Panista por herencia
Publicada el Jue, Jul 20, 2017

Foto Agustin Basilio 5

Por Juan Pablo Castillo.

El ingeniero Agustín Basilio de la Vega participó en varias campañas panistas durante los años 80, como la de Pablo Emilio Madero, quien contendió por la Presidencia de la República. En 1988 se unió al PAN cuando terminó la universidad.

“Mi padre fue un votante del PAN durante toda su vida, fue un hombre que siempre creyó en los principios humanistas de Acción Nacional”, resaltó.

En entrevista con La Nación, compartió que los principales factores que lo motivaron a participar en el Partido fueron: el despertar ciudadano durante la campaña de Manuel J. Clouthier, y, como cualquier joven interesado, el deseo por cambiar a México; “el instrumento idóneo para lograr esto era Acción Nacional, ya que es el partido político que tiene los valores que me inculcaron en la familia: respeto a la dignidad humana y búsqueda del bien común”.

Tiempo después, continuó, aprendí y profundicé en otros principios, como los de solidaridad y subsidiariedad. Tuve el honor de conocer a Luis H. Álvarez y Carlos Castillo Peraza, ellos fueron mis maestros en estos temas que hoy en día son importantes para poder hacer que México sea un país con mejores instituciones y donde valoremos más la participación de los ciudadanos, señaló.

Con casi 30 años de militancia, ha sido representante de casilla, candidato a regidor y síndico, diputado local de representación proporcional, coordinador del GPPAN en Veracruz -LVII Legislatura-, Secretario general y Presidente estatal sustituto en 1997.

Relató que para prepararse para un debate en la campaña municipal de 1997 en Veracruz, llamó a Diego Fernández de Cevallos y a Juan José Rodríguez Prats, quienes lo asesoraron en el tema, mientras que Salvador Abascal Carranza le envió un correo electrónico con fichas sobre los programas exitosos y las buenas acciones de Acción Nacional a nivel municipal”.

Otra lección aprendida fue la de entregarse a los ciudadanos, aún sin ganar una elección, tal y como sucedió en la campaña de Luis Pazos de la Torre. “Luis Pazos se entregó en cuerpo y alma en esa campaña, con una disciplina extraordinaria. Se levantaba a las 5 de la mañana y no paraba hasta las 12 de la noche, recuerdo muchas tardes ir con él en las carreteras, siempre dando lo mejor de sí para que los ciudadanos se animaran a votar; esa vez el PAN pasó de obtener 50 mil votos a 500 mil votos”.

En los años 90 colaboró en La Nación. Destacó que la revista supo adaptarse a los tiempos del internet con sus redes sociales y su página web. “La Nación es parte del patrimonio de Acción Nacional por ser un testigo fiel de toda la vida del Partido. Ahí está escrita nuestra historia, escrita por nosotros mismos”.

Recordó a un panista de Veracruz muy querido, don Miguelito Morales, quien le llevaba a su papá La Nación cada vez que salía. “Era como un apóstol de la revista, tenía una forma muy curiosa de reclutar a los panistas, iba de casa en casa cada vez que le llegaba su paquete y sólo les entregaba la revista a aquellas personas afines a los principios humanistas del Partido”.

Partidos políticos, fundamentales para tener buenos gobiernos

Agustín Basilio manifestó estar en desacuerdo con la figura de los candidatos independientes. Recordó una plática que tuvo con un obispo, quien le dijo que por muy buena y sensata que sea una persona, no se puede volver obispo al día siguiente, ya que se necesita un proceso formativo, de práctica y entrenamiento.

“Los partidos políticos son instituciones adecuadas para que las personas que quieren y tienen la vocación política puedan participar, entrenarse y hacer un mejor trabajo”.

Sobre la importancia de la competencia entre los partidos políticos, subrayó que Carlos Castillo Peraza decía que no se trataba de aniquilar al adversario, sino competir en buena lid, de que los mejores hombres y mujeres lleguen al poder con las mejores plataformas y de abrir el diálogo una vez que terminen las elecciones.

En ese sentido, dijo que los políticos tienen la obligación de estar abiertos a construir el diálogo, pero, lamentablemente, existe un populismo totalitario que prefiere mandar al diablo a las instituciones y eso no es lo correcto.

“Eso lo hemos combatido en Acción Nacional desde su fundación, porque su historia es una lucha por el respeto de la dignidad humana y porque el gobierno debe ser un gestor del bien común. El PAN, con su doctrina humanista, no puede aceptar posturas totalitarias”.

Respecto a las alianzas con otros partidos políticos aseguró que son positivas, sobre todo a nivel municipal. Agregó que no es ni de izquierda ni de derecha prender una luminaria, tapar un bache o componer una banqueta, hay instancias, como las municipales, donde se debe gobernar con honestidad, ejercer la ética en el gobierno, y eso, tanto los partidos de izquierda como los humanistas o los de derecha, saben que se tiene que hacer.

“Acción Nacional, con su plataforma y con sus principios humanistas, debe estar abierto al diálogo y hacer alianzas donde puede realmente generar el bien común. Debe seguir promoviendo la dignidad de la persona humana”.