Oratoria de campaña: más que discursos – Revista La Nación
Oratoria de campaña: más que discursos
Publicada el Vie, Ene 26, 2018

Por Salvador I. Reding Vidaña.

Las campañas políticas requieren mucha, pero mucha oratoria, sin duda, igual que mucha y mucha también destreza de escritura de todo tipo. Pero abunda una visión parcial de lo que es la oratoria de campaña, identificándola solamente con los discursos formales. Pero hay mucho más de qué hablar.

La mayor parte de las ocasiones en que un candidato o voceros de su equipo deben hablar en público, no son de grandes discursos de mitin o reuniones multitudinarias. Y si se piensa en preparación para hablar en campaña, hay que hacer las diferencias de oratoria necesarias y practicarlas, prepararlas bien.

Sí, los discursos de reuniones multitudinarias (o no tanto, pero de audiencia numerosa) requieren excelente preparación previa, no solamente del desarrollo formal, sino de un bien cuidado lenguaje (adaptado al auditorio), y de escenificación, para que tengan impacto. Además, deben prepararse sabiendo que los chicos de la prensa tomarán ciertas frases para incluirlas en sus reportajes, además de lo que tomen de los comunicados de prensa sobre los discursos.

Pero vayamos a lo más sencillo, el lenguaje a utilizar en una visita domiciliaria. Llega el candidato a un hogar y se presenta (aunque la gente lo reconozca). Y puede iniciar diciendo quién es y buenos días, tardes o noches. Pero enseguida lo que platicará depende de muchas variantes, como la identidad política de sus visitados, su actitud receptiva o no, amable o desconfiada. Por esta razón no sirve una sola presentación o un solo mensaje. Es preciso conversar de acuerdo con sus interlocutores. Hablar en tono de discurso no sirve, es una plática de tipo informal.

Hay también reuniones de pequeñas audiencias, y hasta desayunos, comidas o cenas con partidarios o interesados a los cuales convencer. Aquí tampoco sirve el discurso tradicional, se trata de una conversación en la que el candidato debe mostrar soltura, seguridad y simpatía al auditorio. En estas ocasiones, muy probablemente habrá interlocución y preguntas sobre diversos temas, a veces alejados de los de campaña. Hay que estar prevenidos y aprender a no perder el control cuando hay hostilidades o simples incomodidades políticas.

Otro tipo de oratoria es la de las conferencias de prensa, en donde la parquedad, el lenguaje directo y la imagen de absoluta seguridad personal son muy importantes. Y luego viene el lenguaje y actitudes para responder a las preguntas de los reporteros, preparándose para las oportunidades y los riesgos de los temas críticos o ajenos a la reunión. Y ni hablar de los debates.

Mucho, pero mucho de la preparación oratoria, discursiva, de los candidatos y sus principales voceros que hablarán en su nombre, es diferente de la gran pieza oratoria, es conversación, diálogo y debate. Y para todos esos escenarios se debe estar bien preparado.

 

Salvador I. Reding Vidaña es Coordinador del Consejo de Plumas Azules.

Twitter: @siredingv

Comentarios

comentarios