De acuerdo con información de 2019 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) hay en México 1 millón 18 mil 926 servidores públicos municipales, incluyendo a las demarcaciones territoriales de la Ciudad de México, mismos que se encuentran laborando en las diferentes instancias de la administración pública local. De éstos, 61 mil 699 (6.1 por ciento) no cuentan con ningún tipo de escolaridad; 148 mil 834 (14.6 por ciento) tienen únicamente estudios de preescolar o primaria; 222 mil 542 (21.8 por ciento) cuentan con estudios de secundaria y aproximadamente 299 mil 071 cuentan con estudios a nivel bachillerato. Lo anterior arroja una suma de 732 mil 146 (71.9 por ciento) servidores públicos que no cuentan con estudios profesionales. Por el contrario, aquellos que cuentan con estudios a nivel licenciatura son 277 mil 532 (27.2 por ciento), conviene resaltar que únicamente 9 mil 208 (0.9 por ciento) del total tiene estudios de posgrado, es decir, cuenta con maestría o doctorado.

Si consideramos que durante el 2021 se llevará a cabo una de las jornadas electorales más grandes en toda la historia de México y que, como resultado de ello, se renovarán a los integrantes de 1,907 ayuntamientos, es necesario apostar por aquellos candidatos que dentro de su programa de trabajo o propuestas de campaña incluyan a los perfiles mejor preparados para desempeñarse en las instancias municipales.

Esto es motivo de reflexión, no sólo por la importancia del proceso de elección de los gobernantes municipales, sino que como resultado de esa contienda se abre la posibilidad para integrar nuevos equipos de trabajo, a fin de lograr un mejor desempeño y eficiencia de los gobiernos locales.

Sabemos que la llegada de una nueva generación de servidores públicos a la administración municipal traerá consigo una brecha de conocimientos, capacidades y aptitudes, por lo que resulta relevante reducir los efectos de la curva de aprendizaje, mediante la implementación de un Sistema de Servicio Profesional de Carrera Municipal.

Desde la ANAC hemos insistido permanentemente en esta propuesta, ya que forma parte de nuestra agenda municipalista, además de que representa la posibilidad de mitigar los efectos de la improvisación y de la generación de problemas asociados a la carencia de las competencias necesarias para ejercer los distintos cargos públicos. Por esta razón, tenemos la certeza de que la adopción de un sistema de profesionalización incide en una mejor prestación de los servicios públicos, así como de un eficaz ejercicio de las facultades y en un desempeño eficiente en la prestación de los servicios públicos.

Del mismo modo, insistimos en que es necesario apostar a la certificación de los servidores públicos municipales que laboran dentro de la administración municipal, como ya ocurre en algunas entidades federativas como San Luis Potosí con los coordinadores municipales de protección civil; en Hidalgo, con los titulares de las tesorerías municipales, contralorías y obras públicas; en el Estado de México con los tesoreros, directores de obras públicas y de desarrollo económico, o Chihuahua con los tesoreros y oficiales mayores, además de los directores de servicios municipales, de obras públicas, de desarrollo rural y educación y cultura.

Estamos ciertos de que para el fortalecimiento de los municipios se requiere de la implementación de nuevas estrategias de gestión, de la optimización en el uso, aprovechamiento y destino de los recursos públicos, así como de una capacidad de gestión eficaz que atienda oportunamente las necesidades de la ciudadanía. En este sentido, resulta fundamental que los municipios cuenten con el recurso humano profesionalizado, que se distinga por sus conocimientos, capacidades y aptitudes.

Vale la pena señalar que en los gobiernos municipales humanistas se han identificado dos características que se constituyen como factores críticos de éxito: por un lado está la innovación, ya sea al incorporar nuevas tecnologías de información y comunicación, o al establecer estrategias novedosas; por el otro lado está la profesionalización de los servidores públicos, con la cual se fomenta el aprendizaje y se brindan las herramientas para acceder a los conocimientos necesarios y suficientes para el desarrollo de sus funciones.

Precisamente por todo lo antes expresado, en la ANAC disponemos de un conjunto de acciones que abonan al objetivo de la profesionalización de los servidores públicos. Dichas acciones se integran en nuestro Sistema para la Profesionalización Municipal (SIPROCAM), con el cual se articula la impartición de cursos, diplomados, especializaciones y otros planes de estudio, focalizados en la mejora de los servidores públicos. ¡Porque un México fuerte requiere de municipios fuertes!

 

Freddy Ruz Guzmán es Presidente Municipal de Umán, Yucatán.