Populista, inmoral e injusta
Publicada el Mar, Ene 22, 2019

Por Andrés Castro Cid.

“Desde el Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Senadores hacemos un llamado al Gobierno federal para que reconsidere su postura en torno al decreto de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos (LFRSP), debido a que el Ejecutivo actúa más a políticas populistas y credo privado, que a ventajas administrativas o a estrategias de eficiencia en los recursos”, aseguró el senador albiazul, Mauricio Kuri González.
En entrevista con La Nación, el senador por Querétaro añadió que con el citado decreto se pretende hacer creer a la población que se actúa conforme a derecho, sin embargo, la realidad es que lacera los derechos laborales de miles de trabajadores y pone en riesgo la seriedad y talento de funcionarios públicos que tendrán a su cargo responsabilidades y toma de decisiones importantes para el país.
Aunado a lo anterior, el legislador precisó que esta disposición legal es una clara intromisión al Poder Judicial, pues vulnera la esfera de independencia y pone sobre la mesa un problema grave: el suponer que desde el control presupuestal se pueda ejercer influencia o subordinación sobre uno de los poderes del Estado.
“El PAN, desde el Senado de la República, se ha pronunciado por el respeto a la división de poderes, al Federalismo y a la legalidad. Vemos con inquietud cómo se pretende ejercer control o presión sobre el Poder Judicial por vía de los salarios de sus integrantes”, subrayó Kuri González.
Cuestionado sobre los altos ingresos de algunos funcionarios federales de la pasada administración priista, el senador por Acción Nacional respondió que, sin duda, hubo ingresos y prestaciones inequitativas, sin embargo, consideró que se podrían implementar medidas de austeridad más efectivas, sin lastimar los derechos de los trabajadores, ni dejar en condición de vulnerabilidad áreas estratégicas y de suma importancia.
Finalmente, Mauricio Kuri insistió en que el decreto que implementa la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos no tiene lógica, puesto que no ha sido evaluada con seriedad, ya que no sólo vulnera los principios de igualdad y no discriminación, sino que también pone en riesgo que funcionarios con perfiles técnicos de alto grado de especialización se vayan a otros lados o fuera del país, al no ver cubiertas sus necesidades de recursos humanos por una baja oferta salarial.

Violatoria de los derechos humanos
El doctor en Derecho por la Universidad Panamericana, José María Soberanes Diez, aseguró que el decreto de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos es violatorio de los derechos humanos, ya que vulnera el derecho a una retribución justa que permita el sustento de una familia, condición reconocida por la Constitución y por los tratados internacionales.
Detalló en entrevista para La Nación que la Ley de Remuneraciones está asentada en la Constitución desde el 2008 y lo que ahora se ha establecido, desde el Poder Ejecutivo, es sólo una ley reglamentaria, una ley secundaria a lo que ya estaba con anterioridad.
El académico resaltó que el problema del decreto y para que nadie gane más que el presidente hay que hacer la siguiente pregunta: ¿cuánto gana el presidente? En ese sentido, añadió que si el Presidente decide ganar 108 mil pesos arrastra a todos con él, es decir, desde el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, a nivel federal, estatal y municipal, esa es la consecuencia y es lo que estamos viendo.
“Llevando el ejemplo a lo absurdo, ¿qué sucede si el presidente de la República decide, por una cuestión populista, ganar un peso al mes? Trump está ganando un dólar al año, que diga el Presidente voy a ganar un peso al mes, esto lo hago por gusto”, cuestionó el académico de la UP.
“El siguiente nivel puede ganar 99 centavos y de ahí para abajo, ¿por una voluntad de una persona se puede afectar a cientos de personas que no puedan llevar pan a su familia?, esto es inmoral e injusto”, subrayó.
Al opinar sobre lo discriminatorio de esta ley, el maestro en Derecho dijo que hay un principio en nuestra Constitución, desde 1917, que dice: “a trabajo igual salario igual”, en esto recae el principal problema y lo estamos viendo con los ministros de la Suprema Corte; “ahora unos ministros, por voluntad propia, van a ganar menos y otros ministros van a ganar más, y esto va en contra de la igualdad.
José María Soberanes destacó que en la citada Ley de Remuneraciones, en términos generales, no hay criterios objetivos ni razonables, por lo tanto, no hay igualdad. “Está prohibido tratar de forma arbitrariamente desigual lo que es igual”.
El especialista en temas jurídicos insistió en que el asunto de las remuneraciones es sumamente importante por su trascendencia social y jurídica en muchos aspectos.
“Esperaría que en la Corte, con una racionalidad y no nada más con un impulso, analicen y establezcan un plan de acción que le dé coherencia a cómo debe ser todo esto, para respetar los derechos humanos”.

Comentarios

comentarios