Al cierre de esta edición está por iniciar el proceso electoral federal 2021, con la convicción y la necesidad imperiosa de poner un alto a MORENA y a la destrucción del país. MORENA y su líder el presidente de la República se han puesto como objetivo pasar de un México productivo a uno de dádivas para las masas empobrecidas, como ocurre en otros países que paulatinamente han visto mermada la calidad de vida de sus habitantes.

Tenemos el deber ético de frenar a MORENA porque desde el principio el gobierno adoptó la mentira como política de Estado ante los graves problemas nacionales. La pandemia fue uno de esos casos. El subregistro de decesos es escandaloso y criminal. Es una decisión que tomaron para tratar de ocultar su incapacidad y para negar la gravedad de la enfermedad que hoy sabemos ha provocado más de 200 mil muertes, convirtiéndonos en el segundo país con más defunciones en el mundo debido a la pésima gestión de la pandemia.

Ahora lo que urge es vacunar a la población, sin tintes partidistas, sin abusos por parte del gobierno y sus “cuervos” de la nación, que usan y abusan de las vacunas diciéndole a la gente que se trata de un favor del gobierno cuando detrás lo que hay es el esfuerzo de todas y todos los mexicanos que con nuestros impuestos hacemos posible que haya para comprarlas.

Es demoledor la respuesta que le dio el Instituto Nacional Electoral a Acción Nacional, en el sentido de que es una absoluta mentira lo que pregona MORENA en su propaganda, de que regresaría la mitad de su financiamiento público para que ese dinero se use en la compra de vacunas, mentira tras mentira.

Lo más grave es que las pésimas decisiones del gobierno frente a la pandemia agravaron los males del país, especialmente la pobreza y la desigualdad social. Diez millones de la clase media pasaron a la pobreza, los pobres pasaron a la pobreza extrema. ¿Qué pasó con quienes ya estaban en la pobreza extrema? Ellos están muriendo de hambre mientras el presidente declara que tiene la conciencia tranquila. Destaca lo que están viviendo millones de personas en todo el país, especialmente en Guerrero, Chiapas y Oaxaca, los estados más pobres del país.

Este gobierno está cancelando el futuro de millones de estudiantes que abandonan la escuela para buscar el sustento ante la gravedad de la crisis. El daño que está causando MORENA al país es enorme y sus políticas convertirán las ruinas en polvo, como ocurre con su política energética que mira hacia el pasado en lugar de apostar por las energías limpias y renovables, para cuidar nuestro planeta.

Al cierre de esta edición se encuentran también en suspenso los registros de dos candidatos de MORENA a gobernador, Félix Salgado Macedonio de Guerrero y Raúl Morón de Michoacán, quienes realizaron gastos irregulares en sus precampañas, de origen desconocido, fuera de toda norma, aunque en un país de leyes Salgado Macedonio más bien debería estar en la cárcel por el delito de violación. El INE ya hizo su trabajo, toca al Tribunal Electoral ratificar la decisión, eso es lo deseable y eso es lo que tendría que pasar en una democracia.

La ley es muy clara y explícita. No requiere interpretación, lo dice con todas sus letras: si no entregan sus gastos de precampaña no pueden ser candidatos. El INE está actuando correctamente y el Tribunal Electoral debe ratificar esa decisión. Un fallo en sentido contrario sería faltar a la letra y el espíritu de la ley.

Y también ya para cerrar marzo, el presidente a través de MORENA presentó una iniciativa de reforma constitucional en materia de hidrocarburos, con lo que en los hechos ya quieren empezar con las expropiaciones como Chávez en Venezuela.

Acción Nacional va por el respeto a las inversiones y a la propiedad privada. Estamos regresando al pasado, a las épocas de López Portillo. Vamos para atrás, como los cangrejos.

Las políticas del gobierno están creando mayor pobreza y mayor desigualdad. Están destruyendo la posibilidad de una recuperación económica. Nunca creció tanto la pobreza, con diez millones de nuevos pobres, y nunca creció tanto la desigualdad social.

La iniciativa del presidente es tramposa y amenaza con la ciega obediencia de su mayoría en la Cámara de Diputados para ajustar la ley como le venga en gana. Así lo ha hecho desde el principio. Hay más de 40 acciones de inconstitucionalidad y controversias constitucionales en contra de sus imposiciones. La obsesión por el pasado es mala consejera.

Las petroleras del mundo están invirtiendo en la generación de energías limpias, están vendiendo refinerías y están apostando por los autos autónomos. En México vamos en sentido contrario.

Por esas y muchas otras razones, ha llegado el momento de poner un alto a MORENA y a la destrucción de México.

 

Felipe de Jesús González Castañeda es Secretario de Comunicación del CEN del PAN.

Twitter: @Felipe0465