Reafirmar los principios de doctrina
Publicada el Vie, may 19, 2017

zeferino ramos

 

Por Maricarmen Rizo.

Para los panistas de larga trayectoria, así como a los de nuevo ingreso, es preciso enseñar y recordar siempre lo que significan los principios de doctrina de Acción Nacional, para que puedan hacerlos vida, ya que son indispensables en la lucha por la democracia en nuestro país, aseveró Zeferino Ramos Nuño, nayarita con 53 años de militancia.

“Hay que volver a los cursos de capacitación ideológica, hay que insistir en eso y sobre todo tener cuidado en la afiliación. Desgraciadamente, en Nayarit y en muchos estados se afilian no por compromiso con la ideología, no porque pasaron los cursos de capacitación, sino por la pugna entre grupos para tener más militantes y poder ganar las convenciones. Ese es el dilema, ese es el reto”, señaló a La Nación.

Entrevistado en su papelería ubicada en el centro de Tepic, Nayarit, Ramos Nuño recordó a Efraín González Luna como un hombre justo, de carta cabal, quien con su pensamiento brillante fue uno de los proponentes de los principios de doctrina que rigen al Partido Acción Nacional, así como el humanismo político que encarnó Carlos Castillo Peraza, ejemplos que no sólo hay que recordar sino imitar, consideró.

En su largo caminar como panista ha tenido decepciones por las decisiones que han tomado algunos dirigentes, así como ciertos funcionarios públicos albiazules. Sin embargo, continua en el Partido porque “al final de cuentas para mí es valioso, fue valioso y seguirá siendo valioso el actuar de Acción Nacional. La fundación de Acción Nacional vino a cambiar totalmente a México, el balance político, el equilibrio político y eso hay que conservarlo”.

Advirtió sobre el riesgo de contaminar al PAN con prácticas priistas. “Insisto en la difusión de los principios de doctrina, los cursos de capacitación, de inducción, para que la gente o el ciudadano entre consciente y el que no, vas para afuera con todo el dolor, pero hay que echarlo para fuera”.

Respetado por la militancia local por su trayectoria -ha sido militante de a pie; presidente del Comité Directivo Estatal; consejero estatal; regidor; diputado local y federal; candidato a presidente municipal; a gobernador y candidato a senador- consideró que el verdadero PAN seguirá creciendo y acumulando triunfos políticos y culturales mientras haya almas que quieran seguir enarbolando la bandera de la justicia y luchen por el bien común, no el personal.

Con nostalgia recordó su ingreso al Partido, inmediatamente después de la campaña presidencial de José González Torres, pues le llamó la atención sus propuestas, así como la gente que participaba en dicha campaña. “Don Margarito González, un tío de él, don Ángel González, su esposa, el señor Mauricio Navarro, o sea, varios conocidos míos, gente muy recta, honesta y entonces me llamó la atención y decidí entrar al Partido Acción Nacional”.

Recordó como el Partido de cero se fue consolidando con la lucha que entregaban los militantes de aquel entonces, quienes dedicaban no sólo tiempo también dinero, ya que era cuando no había financiamiento público.

“Desde que entré al Partido le agarré cariño, amor y trabajé, no es presunción. En cuanto a la revista La Nación también tiene lo suyo, no es lo mismo estar fuera del poder que estar en el poder, y la revista era un medio combativo, de propuesta y sobre todo de ética; tenía un rating, una circulación dependiendo del lugar, entonces, yo llegué a colaborar con algunos comentarios”, apuntó.

Para don Zeferino, quien interrumpió sus labores de trabajo para amablemente atendernos, lo que se construye con esfuerzo y sacrificio se quiere, aunque se tengan presentes los errores. “A mí me ha buscado mucha gente para hablar mal (del PAN), pero le doy la vuelta y no me he querido aventar a fondo. He hecho algunas críticas porque afortunadamente o mejor dicho desafortunadamente me gustan mucho los medios, aunque yo pongo ciertos límites, pero al final para mí es importante Acción Nacional”, subrayó.

Como parte de su cariño hacia el Partido, a pesar de no estar de acuerdo en todas las decisiones que se han tomado en los últimos años, Ramos Nuño escribió un libro sobre la historia fundacional local titulado Apuntes para la historial del PAN en Nayarit 1953-1996, en donde relata cómo fue esa magna obra de construcción panista en la entidad.

Para finalizar, Zeferino Ramos puntualizó: “para mí, fue y sigue siendo la experiencia en Acción Nacional muy satisfactoria. Ya no estoy para andar en campañas ni mítines, eso ya lo hice; recorrí el estado varias veces, fui a la sierra chupando polvo. Estoy realizado porque al final de cuentas se hizo un trabajo conforme a mis principios cristianos, mis principios de ética, yo les refiero que mi mamá era muy insistente, no canijos 10 mandamientos, no robar, no mentir, entonces, eso lo forma a uno. Diez normas básicas”.

Comentarios

comentarios