Obama saca de las sombras a millones de inmigrantes
Publicada el Mie, Dic 17, 2014

Por Carlos J. Guízar.

En 2013, con la aprobación de la propuesta bipartidista del Grupo de los 8 en el Senado de Estados Unidos, parecía que la posibilidad para lograr una reforma migratoria integral que solucionara las grandes deficiencias que por décadas había tenido el sistema, estaba a la vuelta de la esquina. Sin embargo, la suerte de la reforma en la Cámara de Representantes no fue la misma, ya que fue bloqueada continuamente por los republicanos y no se logró su aprobación.

Desde su primera campaña presidencial y lo mismo en su reelección, Barack Obama se comprometió a lograr una reforma migratoria que sacara de las sombras a más de 11 millones de indocumentados que radican en Estados Unidos, aun así, es el presidente que más migrantes ha deportado en la historia de su país, ya que del año fiscal 2008 al 2013 deportó a un total de 2 millones 377 mil inmigrantes de todo el mundo, de los cuales, el 97.02 por ciento provenían de Norte y Sudamérica, sin tomar en cuenta Canadá. A su vez, los mexicanos representaron el 71.67 por ciento del total de deportaciones mundiales, lo que significó la deportación de 1 millón 703 mil paisanos.

Además, la frontera cuenta con el mayor número de oficiales y la mejor tecnología que en ninguna otra época, lo que ha ocasionado que dentro de los pasados seis años lo cruces ilegales a EEUU se redujeran a la mitad y el número de gente tratando de cruzar la frontera de manera indocumentada sea la más baja desde la década de los 70.

Aunque los datos anteriores parezcan contradictorios con su discurso en favor de una reforma migratoria, Barack Obama buscaba demostrar, especialmente a los republicanos, que una de sus prioridades era la defensa de la seguridad nacional, comenzando por hacer más seguras las fronteras y disminuir considerablemente el número de cruces de indocumentados, para así, tener argumentos suficientes en las negociaciones con los legisladores republicanos, sólo que la estrategia no le resultó fructífera porque de todos modos no logró las modificaciones legislativas.

Ante el escenario adverso para la aprobación de alguna reforma migratoria que garantizara la ciudadanía merecida, la seguridad en las fronteras y saneara el quebrantado sistema migratorio estadunidense, se sumaron los malos resultados electorales para los demócratas en las elecciones intermedias de 2014, en las que, entre otros, perdieron la mayoría en el Senado y, por ende, en el Congreso porque la Cámara de Representantes era republicana.

Ya sea por falta de capacidad para negociar de los demócratas y del Ejecutivo o por el ánimo obstruccionista de los republicanos lo que orilló a Obama a tomar la decisión de realizar una acción ejecutiva para sanear algunos puntos del sistema migratorio estadunidense y brindar la posibilidad de regularizar el estatus de más de 5 millones de indocumentados.

¿Qué incluye la acción ejecutiva de Obama?

La acción ejecutiva del presidente Obama tiene cuatro ejes[1] principales, que explicamos a continuación:

  1. Terminar con la inmigración indocumentada en la frontera para fortalecer las condiciones de seguridad y enfocarse principalmente en los inmigrantes que acaban de entrar al país.
  2. Deportar delincuentes, no familiares, enfocando así los recursos de la deportación en delincuentes y en los padres de los ciudadanos estadunidenses que no se esfuercen o no sean tan trabajadores.
  3. Aumentar la rendición de cuentas para que más de 4 millones de inmigrantes indocumentados tengan la oportunidad de cumplir con las reglas, al hacer que los padres de ciudadanos estadunidenses o residentes permanentes con estatus legal en orden que han estado en EEUU por más de cinco años paguen impuestos y pasen por una revisión exhaustiva. Porque de lo que se trata es de dar prioridad a aquellos padres que se han adaptado al modelo de vida del país y que lo que necesitaban era una oportunidad para legalizar su residencia y que por ende aportan y no delinquen.
  4. Dinamizar la migración legal para potenciar la economía estadunidense y promover la naturalización de aquellos trabajadores altamente calificados y que esperan obtener su permiso de residencia permanente o Green card.

 

Alcances de la acción ejecutiva y lo que falta para la Propuesta del Grupo de los 8

De acuerdo a cálculos del Pew Research Center hay 3.9 millones de personas que son los nuevos elegibles para beneficiarse de la acción ejecutiva de Obama, de éstos, 700 mil son los padres de hijos nacidos en EEUU de 18 años o más y que han vivido en el país por al menos cinco años; 2.8 millones son los padres de hijos nacidos en EEUU de menos de 18 años que han vivido en el país por al menos cinco años y 300 mil son aquellos elegibles por la expansión del Programa de Acción Diferida (DACA), además de los anteriores, se encuentran los 1.5 millones de indocumentados que actualmente están protegidos o son elegibles para DACA o de Estatus Temporalmente Protegido. De este modo, de los 11.2 millones de indocumentados que se calcula viven en Estados Unidos, quedarían alrededor de 5.8 millones que no se podrán beneficiar de la acción ejecutiva[2].

Sin embargo, si se quieren hacer cambios de fondo, es necesario que el congreso retome la propuesta del Grupo de los 8 que, como informó la Oficina de Presupuesto del Congreso estadunidense (CBO), si se hubiera aprobado en 2013, habría ayudado a crear empleos, a reducir el déficit en una cantidad neta de 175 mil millones de dólares en 10 años y a mejorar la economía porque el PIB de la Unión Americana se beneficiaría para el 2023 con un aumento del 3.3 por ciento y del 5.4 por ciento para el 2033, equivaliendo este último porcentaje a 1.4 billones de dólares (1.4 trillones en Escala Corta como EEUU).

Con la propuesta del Grupo de los 8, se abriría la posibilidad para que los más de 11 millones de inmigrantes indocumentados legalizaran su estatus migratorio, en un proceso nada sencillo porque tardaría cuando menos 13 años y para calificar, deberían demostrar que se encuentran en EEUU desde antes del 31 de diciembre de 2011 – lo que no da pie a un aumento migratorio-; pagar una multa de 500 dólares, menos los estudiantes del DREAM Act elegibles, y el pago de impuestos, así como los costos de tramitación de la solicitud. Aunado a ello, deberían demostrar que no han sido condenados por un delito grave o por tres o más delitos menores, tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Por otro lado, también se habrían invertido 6.5 millones más para la seguridad fronteriza.

Además, con los cambios que se le hizo para su aprobación en el Senado, no sólo se solucionarían los principales retos del quebrantado sistema migratorio estadunidense sino que también se trabajaría para dar respuesta a quienes exigen mayor seguridad fronteriza, porque se tendrían que invertir 30 mil millones de dólares en los próximos 10 años para contratar a casi 20 mil agentes de la patrulla fronteriza. Igualmente, se tendrían que comprar, entre otros, seis sistemas de radar aéreo Northrop Grumman (9.3 millones de dólares c/u), 15 helicópteros Sikorsky Black Hawk (Ca. de más de 17 millones de dólares c/u) y seis helicópteros de American Eurocopter (Ca. 3 millones de dólares c/u)[3]. A su vez, se invertirían 4.5 mil millones de dólares para comprar nueva tecnología en seguridad como el E-Verify (base de datos para revisar su condición migratoria) o sistemas biométricos. Además, se aumentaría la valla fronteriza, en la que se gastarían 7.5 mil millones de dólares para construir los 560 kilómetros faltantes, para llegar a mil 200 kilómetros de los casi 3 mil 200 kilómetros de la frontera entre México y EEUU, logrando así, la longitud del muro que se planeó desde el 2001.

Ciudadanía merecida, seguridad fronteriza y crecimiento

No importa si fue por la falta de capacidad de negociación de los demócratas y Obama o si los republicanos obstruyeron una reforma migratoria integral, pero hoy en día la acción ejecutiva del Presidente abrió la puerta para que más de 4 millones de migrantes indocumentados salieran de las sombras, pudiendo auxiliar, en especial, a nuestros paisanos, porque del total de los más de 6 millones de mexicanos indocumentados en EEUU el 44 por ciento podría aplicar para beneficiarse, a diferencia de otras nacionalidades que apenas alcanzan el 24 por ciento[4].

Por otro lado, también es importante resaltar que para los latinos en la Unión Americana su preferencia principal no es forzosamente obtener la ciudadanía puesto que, de acuerdo a una encuesta del Pew Research Center, el 56 por ciento considera como su principal prioridad el que los indocumentados puedan trabajar y vivir en el país sin el riesgo de ser deportados, mientras que sólo el 35 por ciento marco de mayor importancia la posibilidad de obtener la ciudadanía. Con estos datos, vemos que también pueden explorarse otras opciones que no forzosamente sean la ciudadanía, sin embargo, ante tal escenario, la acción ejecutiva sí resulta una medida útil y que, en cierto modo, ayuda a Obama a cumplir su compromiso de campaña con la población latina.

Así pues, vemos que los contrapesos entre poderes en Estados Unidos, en el tema migratorio particularmente, se han visto entrampados por el juego político de Washington, DC, afectando con ello a millones de personas y perdiendo los beneficios que la ciudadanía merecida podría acarrearle al país porque, de haber logrado la aprobación de la Propuesta del Grupo de los 8, como se reformó en el Senado, tanto republicanos como demócratas hubieran obtenido lo que pedían: dar una solución humanitaria a más de 11 millones de indocumentados, frenar la migración indocumentada al fortalecer y sanear el quebrantado sistema migratorio, brindar una ciudadanía merecida que no motive mayor migración y garantizar la seguridad fronteriza estadunidense.

[1] The White House, Infographic: President Obama Is Taking Steps to Fix Our Broken Immigration System, 20 de noviembre de 2014, http://www.whitehouse.gov/share/infographic-president-obama-taking-steps-fix-our-broken-immigration-system (Fecha de consulta: 31 de noviembre de 2014).

[2] Pew Research Center, Those from Mexico will benefit most from Obama’s executive action, 20 de noviembre de 2014), http://www.pewresearch.org/fact-tank/2014/11/20/those-from-mexico-will-benefit-most-from-obamas-executive-action/ (Fecha de consulta: 1 de diciembre de 2014).

[3] Matea Gold, Immigration Deal Would Boost Defense Manufacturers”, The Washington Post, 2 de julio de 2013.

[4] Pew Research Center, Those from Mexico will benefit most from Obama’s executive action.

 

Foto El Mundo 2

 

 

Comentarios

comentarios