“Nunca soñé estar envuelta en la política”
Publicada el Vie, Ene 26, 2018

Redacción.

Doña Olga Appel Crosthwaite es una mujer que se ha distinguido por manejarse con rectitud y honestidad en todos los momentos de su vida. Valores que ha inculcado en cada uno de sus hijos, quienes los han aplicado en el día a día, ya sea en sus responsabilidades laborales o familiares. Este ejemplo de rectitud fue lo que permitió a su hijo, Ernesto Ruffo Appel, cambiar la realidad, primero, del municipio de Ensenada y posteriormente del estado de Baja California.
Originaria de Ensenada, Baja California, La Nación sostuvo una entrevista con Doña Olga, quien recuerda como fueron los primeros pasos en la política de quien llegara a ser el primer gobernador emanado de un partido político que no fuera el PRI y quien instaurara además en el estado la llamada “Ruffomanía”, campaña que a la postre lo colocaría en las páginas de la historia democrática en México.
“Nos acordamos del pasado, de cómo sucedieron las cosas y nos da risa. Lo llevé al kinder y el primer día andaba de pleito con la maestra y ella me decía: este niño lo queremos para presidente del salón. Le dimos un trajecito para que lo dejaran ir y fuera presidente del salón en la escuela”.
Con el transcurso de los años, continua, en la escuela lo escogían casi siempre para algo. Entonces, creo que traía madera de líder, se le notaba desde niño porque cuando alguien quiere hacer algo por la gente se nota y él siempre se preocupaba por los demás.
Con la inquietud de ayudar a sus paisanos, el joven Ernesto Ruffo Appel tuvo que consultar con sus padres, Doña Olga y Ernesto Ruffo Sandoval, la decisión de incursionar en la política, momento que comparte con La Nación nuestra entrevistada.
“Fue muy curioso porque cuando él dijo que quería dedicarse a la política tuvimos que indicarle si estábamos de acuerdo o no estábamos de acuerdo, pero fue una sorpresa para nosotros que estuviera tan decidido porque en nuestra casa no hablábamos de política. Estábamos igual de sorprendidos, pues no soñábamos que íbamos a andar envueltos en la política”.
Sentada en un cómodo sillón de la sala de su casa, Doña Olga reitera que el don de servicio del ahora senador de la República le fue inculcado por ella y su padre, pues durante su infancia él y sus hermanos los acompañaban a realizar el bien común, por lo que entregaban despensas a la gente más necesitada del municipio de Ensenada.
“Fue lo que nos tocó vivir en nuestras vidas, tratamos de hacer lo mejor que pudimos con las circunstancias que nos rodeaban. Estoy asombrada de que estemos haciendo esto porque nunca soñé en mi vida que me iban a estar entrevistando y revivir recuerdos”.

¿Qué pienso de la política?
Doña Olga comenta a su nieta, Verónica Ruffo Sánchez, quien amablemente colaboró con este medio para la realización de la entrevista, que cuando Ernesto Ruffo Appel tenía un año como gobernador de Baja California publicó en el Semanario Zeta de Tijuana un artículo sobre lo que ella pensaba debía ser la política.
“Mandé un artículo chiquito cuando Ernesto ya estaba de gobernador, nada más que no puse mi nombre, puse el nombre de una viejita que ya murió porque ya tenía un año de gobernador y se refería a mi pensamiento en cuanto a la política”.
En el semanario del 28 de febrero de 1991, nuestra entrevistada señalaba en su artículo titulado ¿Qué significa ser ciudadano? lo siguiente:
“Cuando entendamos todos que nuestro primer deber es para con Dios, veremos cómo todo cae en su justo lugar. ´Si Dios no cuida la casa en vano velan los centinelas´. Cambiemos la palabra casa por ´país´ y centinelas por ´gobernantes´ y ¿qué es lo que dice? ´Si Dios no cuida al país en vano velan los gobernantes´.
“Mientras no aceptemos ser gobernados por Dios, ningún Gobierno humano por más perfecto que sea, nos dará la solución. ¿Nos damos cuenta del llamamiento que tenemos? El mundo no necesita mejores ciudadanos, sino mejores cristianos, conscientes de nuestra misión, porque Dios nos ha escogido para ser sus testigos y para hablar en nombre suyo a los hombres y lo que es más grande aún, nos ha escogido para ser ciudadanos de un Gobierno que no tiene fin”.
Al cuestionarle sobre cómo cambio su vida cuando su hijo Ernesto ganó la gubernatura de Baja California, Doña Olga señala que en la vida se tiene la oportunidad de tomar decisiones y éstas marcan tu destino. “Así que cada persona, individualmente, trata de cumplir donde se encuentre y para nosotros fue un orgullo apoyarlo, porque Ernesto tenía que cumplir con sus obligaciones y responderle a la gente que votó por él”.
Orgullosa de todos sus hijos, Doña Olga menciona que en algunos momentos ha estado preocupada por Ernesto, por su relación con el mundo de la política.
“Estamos viendo que en algunas ocasiones se expone la vida, la están exponiendo los políticos o los que quieren trabajar para el bien común, y los padres qué podemos hacer, más que verlos, rezar por ellos y seguir ese camino, pero es cosa de Ernesto, ya está grandecito y ya sabe lo que quiere”, concluye Doña Olga.

Comentarios

comentarios