Perspectivas económicas para 2018 – Revista La Nación
Perspectivas económicas para 2018
Publicada el Vie, Ene 26, 2018

Por Salomón Guzmán.

Dos importantes factores independientes externos pueden dañar a la economía mexicana en el año 2018: 1) la posibilidad de una renegociación del Tratado de Libre Comercio débil, con saldo negativo para México, principalmente en temas de la industria automotriz, y 2) respuestas adversas por parte de los mercados internacionales como consecuencia de la aprobación de la reforma fiscal en los Estados Unidos.
Por un lado, estos dos factores pueden traducirse para el país en menor inversión extranjera directa, la cual representa cerca del 3 por ciento del PIB nacional, en conjunto con una inestabilidad en los mercados cambiarios mayor, es decir, episodios frecuentes de volatilidad del peso frente al dólar, lo cual desencadenaría, de igual forma, periodos inflacionarios no esperados por encima de la meta del 3 por ciento.
Cabe señalar que la inflación interanual de 6.77 por ciento en diciembre de 2017 fue la más alta desde 2003, con mayor incidencia sobre los precios de los energéticos, de las frutas y verduras. Si esto continua, las posibilidades de subidas en las tasas de interés de corto plazo por parte del Banco Central de México para la lograr la estabilidad de precios serán cada vez más que antes mayores. Con esta situación, la inversión y el consumo de los privados en el mediano plazo perderían dinamismo para 2018, por mencionar, en octubre de 2017, la inversión fija bruta disminuyó 3.2 por ciento y en agosto del mismo año el consumo privado creció apenas 0.2 por ciento, aproximadamente.
Otro de los posibles escenarios adversos para este año que pueden afectar el desempeño de la economía en México tiene que ver con la disminución en los inventarios de petróleo de los países de la OPEP, lo cual incrementaría los precios del barril a nivel internacional. Si esto se presentará, probablemente los precios de los energéticos, en especial las gasolinas, incrementarían en México, pues cerca del 80 por ciento del volumen de ventas de gasolinas son importadas de Estados Unidos.
En 2017, por el lado interno, México fue el país más corrupto entre los países de la OCDE y, por si fuera poco, el año más violento de la historia reciente, por lo menos en 20 años. Es probable que por esta situación el Banco Mundial ubique a México para 2018 en el lugar 90 de entre 119 economías para empezar un negocio. De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional , la economía mexicana necesita en los próximos años “nuevas reformas” para que pueda tener mayores tasas de crecimiento y de forma inclusiva. Según este organismo internacional, los principales problemas de la economía son: desigualdad, corrupción, baja productividad de las empresas y la recaudación de impuestos. Con ello, se pronostica que para 2018 la economía mexicana crezca a un ritmo de 1.9 por ciento, cifra inferior a la que reporta la OCDE , CEPAL y Banco Mundial de 2.2, 2.4 y 2.1 por ciento. En consecuencia, la economía mexicana será de las economías con menor crecimiento para 2018, por debajo de Turquía y Portugal.
Por otra parte, para el Banco Mundial, la economía global experimentará un crecimiento económico del 3.1 por ciento, con un mayor incremento del precio de las materias primas, situación que beneficiaría a las economías en desarrollo (corto plazo); se espera que estas economías crezcan poco más del doble que las economías desarrolladas. La institución señala que existen tres riesgos latentes para la economía mundial en 2018, como es el endurecimiento de las políticas monetarias, restricción al comercio internacional y los conflictos entre las economías regionales.
De acuerdo con las estimaciones del Fondo Monetario Internacional , ajustadas por la paridad de poder de compra, de las 193 economías del mundo en 2018, China, EUA, India y Japón serán las cuatro principales economías del mundo, México ocupará el lugar once (sin cambios desde 2013). Estas cuatro economías crecerán en 2018, 6.5, 2.3, 7.3. 0.65 y 1.9 por ciento, aproximadamente.
Por otra parte, es probable que la larga racha de rendimientos positivos de las diferentes bolsas de valores siga la misma tendencia de 2017, siempre y cuando las tasas de referencia de los Bancos Centrales se mantengan sin cambios, pues si se presenta un endurecimiento de la política monetaria por parte de la FED en Estados Unidos, la trayectoria de la liquidez entre las economías en desarrollo cambiaría drásticamente, lo cual fortalecería al dólar frente a las principales divisas del mundo. Adicionalmente, es probable que se agudice la crisis de los partidos políticos en los próximos años en muchas economías occidentales, como consecuencia de los rápidos avances en materia de las tecnologías de la información, la polarización social y el bajo desempeño de los salarios a nivel mundial.

Comentarios

comentarios