El Gobierno federal ha presentado e impulsado una reforma al sector energético de nuestro país, la cual, entre otras cosas, pretende favorecer la generación de energía a través de Comisión Federal de Electricidad (CFE); de aprobarse dicha iniciativa afectaría a las empresas privadas que ya participan en la generación de energía en México.

Sobre esto, el Dirigente Nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, aseguró que dicha reforma es regresiva, además de contaminante y no se ha aportado un solo argumento en favor de los ciudadanos.

En este marco, la revista La Nación conversó con el diputado federal, Justino Arriaga Rojas, secretario de la Comisión de Energía en la Cámara baja, quien en un primer momento afirmó que la citada iniciativa es regresiva y atenta contra el desarrollo económico del país.

“En caso de ser aprobada, esta reforma generaría luz más cara y más sucia, va a fomentar la incompetencia, habrá mayor corrupción en la CFE y la verdad en el PAN no le vemos una sola cosa positiva. Lo único que vemos es que se le quiere otorgar más control político a la CFE de parte de Morena, el seguir estatizando a la CFE prácticamente es tener este control”.

El diputado por Guanajuato alertó que esta iniciativa también incluye la desaparición de órganos autónomos, como serían la Comisión Reguladora de Energía, la Comisión Nacional de Hidrocarburos y el Centro Nacional de Control de Energía, que es donde deciden quién va a poner las tarifas, cuánto va a costar la producción y la transmisión de la luz a los mexicanos.

Con la desaparición de estos organismos autónomos, destacó, prácticamente el director de la Comisión Federal de Electricidad no tendrá contrapesos. En este sentido, hay que ver a Venezuela, ellos tuvieron algo parecido cuando entró Hugo Chávez. Hoy, en Venezuela la electricidad prácticamente está regalada, igual que la gasolina y habrá que preguntarles a los venezolanos cómo les va: hay apagones en prácticamente todo el país.

Otro dato que causa preocupación, añadió el diputado Arriaga Rojas, es lo que hace Rocío Nahle, secretaria de Energía, quien ha instruido. tanto a PEMEX como a la CFE, a que vuelvan a utilizar las plantas viejas y obsoletas de las termoeléctricas que se tienen, no solamente en Salamanca, sino en Hidalgo y en otros puntos del país para comprarle el combustóleo a PEMEX, lo que representa la generación de energía sumamente contaminante.

“Ya llevábamos más de 10 años con estas plantas paradas, ya se trabajaba con gas natural, que es mucho menos contaminante. Ahora, tenemos problemas de niños con asma; enfermedades respiratorias agudas en adultos, jóvenes y niños; tenemos problemas de enfermedades cardiacas en toda la cuenca atmosférica de Salamanca, Celaya, Irapuato, Juventino Rosas y Villagrán. Ya son miles de ciudadanos afectados en su salud por una pésima decisión que se toma en las oficinas centrales de la Secretaría de Energía, que le instruye a PEMEX y a la CFE a quemar el combustóleo otra vez”.

Esta decisión de producir combustóleo afecta a todos los acuerdos internacionales de medio ambiente que tiene firmado México. “El acuerdo ambiental más importante del mundo es el Acuerdo de París y si seguimos así no vamos a durar un año más, porque no se puede aguantar el incumplimiento que hace el Gobierno federal”.

Insistió en que con estas decisiones se refuerza la idea de que a este gobierno no le interesa el medio ambiente, “ya van tres secretarios de Estado que cambian en SEMARNAT, si fuera por el presidente él ya hubiera desaparecido a la SEMARNAT, este gobierno no voltea a ver al medio ambiente”.

Cuestionado sobre las posibles demandas interpuestas por las empresas privadas afectadas en caso de ser aprobada la iniciativa, el legislador Justino Arriaga explicó que serán muchísimos los litigios que se presentarán, tanto nacionales como internacionales, porque ya hay miles de millones de pesos de inversión en energías renovables.

“¿Qué es lo que hace esta iniciativa? No generar cancha pareja, si tú empiezas a generar incertidumbre jurídica en un país, pues todas estas inversiones se irán a otros países donde sí se las brinden, serían miles de millones de dólares, estaríamos perdiendo empleos y fuentes de ingresos”.

En este contexto, el diputado por Guanajuato aclaró que Acción Nacional no está en contra de la CFE, sino que se está en favor de una CFE moderna, que esté a la altura de lo que quiere el pueblo de México y no una CFE con un retroceso de 50 ó 60 años; “hoy la Comisión Federal de Electricidad no tiene la capacidad tecnológica para brindarle energía eléctrica a todo el territorio nacional y ellos (Morena) hablan de que el 54 por ciento de energía lo brinde la CFE y el 46 por ciento los privados, cuando no tendrá esa capacidad ni echando a andar todas esas termoeléctricas obsoletas que se tienen y lo único que harán es contaminar más, ser más caras y afectar la salud de los mexicanos”.

El legislador destacó que afortunadamente en San Lázaro se tiene un bloque de contención que es la coalición “Va por México”, que se mantendrá en concurrencia con lo que se pidió a los electores en la última elección: que Morena y sus partidos aliados no logren los votos que requieren para que pase esta iniciativa.

“En este sentido, como PAN, se va a presentar una iniciativa, no de reforma constitucional, sino de modernización al sector eléctrico, en donde se obligará a la CFE y a PEMEX a invertir en energías renovables; ese es el camino que se tiene que hacer para que esas empresas del Estado estén a la altura de las circunstancias que México requiere en el 2021”, finalizó.