Reivindicar el valor de la participación política
Publicada el Vie, May 19, 2017

garcia villa

Por Héctor Larios Córdova.

De visita en Torreón, Coahuila, con el sol y el calor característico del verano que transcurre todos los años, tuvimos el gusto de conversar con quien es uno de los hombres pioneros del PAN en el estado, Juan Antonio García Villa. Nacido en 1945 en esta ciudad del norte del país, nuestro entrevistado nos comenta que ha trabajado en diversos cargos partidistas –fue Secretario General del Partido durante la presidencia de Felipe Calderón-, además de que se ha desempeñado como diputado federal en tres ocasiones (1979-1982, 1988-1991 y 1994-1997).

Fue también senador de la República (1997-2000) y candidato a gobernador por el estado de Coahuila en 1999. La Nación ha contado con sus importantes artículos de opinión, pues ha sido uno de los colaboradores más concurrentes en la historia de nuestra revista.

Sus labores en el PAN comenzaron en 1961, cuando contaba con tan sólo 16 años de edad. “Llegué al Partido por voluntad propia. Era conocido que en el contexto político de hace cinco décadas militar en el PAN requería de una dosis superlativa de idealismo”.

García Villa rememora que recibió clases de historia de un jesuita lagunero que no llegó a ordenarse, de nombre Armando Suárez Huizar, en donde quedaba clara la total ausencia de democracia.Maduré sus ideas y fui personalmente a afiliarme al PAN en la campaña federal de 1961, elección en la que por cierto después de que el Partido venía incrementando su porcentaje de votación, caímos significativamente”.

En 1978, los habitantes de Torreón vivieron una elección memorable. Había un descontento generalizado por el mal desempeño del entonces gobernador Flores Tapia. El PAN postuló como candidato a la alcaldía a Edmundo Gurza y logró sacudir la conciencia cívica de los habitantes del municipio.

“Un año después, con el ánimo encendido de la ciudadanía, me presenté como candidato a la diputación federal. Aunque con un margen reducido, le ganamos al PRI”.

Bajo esas condiciones, continúa, inició mi militancia en Acción Nacional. Desde el momento en que tuve la edad para ser candidato (25 años), lo fui. Nadie más quería serlo. Pero no fue hasta el cuarto intento en el que logré llegar a la Cámara como diputado de mayoría.

 

Primer panista en llegar al Congreso de Coahuila

En 1982, Juan Antonio García Villa hizo historia al ganar una curul en el Congreso estatal y con eso ser el primer panista en llegar a este órgano legislativo. La XLIX Legislatura local (1982-1985) estaba integrada por 18 diputados, de los cuales 16 eran diputados oficialistas y solamente dos eran diputados de oposición: nuestro entrevistado y David Dovalina de Zaragoza.

“Por primera vez se comenzó a escuchar que en Coahuila existía un Congreso del estado en el que se trataban asuntos importantes, en el que había sesiones y donde se discutían asuntos. Fuimos precisamente nosotros quienes influimos en el funcionamiento del Congreso”.

Recuerda que poco a poco los medios comenzaron a publicar crónicas de los debates y la gente comenzó a ir a ver qué pasaba y en qué consistían los debates. “Por supuesto que los que iban por decisión propia nos aplaudían a nosotros, por lo que el PRI no tardó mucho en comenzar a llevar sus “masas ideologizadas”.

La última parte de su encomienda como diputado local fue coincidente con la Presidencia del CDE, periodo en el que destaca tres detalles: la integración de la Directiva con representantes de todas las regiones del estado; el hecho de que sesionaban los domingos de manera itinerante y el que siempre contaron con el quorum debido para sesionar.

 

Regreso al Congreso federal

Juan Antonio García Villa integró también la LIV Legislatura (1988–1991), en donde destacó su presencia activa en los debates, poniendo énfasis en los asuntos relacionados con la cuenta pública y la deuda.

Posteriormente, por recomendaciones del ex presidente Vicente Fox, fue asesor del gobernador Medina Plasencia en Guanajuato en materia jurídica y político electoral, ya que es un reconocido licenciado en Derecho y Economía. Además, brindó ayuda a los diputados locales de Chihuahua, quienes lograron materializar propuestas para introducir materias novedosas como democracia semidirecta, plebiscito, referéndum, iniciativa popular, leyes de ganadería y deuda pública.

Tiempo después regresó al Congreso federal como integrante de la LVI Legislatura (1994– 997). “Esta fue una de las que más satisfacciones obtuve. Por primera vez, a un diputado de oposición, le tocó presidir la Comisión de Vigilancia de la Contaduría Mayor de Hacienda, ese fui yo. Sesionamos reglamentariamente cada mes y sin falta. Dimos a conocer por primera vez los informes de la Cuenta Pública, los pusimos a disposición de la sociedad. Fue un hito del Poder Legislativo por la amplísima difusión lograda con las finanzas públicas”.

 

Twitter: @LariosHector, @ExperienciaMex