Político entregado a la ecología y el medio ambiente
Publicada el Lun, Ago 28, 2017

Por Héctor Larios Córdova.

José Luis Luege Tamargo nació el 9 de noviembre de 1953 en la Ciudad de México. Es Ingeniero Químico Metalúrgico egresado de la Facultad de Ingeniería Química de la UNAM, en la que ademas de impartir cátedra se graduó como el mejor promedio de su generación.

Se casó con Rosa del Carmen Mateos Marcos, tuvieron tres hijos: Fernando, Mikel y Rosa del Carmen. En su familia, en pocos días, recibirán a su primer nieto.

Presidió la Asociación DHIAC en la Ciudad de México (1976). Integró la LIV Legislatura Federal (1988–1991) y la III Legislatura en la Asamblea de la Ciudad de México. Presidió el Comité Directivo Regional del PAN en la capital del país. Ha sido Consejero Nacional y miembro del CEN; Director de PROFEPA, Procurador Federal de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y Director General de CONAGUA.

Ingresé a la UNAM en 1972 y desde entonces tuve actitudes de participación política. Tras el movimiento de 1968, había mucha efervescencia política. Ya había sido representante de casilla del PAN, por lo que las circunstancias fueron propiciando su adhesión.

Como integrante de la Asociación Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC) combatían las inconformidades del llenado de urnas y la compra de votos. “Participé en los Comités de Defensa del Voto a nivel nacional y en los Comités del RECAP (Resistencia Civil Activa y Pacífica). Así, transcurrieron algunos años hasta que coincidí en la iniciativa privada en la empresa de Pedro Nava Calvillo, hijo del doctor Salvador Nava Martínez de San Luis Potosí. Combinaba mis labores políticas con mi actividad profesional. Así fue como me inicié en el terreno partidista en aquella emblemática elección local, en la que además de muchas cosas, conocí a Norberto Corella que acompañó el proceso como representante del PAN, un tipazo norteño”.

La siguiente campaña en la que José Luis participó fue en la de “El Negro” Elizondo en Durango y luego en la de Maquío en Sinaloa. “Inicié mi militancia, aunque mi registro como tal se genera en 1988. Fue una época de muchos fraudes electorales. Para entonces, había logrado un ascenso importante en la empresa en la que me desempeñaba, pero era consciente de que había que colaborar con México y con las aspiraciones del Maquío… a quien el PAN le pasó una lista de distritos en la que no se tenían candidatos. Él la leyó frente a algunos panistas, detallando las colonias que abarcaban. Cuando mencionó a la Escandón, en el Distrito XVII, alcé la mano para decir que vivía ahí y me encontré con un tú vas como candidato como respuesta”. Luege aceptó manifestando que podía hacer campaña los fines de semana para no dejar su trabajo.

Algunos días después, el periódico Excélsior publicó la lista de todos los candidatos, incluyendo su nombre, motivo por el cual fue despedido de la empresa en la que trabajaba. “A raíz de eso me dediqué de tiempo completo a hacer campaña y ganamos. Aporte todo mi esfuerzo en la del Maquío y su arrastre propició más triunfos en otros rincones del país”.

De esta forma llegó a ser integrante de la LIV Legislatura, la primera integrada por 500 diputados, con 101 integrantes del PAN, más del 50 por ciento con respecto a la legislatura anterior. “Fue un salto cuántico, un GPPAN bien integrado, bien dirigido por Abel Vicencio, con muy buena representación y con el ímpetu desmedido de muchos que llegamos por primera vez. Abel nos tuvo mucha paciencia, era un hombre muy prudente”.

De la participación de José Luis en Comisiones pueden destacarse sus aportaciones en la de Ecología y Medio Ambiente con la elaboración de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente en el entonces Distrito Federal. “Fui muy insistente en contra de los presidentes que llegaban a repartir tierras. En Estados Unidos poco menos de la mitad del territorio es federal (montañas, selvas, bosques), mientras que en México el reparto agrario asignó más del 90 por ciento del territorio, dividido en propiedad privada, comunal o ejidal. Es un gravísimo error que de alguna forma se corrigió en la siguiente legislatura, permitiendo la enajenación de tierras ejidales. Persiste un gravísimo desorden en el uso del suelo, se invaden territorios, se talan las selvas. Me especialicé en los temas de ordenamiento territorial, transporte y movilidad en la Ciudad de México y contaminación del aire.

“Continué trabajando con ellos algunos años después, desde la III Legislatura en la Asamblea de la Ciudad de México. Presidí la Comisión de Vialidad y Tránsito, me doctoré en el tema. Aprobamos la Ley de Transporte para el Distrito Federal y el Plan Maestro del Metro. Me empeñé en un Programa Integral Metropolitano de Transporte y Vialidad en el que imprimimos un plan de largo plazo con visión metropolitana de la Ciudad”.

En el Poder Ejecutivo también hay aspectos que destacar de la trayectoria política de José Luis Luege Tamargo, pues estuvo al frente de la PROFEPA, la SEMARNAT y CONAGUA.

“Finalmente, recibo del Presidente Calderón la invitación a colaborar en CONAGUA, que fue increíble. Ha sido el cargo más completo que he desempeñado por el tiempo que duró. Fueron seis años al frente que nos permitieron cambiar algunas realidades”.

 

Twitter: @LariosHector, @ExperienciaMex

Comentarios

comentarios