en Ciencias Sociales, consideró que la situación en la que viven las personas que laboran en los hogares es una cuestión de transgresión a los derechos humanos fundamentales.

La también investigadora y académica de la Universidad Autónoma Metropolitana explicó que algunos de los derechos que se transgreden son el pago de un salario injusto, pues no siempre se sabe cuántas horas trabaja una empleada dentro de un hogar, sobre todo, las empeladas que trabajan de planta y que a veces empiezan antes de las 7 am y terminan a las 11 pm.

“Me parece que las instituciones tendrían que empezar por estimular la denuncia a las transgresiones de los derechos humanos. Es muy difícil la demostración, precisamente, porque ocurre en el interior de un hogar y también porque es una población estigmatizada, pues pensamos que son personas abusivas, ladronas, que van a seducir al hijo de la familia o que se van a robar la ropa de la señora o se la van a poner a escondidas; una serie de estigmas que no corresponde a la realidad”.

La doctora Torres Falcón insistió en que las autoridades tendrían que empezar por promover una cultura de reconocimiento del trabajo doméstico, de estímulo a la denuncia, que las propias trabajadoras se sintieran con la confianza o el derecho de denunciar, llevar la cultura de los derechos humanos a diferentes estados y promover realmente el respeto a los derechos de las personas.

Cuestionada sobre el trabajo que se debe realizar para el respeto de los derechos de las trabajadoras del hogar, la académica de la UAM destacó que lo más importante es trabajar con quienes transgreden los derechos.

“He visto muchas campañas de violencia contra las mujeres dirigidas hacia las mujeres, y creo que habría que empezar a hacer campañas dirigidas a los hombres; en lugar de decirle a una mujer: cuídate cuando vayas en el Metro, por ejemplo, hay que decirles a los hombres: ella tiene derecho a andar en el Metro, respétala”.

Precisó que en otros países el trabajo doméstico es algo que tiene una mejor retribución y que incluso realizan algunas personas como actividad secundaria, “hay estudiantes universitarios que para ayudarse con sus estudios realizan trabajo doméstico por horas y es un empleo que tiene cierta protección; entonces, creo que tendríamos que avanzar en ese sentido, más que una cultura o una acción proteccionista o paternalista con las personas que hacen el trabajo doméstico, creo que sería importante promover el reconocimiento de esta actividad como trabajo”, concluyó.

Comentarios

comentarios