Nuestra acción política debe estar inspirada en lo que desde nuestros fundadores quedó establecido de manera clara como ideal o mejor dicho criterio de lucha. Esta generación de demócratas, encabezados por Manuel Gómez Morin, se preguntaba si “… ¿podríamos hallar un elemento primordial y objetivo para el juicio, un propósito provisional para orientar la acción?”, la respuesta fue y sigue siendo vigente: el dolor.

En este sentido, don Manuel nos dice: “…el dolor de los hombres es la única cosa objetiva, clara, evidente y constante…” y por ello la motivación a que nuestra acción política sea dirigida en cualquier ámbito hacia “aliviar el dolor evitable.

El Ser Voluntario en el Partido implica ese mismo espíritu que ha perdurado generación tras generación, y con mayor razón en este tiempo en que somos sobrevivientes al dolor de la pandemia del COVID-19, la cual ha traído como consecuencias desastrosas una mayor desigualdad, ampliando las brechas de miseria y generando mucho dolor en las familias. El fenómeno del empobrecimiento poblacional que consiste en un deterioro progresivo y contante de la calidad de vida de las personas clama urgente atención y respuestas concretas.

Es por ello que el sentido de la gratuidad, referido a todo aquello que ni el Estado ni el mercado pueden dar, pero si los ciudadanos de manera libre por ende “voluntaria” como es su tiempo, cobra especial relevancia en este cambio de paradigmas que vivimos. El voluntariado lo entendemos como la expresión en acciones concretas del principio de subsidiariedad, con un renovado sentido de la solidaridad, para asumir como propias las necesidades de los más próximos que no encuentran por sí mismos la forma de resolverlas.

¿Podemos dormir tranquilos sabiendo que miles de mexicanos, cercanos a nosotros, carecen de lo indispensable para tener una vida digna? Salud, trabajo, educación, vivienda, alimentación…

El llamado es a realizar acciones desinteresadas, generosas y organizadas para reestablecer el tejido social que se nos desquebraja entre las manos. Es donar el mayor tiempo posible como ese recurso propio, personal, que sólo nosotros podemos decidir compartirlo, adoptando causas concretas; el propio Partido en sus diversas formas de participación puede ser una expresión genuina del Ser Voluntario. Hasta la expresión que en muchas campañas gritábamos, ¡Somos libres, no acarreados!, reflejaba esta esencia del voluntariado de Acción Nacional.

Nuestra propia militancia partidista es una invitación constante a asumir el voluntariado como modo de ser de mujeres y hombres con identidad humanista; como un modo nuevo de hacer vida la exigencia de una auténtica justicia social, buscando por todos los medios lícitos incidir en cambios sociales no sólo sanando heridas, sino buscando corregir las causas. El voluntariado entonces no es adoptar un hobby en los tiempos libres, sino asumir causas de manera permanente y profesionalizando las acciones. Es una motivación seria para la acción, hay tantas necesidades que atender, rostros concretos que vemos y nos duelen, casos de verdadera urgencia, si no nos invertimos en los proyectos de largo plazo atendiendo las causas del dolor, viviremos la “anécdota” de la acción social, pero no el auténtico voluntariado como un estilo de vida que nos haga distintos y distinguibles.

El voluntariado de Acción Nacional se identifica con las dolencias de los demás, las atiende y procura soluciones de manera perdurable, requiere formación permanente para desarrollar modelos de intervención social eficaces, por lo que no nos podemos dar el lujo de la dispersión de esfuerzos ni las duplicidades, sino tenemos que poner todo el empeño en mostrar y multiplicar las mejores prácticas para en definitiva “aliviar el dolor evitable”.

Esta labor requiere de una perspectiva integral, en donde cada panista ponga su mayor voluntad en alcanzar este propósito, siendo empáticos con los que nos rodean, escuchando sus necesidades, actuando de manera puntual y concreta, coordinando esfuerzos con aquellos que ya ejercen un liderazgo comunitario a través del emprendimiento de iniciativas de impacto social.

El próximo 8 de diciembre, en el marco del Día Internacional del Voluntariado, conmemoramos por tercera ocasión el Día del Militante, con la entrega de reconocimientos al Mérito Voluntario como homenaje a todas aquellas mujeres y hombres que han entregado su tiempo y voluntad a hacer vida lo que nuestro lema reza: “Por una Patria ordenada y generosa, y una vida mejor y más digna para todos”.

 

Fernanda Rivera es Coordinadora Atención a la Militancia y Promoción del Voluntariado.

Twitter: @MaFernandaRS