Septiembre es el mes patrio y uno de los más interesantes del año. En este periodo ocurre el festejo de la independencia, el informe presidencial y, por supuesto, el aniversario de Acción Nacional. Percibimos el olor a pozole y chiles en nogada, y vemos los colores de la bandera por todas partes. Festejamos ser mexicanos, ser independientes y estar vivos. Pero lo que no podemos festejar hoy es la decadencia con la que maneja el país el equipo morenista. La cuenta regresiva para AMLO y su banda se escucha cada vez más fuerte y no tienen de donde agarrarse para recuperarse de sus barbaridades.

A la mitad de la caída

Llegamos al tercer informe de gobierno con estreno mundial del libro mesiánico y buenas noticias, falsas, pero buenas. La economía va bien, existen muchos, muchísimos empleos, superamos la pandemia, vencimos la violencia, la pobreza está por desaparecer y seguimos desarrollándonos. Al menos eso es lo que suena del ronco pecho de nuestro presidente sabio, del que no podemos dudar ni un segundo, el que no comete errores y sólo tiene rivales políticos que no quieren el bien del país. Los que, por cierto, sólo se quejan y no proponen.

Gas Malestar

El Gobierno federal lanzó una nueva empresa llamada Gas Bienestar, en la que gastaron miles de millones de pesos para, supuestamente, vender gas a precio más accesible y así poder ayudar a las personas. Sonaba muy bien cuando cabecita de algodón mencionaba que sería un apoyo para las familias, sin embargo, en la práctica y como nos ha enseñado la 4t, existen varios contratiempos que por supuesto ni se imaginaban con esta ocurrencia. Los precios no son los más baratos y además no le han podido pagar a los trabajadores la cantidad, mínima por cierto, de sueldo que prometieron.

Pobres de los pobres

Septiembre también se está caracterizando por ser el mes de los temblores, ya que el pasado 7 de septiembre dio lugar a un temblor de magnitud 7.1. Sin embargo, gracias a la desaparición de los fideicomisos por parte de la transformación de cuarta ya no existe el Fondo de Desastres Naturales, el cual ayudaba a destinar recursos a las zonas que sufrían de estos. Y si esto no fuera poco, las lluvias han afectado a muchas zonas del país, así como los huracanes, vaya que el equipo de cuarta división es bueno para echar a perder las cosas.

Los rudos, los rudos, los rudos

En este sexenio sabemos que se hace lo que no se debe, se dice lo que no se hace y se castiga por decir algo que no se quiere. Así es como se usan a las instituciones para realizar persecuciones a personas y organizaciones que van y dicen lo que el abuelito de México no quiere, como es el caso de Ricardo Anaya, al cuál acusan de enriquecimiento ilícito. De lo que no se acuerdan son de los moches que reciben los hermanos del presidente para sus “campañas”, de los cuales no le gusta hablar

Delfina Moches

Parece que han fracasado en su cuarta transformación de formas de robar porque siguen haciendo lo mismo que antes. Esta vez salió a la luz que Delfina Gómez, Secretaria de Educación y autora intelectual de “requeté bien” en un discurso político, le quitaba el 10 por ciento de sueldo a sus trabajadores y se quedaba con pensiones alimenticias del DIF de Texcoco, además de su liquidación de casi medio millón y el desvío de millones de pesos para Higinio Martínez. A la secretaria no le falta, porque vaya que van requeté bien los moches.