Recuperar la paz
Publicada el Jue, May 24, 2018

Por Fernando Rodríguez Doval.

La paz es un concepto amplio. En un sentido estricto, significa la ausencia de un conflicto, de violencia, de guerra. Pero la paz es también plenitud, equilibrio, bienestar, tranquilidad, serenidad. Para los griegos, alcanzar la ataraxia equivalía a esa paz interior que ha logrado superar las pasiones, los deseos y los temores para así alcanzar la felicidad. Shalom en hebreo y salam en árabe son saludos que desean paz a sus receptores, de la misma manera que en la liturgia católica los feligreses se dan un saludo de paz precisamente antes de proceder a la comunión, que es el momento más íntimo de unión con el Creador.

 

Llevada al plano colectivo y a la esfera pública, la paz adquiere un significado aún más profundo. En la polis, la paz es fruto de la justicia. Donde no hay justicia no puede haber paz. Por eso la paz es la expresión del bien común, es la realización máxima de la solidaridad, a partir del respeto a la eminente dignidad humana.

La Constitución Pastoral Gaudium et Spes señala que “esta paz en la tierra no se puede lograr si no se asegura el bien de las personas y la comunicación espontánea entre los hombres de sus riquezas de orden intelectual y espiritual. Es absolutamente necesario el firme propósito de respetar a los demás hombres y pueblos, así como su dignidad, y el apasionado ejercicio de la fraternidad en orden a construir la paz. Así, la paz es también fruto del amor, el cual sobrepasa todo lo que la justicia puede realizar”.

La sociedad mexicana está agraviada. Alrededor de la mitad de la población vive en condiciones de pobreza, y diez millones de personas no tienen ni siquiera garantizado el sustento diario. La violencia arrasa poblaciones enteras, destruye familias y causa dolor por doquier. La corrupción gubernamental ha rebasado ya cualquier límite. En estas condiciones, ningún país puede vivir en paz, México tampoco. Hay irritación, enojo y un malestar colectivo que es el caldo de cultivo perfecto para demagogos y populistas.

Por eso es tan relevante el llamado audaz que, en medio del intercambio de acusaciones y promesas huecas, ha hecho Ricardo Anaya: México necesita recuperar la paz. Más allá de lo coyuntural, el candidato frentista ha hecho un planteamiento de fondo, un cambio estructural al que ningún otro aspirante se ha referido.

México no vive en guerra pero tampoco disfruta la paz, porque la justicia no es la regla sino la excepción. La discordia abunda. Las condiciones ya señaladas impiden el desarrollo integral de las personas, las familias y las comunidades. El gobierno actual, corrupto e inepto, ha destrozado cualquier consenso y generado un profundo desequilibrio.

La paz es poder vivir con seguridad, sin miedo de salir a las calles, sin que el crimen organizado corroa las estructuras de gobierno y se apodere de las instituciones. La paz es generar las condiciones para atraer inversiones y tener empleos bien pagados que permitan superar la pobreza. La paz es terminar con la lacerante desigualdad que vive nuestro país, donde unos pocos lo tienen casi todo y una mayoría carece de lo necesario para llevar una vida plena. La paz es erradicar la corrupción de la vida pública. La paz es respeto al medio ambiente y sustentabilidad para las próximas generaciones. La paz es educación de calidad para los niños mexicanos. La paz es que no haya un solo mexicano que no tenga qué comer. La paz son oportunidades de desarrollo para que las personas no tengan que dejar su tierra y emigrar a un país extraño. La paz es respeto a los derechos humanos y a las libertades. La paz es también pluralidad, aceptar y respetar al diferente.

La paz es vivir en justicia, con libertad, para alcanzar la felicidad. No es un estado utópico al que un día se llegará, sino una construcción constante, cotidiana, que involucra a las personas, las comunidades y el gobierno. Es un trabajo conjunto que urge iniciar. Ésa es la invitación que, en la más pura tradición humanista del PAN, ha hecho Ricardo Anaya.

Twitter: @ferdoval 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentarios