Reitera PAN exigencia de anular elección
Publicada el Jue, Jul 20, 2017

Por Pedro H. Medina Méndez.

Dos días después del gran robo de la elección a gobernador, siendo el martes 6 de junio, nace el Frente por la Dignidad de Coahuila, una nueva alianza que busca acabar con la corrupción que se vive en nuestro estado, un hecho histórico donde distintos personajes se unen para conseguir justicia para los coahuilenses.

Dicho frente está conformado por nuestro candidato panista, Guillermo Anaya, los ex candidatos independientes y los abanderados de PT y Morena, Javier Guerrero, Lucho Salinas, José Ángel Pérez y Armando Guadiana, respectivamente.

Después de la marcha, en la ciudad de Saltillo, donde miles de coahuilenses se dieron cita para que se respetara su derecho, las manifestaciones pacíficas continuaron por el resto del estado. En Torreón, en Monclova, Nueva Rosita, Acuña y Piedras Negras, miles de coahuilenses marchaban con una sola finalidad: su respeto al voto.

El 14 de junio el Frente por la Dignidad de Coahuila, acompañado por el Dirigente Nacional del PAN, Ricardo Anaya, presentaron ante el Instituto Electoral de Coahuila el juicio de impugnación más documentado en la historia, conformado por más de 200 pruebas detalladas y 14 agravios contenidos.

Cabe destacar que dentro de la anulación de la elección una de las pruebas era el rebase de más del 400 por ciento en el tope de los gastos de campaña, un gasto excesivo de más de 89 millones de pesos.

El 15 de junio diputados y senadores se sumaron a la defensa del triunfo en Coahuila, solicitando juicio político contra el gobernador de Coahuila y consejeros electorales locales y del INE, esto desde el Senado de la Republica y la Cámara de Diputados.

El 18 de junio Ricardo Anaya, Memo Anaya y Marco Adame solicitaron a la Organización de Estados Americanos (OEA) se mantuviera al tanto del proceso de impugnación, llegando al acuerdo de un canal de comunicación para mantener a la Organización informada del proceso, además se solicitó el apoyo de observadores electorales para los próximos procesos, con la finalidad de evitar más robos electorales.

El 19 de junio el Coordinador de los Senadores del PAN, Fernando Herrera, demandó limpiar las elecciones en Coahuila, pues quedó demostrado que las autoridades electorales fueron cómplices del gran robo; a la par, su homólogo en la Cámara de Diputados, Marko Cortés, aseguró que anular el proceso en Coahuila sería una señal de neutralidad electoral.

El 22 de junio la Comisión Permanente del PAN solicitó a sus gobernadores impulsar en la CONAGO la defensa de la democracia en Coahuila, asegurando que para Acción Nacional la elección en esta entidad es prioridad nacional.

La impunidad del IEC

A la presidenta del Instituto Electoral de Coahuila, Gabriela de León, le siguieron saliendo escándalos. Primero, su preferencia hacia el PRI, pues en sus redes sociales se veía el favoritismo hacia los “tuits” de priistas de primer nivel mediante “likes” o “fav” en Facebook y Twitter.

Después sale a la luz que su padre es Ricardo Cristóbal de León, quien desempeña el puesto de director de Verificación de Obra Pública y Programas Sociales en la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas del Estado de Coahuila y aparece en la nómina estatal como empleado desde 2002.

Días más tarde, en un periódico de circulación nacional, se exhibieron las preferencias hacia el PRI de algunos consejeros del Instituto Electoral, tal fue el caso de Gustavo Espinosa Padrón, quien aparece en las redes sociales con políticos priistas de primer nivel.

Celebra AN reconocimiento a rebase de topes de campaña de Riquelme

Tras una larga discusión del dictamen y proyecto de resolución sobre los informes de ingresos y egresos de las campañas en Coahuila, el pasado 17 de julio el Consejo General del INE determinó que la coalición encabezada por el PRI y que postuló a Miguel Riquelme al gobierno estatal, tuvo un rebase de 8 por ciento en el tope de campaña.

Al respecto, el Presidente Nacional del PAN, Ricardo Anaya, explicó que con esta conclusión del INE se confirma que la elección de gobernador de Coahuila es una de las más sucias en la historia del país y, por ello, su anulación es inminente.

Recordó que Acción Nacional coadyuvó con la presentación de más de 200 pruebas, contenidas en una denuncia de más de mil páginas, por lo que “estamos convencidos de que el rebase de Riquelme fue por una cantidad mucho mayor a la que finalmente acreditó el INE, tal y como habremos de acreditar en los tribunales”.

Entre otras irregularidades, el Consejo General del INE acreditó que el PRI no reportó gastos a la empresa Facebook por cerca de 650 mil pesos, lo que implica una falta grave al intentar ocultar información a la autoridad.

También se acreditó que el PRI dividió ilegalmente gastos de la elección del candidato a gobernador entre candidatos a otros puestos de elección popular, por lo que, al hacer el ajuste correspondiente, se demostró más gasto del reportado.

De esta forma, se hizo evidente que el PRI y sus aliados rebasaron el tope de campaña en al menos 7.5 por ciento, lo que significa al menos 1.5 millones de pesos arriba del gasto permitido, más lo que en tribunales se logre acumular.

El dirigente panista recordó que el artículo 41 Constitucional es muy claro al establecer los supuestos por los que se debe anular una elección: que el rebase de tope sea de más de cinco por ciento y que la diferencia en votación entre el primero y el segundo lugar sea de menos de cinco por ciento.

Comentarios

comentarios