Presidente terco y mañoso
Publicada el Jue, Mar 21, 2019

 

Por Gerardo Priego Tapia.

 

El presidente anuncio la construcción de una refinería en el puerto de Dos Bocas. Primero que nada, hay un escepticismo muy grande por el verdadero costo de esa obra y por el tiempo en que será terminada.

Como recordaremos, el director del Instituto Mexicano del Petróleo, Ernesto Ríos Patrón, presentó el estudio de viabilidad para la refinería y concluyo que era “inviable técnica y financieramente”.

El cálculo del gobierno es de 6 mil mdd y el estudio del hoy “despedido” ex director del IMP lo calculó en 14 mil 740 mdd, además de que estima que estaría lista hasta el año 2024.

De acuerdo a ese estudio, Dos Bocas, es el lugar “menos apto” para hacer la refinería. La terquedad del presidente por hacerla ahí tiene que ver más con un compromiso electoral en Tabasco, que con la lógica de donde debe estar una inversión así.

La impresentable segunda parte de esta historia de la refinería es la “Ley Compadre”, bautizada así por organizaciones de la sociedad civil y constructores del país. En el Congreso de Tabasco, MORENA aprobó reformas a la Ley de Obras y a la Ley de Adquisiciones para que se puedan adjudicar proyectos sin ningún tipo de licitación.

Eso significa que se cancela en los hechos la competencia económica y se abre la puerta de par en par a la corrupción, como bien lo describió el director del IMCO: “lo que se hizo en Tabasco fue un diseño institucional para la corrupción, para el compadrazgo y para el capitalismo de cuates”.

Y la tercera parte del daño a la región, que no es nada menor, tiene que ver con nuestra histórica y controvertida relación con PEMEX: las abultadas consecuencias medio ambientales que Tabasco ha sufrido en los últimos 50 años por “hospedar” a la empresa paraestatal.

Solamente para iniciar, la refinería provocó la devastación de un predio de 300 hectáreas donde existen manglares y selva, y donde la empresa SCCA y PEMEX simplemente no pudieron demostrar que tuvieran ningún tipo de permiso. El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) presentó una denuncia ante la PROFEPA y ante la Agencia de Seguridad, Energía y Medio Ambiente (ASEA), la cual logró una multa que atrajo la atención de medioambientalistas de diversas partes del mundo.

El gobierno simplemente se “salto” la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA) y las recomendaciones para protección de manglares hechas por la Comisión Nacional para el Uso y Conocimiento de la Biodiversidad (CONABIO).

En conclusión, la refinería no sólo está sirviendo para evidenciar la forma tan primaria y torpe en que va a “operar” el gobierno, sino también para detectar el “andamiaje” que hacen para ampliar los caminos de corrupción existentes.

El daño puede llegar a ser incalculable en varios aspectos, principalmente en generar una ilusión-engaño y con eso “encadenar” otra vez a Tabasco a una opción económica temporal, luego en enraizar la corrupción todavía más (según INEGI la entidad es el primer lugar nacional en sobornos) y, por supuesto, en seguir atacando nuestra naturaleza sin ningún tipo de protección, como precisamente ya probaron que lo hicieron, con esta refinería.

 

Twitter: gerardopriegot

Comentarios

comentarios