Refrenda Ricardo Anaya ser la mejor opción de cambio
Publicada el Lun, Jun 18, 2018

“Ricardo Anaya entra al tercer y último debate como candidato y sale como Presidente”, se leía en el comunicado de prensa que envió la oficina de comunicación social del candidato de la coalición Por México al Frente a la Presidencia de México, Ricardo Anaya, y esa era la percepción real, no sólo entre los ciudadanos afines a esta candidatura sino a nivel general en el país.
Y es que así se mostró a través de su desempeño en el tercer debate presidencial que tuvo lugar en Mérida, Yucatán, la noche del 12 de junio, al exponer sus propuestas de forma clara y concisa sobre los temas que se trataron en el debate, al tiempo que señalaba y dejaba al descubierto las incontables incongruencias del candidato tabasqueño López Obrador.

Gran Museo del Mundo Maya
El tercer y último debate presidencial se celebró en el Gran Museo del Mundo Maya en Mérida, Yucatán, al cual se presentaron los cuatro candidatos a la Presidencia de la República: por la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés; Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador; Todos por México, José Antonio Meade, y el candidato por la vía independiente, Jaime Rodríguez Calderón.
La exposición de propuestas de campaña fue en una mesa redonda en la cual se discutieron los temas de Crecimiento Económico, Pobreza y Desigualdad, en un primer bloque; Educación, Ciencia y Tecnología en el segundo bloque, para finalmente abordar los temas de Salud, Desarrollo Sustentable y Cambio Climático en el tercer bloque, el cual dio paso a un mensaje final.
Los comunicadores elegidos para moderar fueron Carlos Puig, Gabriela Warketin y Leonardo Curzio, reconocidos conductores en medios informativos, quienes cuestionaron a los candidatos sobre los temas antes mencionados, así como con preguntas directas realizadas por ciudadanos de todo el país realizadas desde las redes sociales.

La estocada: ¿renuncias a la candidatura?
Hubo varios momentos durante este ejercicio democrático en los que se exhibió a Andrés Manuel López Obrador, pero uno en especial fue el que trascendió por completo. El candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, acusó a López Obrador de haber favorecido al ingeniero José María Rioboó, empresario, con adjudicaciones directas cuando el candidato tabasqueño fue Jefe de Gobierno de la capital del país, lo que este último rechazó.
Sin embargo, Anaya acorraló al fundador de MORENA, primeramente, al acusarlo de haberse convertido en lo que tanto criticaba, “como los del PRI, ya tienes también tus contratistas favoritos”, acusó.
“Contesta sin chistes, sin payasadas, sí o no, cuando fuiste Jefe de Gobierno a Rioboó le otorgaron contratos por asignación directa, sin licitación, sin concurso, por 170 millones de pesos”, lo que evadió López Obrador con respuestas sin sentido como: “me pueden decir Peje, pero no soy lagarto”.
Ahí, en ese momento, el candidato del Frente, de forma contundente, le lanzó el reto: “Y si te lo demuestro, ¿renuncias a la candidatura? Si te presento los contratos, ¿renuncias a la candidatura?”, desafío que dejó al tabasqueño con el rostro descompuesto y sin respuesta.
Sobre este mismo tema, en otra de sus intervenciones, Ricardo Anaya invitó a quienes seguían el debate a visitar la página debate2018.mx, en la cual se encuentran las pruebas de que, efectivamente, le dio esos contratos por 170 millones de pesos.
En este marco, Anaya Cortés cuestionó a López Obrador para que explicara cuál es el cambio que él representa, “¿tu pacto con Elba Esther Gordillo?, ¿cambio?, ¿es tu pacto con Manuel Bartlett un cambio?, ¿tu nuevo pacto con Enrique Peña Nieto?”.
“En tu obsesión por llegar al poder ya te comprometiste a perdonar, a cuidarle las espaldas, lo dijiste en televisión nacional con Loret de Mola, con Azucena Uresti, te lo digo con claridad, te convertiste en lo que tanto cuestionabas, perdonar la corrupción no es cambio, ya no representas al cambio”, remató.
En lo referente a los nuevos ataques en su contra, provenientes del PRI-Gobierno, explicó que esta nueva guerra sucia se debe a que ha dicho con toda claridad que cuando llegue a la Presidencia va a llevar ante la justicia a los corruptos.
“Lo digo con absoluta serenidad, pero también con firmeza, no van a quedar sin castigo casos como Ayotzinapa, la Casa Blanca, Odebrecht, la Estafa Maestra”, subrayó.
Insistió, tú, José Antonio, y tu jefe, Enrique Peña Nieto, van a enfrentar la justicia cuando yo sea Presidente de México, porque eso es lo correcto. Entiendo que se pusieron de acuerdo con López Obrador, que ya los perdonó, pero la justicia se tiene que hacer en nuestro país porque es lo correcto, lo he dicho de cara a la nación.
“Quiero decirles que no les tengo miedo, combatir la corrupción, desde el más alto nivel hoy es lo más importante”, remató.
Finalmente, ya en el cierre del debate, en su mensaje final, el aspirante presidencial de Por México al Frente, Ricardo Anaya, pidió a los mexicanos no votar por lo que nos divide, sino votar por lo que nos une como mexicanos.
En este sentido, se comprometió a encabezar un gobierno que se conduzca con honestidad, por un país con gobernantes a la altura de las mamás y papás mexicanos, que se quitan el pan de la boca para dárselo a sus hijos.
“Yo quiero un México en paz y quiero que juntos, a golpes de esfuerzo y de amor por la patria, lo hagamos realidad. Si tú quieres ese mismo México, te invito a que salgas a votar, a que votes con todas tus fuerzas, lo vamos a lograr. Transformemos el enojo en esperanza y la esperanza en felicidad”, finalizó.

Ciudadanos celebran al ganador del debate
Posterior al debate, el próximo Presidente de México asistió a una concentración ciudadana donde por medio de un mensaje subrayó que faltan sólo 19 días para comenzar a construir el México que todos soñamos.
“Diecinueve días para lograr el México donde el gobierno se conduzca con honestidad, el México en el que haya igualdad de oportunidades para todas y para todos, en el que nadie viva en pobreza extrema, el México sin impunidad”.
Y para ello, advirtió, todas y todos debemos entregar alma, corazón y vida para ganar la elección, para lograr la transformación profunda que necesita nuestro país.
Necesito de su esfuerzo, agregó, necesito de su empeño, necesito de su entusiasmo, que no nos quede una sola puerta sin tocar, que no nos quede un solo corazón sin conquistar.
De esta forma concluyó la jornada de Ricardo Anaya, candidato presidencial del Frente, en el que respondió con honestidad y claridad las respuestas de los moderadores y de la ciudadanía, expuso el verdadero rostro de mentira de López Obrador y mostró que Meade representa la corrupción y el autoritarismo del PRI para, finalmente, recibir el apoyo total de los ciudadanos de Mérida.

Comentarios

comentarios