Otra historia de corrupción en busca de impunidad
Publicada el Jue, Oct 18, 2018

Por Andrés Castro Cid.

Alejandro Gutiérrez Gutiérrez es un político mexicano, miembro del partido político más desacreditado y de peor imagen en nuestro país: el PRI. Y es que el actuar de Gutiérrez Gutiérrez se ajusta perfectamente con el lastre que representa ser priista: corrupción, impunidad, cinismo y malversación, sólo por mencionar algunos adjetivos, ya que, quien fuera secretario general adjunto del PRI enfrentó un proceso penal por el desvío de 250 millones de pesos de las arcas de Chihuahua hacia las campañas del PRI.

Historia y detención de un corrupto
Quien fuera secretario general priista de 2015 a 2016, cuando el dirigente nacional era Manlio Fabio Beltrones, fue acusado por el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, de desviar fondos públicos hacia campañas electorales del PRI en los tiempos en que César Duarte Jáquez era el mandatario de dicha entidad, por lo que con base en estas imputaciones fue detenido por elementos de la Fiscalía chihuahuense el 20 de diciembre de 2017 e ingresado en el CERESO Estatal 1.
En reportes y seguimiento de medios informativos nacionales se da cuenta que el 2 de enero del año en curso, Gutiérrez Gutiérrez, por segunda ocasión, fue vinculado a proceso en una nueva acusación por malversación de recursos en perjuicio del gobierno de Chihuahua, al simular servicios que no fueron prestados, por lo que se le dictó nuevamente prisión preventiva.
“El 28 de septiembre de 2018 fue liberado del cautiverio en el CERESO Estatal número 1 de Aquiles Serdán por orden de la autoridad federal, pero sujeto a arraigo con un brazalete electrónico y la prohibición de salir del estado de Chihuahua. El gobernador Javier Corral, rechazó el hecho y lo señaló como fruto de la estrategia y complicidad del gobierno de Enrique Peña Nieto con Alejandro Gutiérrez”, reportó puntualmente El País en una publicación del pasado 29 de septiembre.

Arraigo con brazalete es un “final cínico y corruptor”
“Estamos ante el final cínico de un sexenio corrupto y corruptor”, subrayó el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, en entrevista para #AristeguiEnvivo al abordar el tema del caso Alejandro Gutiérrez Gutiérrez.
En la citada entrevista, Corral Jurado añadió que la resolución del Tribunal Unitario del Circuito del Tercer Tribunal es la sucesión de una serie de hechos en una abierta componenda entre jueces, Ministerio Público Federal y la PGR para tratar de exonerar a los acusados de actos de corrupción, como es el caso de Alejandro Gutiérrez.
En este sentido, el Secretario General de Gobierno del Estado de Chihuahua, César Jáuregui Robles, calificó dicha liberación como previsible ante los embates que el estado ha tenido con la Federación y cómo ha habido colusión de las autoridades, particularmente la defensa con la PGR, que en un principio inventaron un conflicto competencial para lograr atraer el caso.
“Fue la Federación quien indicó que no tenía ningún interés sobre el caso y le pidió a un juez de la Procuraduría, con total descaro, el sobreseimiento, lográndola a través de una declaración de un juez”, explicó en entrevista con La Nación.
Destacó además que es una realidad el hecho de la exoneración, no inmediata, ya que existen procesos todavía en el caso de Chihuahua contra esta persona. “No hay que olvidar que las causas locales subsisten y, por lo tanto, el uso del brazalete y la permanencia en el estado de Chihuahua es un requerimiento que se tiene”.

Manto protector de la Federación
“Nos preocupa mucho ver cómo la Federación, con total descaro viene a generar otra vez, como ya lo vimos con Elba Esther Gordillo y Javier Duarte, en donde sin ningún asomo de decoro y con total cinismo, viene a establecer una acción muy corrupta para generar el pacto de impunidad que tanto daño le ha hecho a este país; por ello es que la sociedad los ha desplazado (al PRI) de la Presidencia de la República y de no pocos órganos legislativos”, aseguró César Jáuregui Robles.
Cuestionado sobre un posible pacto de impunidad entre el gobierno corrupto de Peña Nieto y el gobierno entrante de la amnistía de López Obrador, el Secretario de Gobierno manifestó su preocupación sobre la futura existencia de algún pacto o acuerdo entre las autoridades electas y las autoridades podridas que están por salir, ya que “esta situación generaría que todo lo que se ha hablado de abatir la corrupción habría sido demagogia”.
Finalmente, César Jáuregui expresó su confianza en que las autoridades electas no van a caer en pactar la impunidad y que, en los hechos, los actos delincuenciales logren abatirse y exista un castigo para los responsables.

Comentarios

comentarios