La democracia participativa ha sido vista recientemente como un tema en el que la gestión pública debe ir trabajando, para dar un paso adelante y fusionar de manera integral la participación electoral con la participación de la ciudadanía.

De manera general, este termino comenzó a tomar relevancia a mediados del siglo XIX y se complementa actualmente con la soberanía ciudadana que se reconoce a través de una constitución y es garantizada institucionalmente mediante los derechos políticos. Muchos países nos declaramos democráticos, pero es momento de cuestionarnos en qué punto de la democracia nos encontramos y cómo debemos actuar para incrementar el rango de participación de la población.

 

Situación actual en México

Si bien es cierto que con el paso del tiempo y las nuevas generaciones la ciudadanía ha alcanzado diversos niveles de participación, la democracia participativa como tal es un tema considerado como “nuevo”, no existe un solo concepto para describir sus funciones, sin embargo, de manera general se trata de un mecanismo que busca implantar la idea de que todos aquellos afectados por una decisión deben tener la oportunidad de participar en el proceso de tomar esa decisión, ya sea en forma directa o a través de representantes electos, con la capacidad de expresar los deseos, inquietudes y necesidades de una comunidad.

En sociedades como la mexicana, la desigualdad es un factor que se arraiga a cuestiones culturales, étnicas, de género y otras tantas, es por ello que cuestionarnos el nivel y los canales de participación de los ciudadanos resulta de vital importancia.

Para ejemplificar un poco el momento por el que atraviesa México, el IDD-MEX (2020) publicó un ranking que conjunta cuatro dimensiones, las cuales consideran la democracia de los ciudadanos, la democracia de las instituciones, la democracia social y la democracia económica; de este modo se permite conocer un panorama general en materia de democracia. Las diez entidades con mejores rangos de participación en estas cuatro dimensiones fueron:

 

Esas son las entidades mejor calificadas en el ámbito de democracia, vale la pena recordar que este estudio retoma aspectos de suma importancia donde los resultados son muy variados. Por ejemplo, en la dimensión económica sólo seis estados tienen un alto desarrollo o en la dimensión institucional, en donde ninguna entidad alcanza una posición de desarrollo alto; de este mismo estudio podemos retomar las dimensiones con que fue trabajado y abonar en cada esfera para que los resultados generales sean cada vez más óptimos.

 

Acciones humanistas

Los gobiernos humanistas trabajan para que cada acción realizada signifique un acercamiento con su comunidad, entendemos que es el momento de generar verdaderos canales de comunicación que permitan avanzar en el ámbito de la democracia. Desde los gobiernos locales y desde la Asociación Nacional de Alcaldes nuestro mayor aporte se ha enfocado en imprimir nuestra propuesta de Gobernanza con enfoque humanista, en donde la participación ciudadana es uno de los principales aportes, a través de tres líneas de acción: la rendición de cuentas, acceso a la información pública y transparencia.

En cada oportunidad hemos denunciado las acciones que debilitan la participación ciudadana, tales como el corporativismo, en donde quedan subordinadas las organizaciones y las demandas sociales a la discreción de las autoridades; siempre hemos rechazado la idea de un gobierno paternalista que cree tener las respuestas a todas las inquietudes, en lugar de abrir los espacios correctos de dialogo y opinión.

 

Conclusiones

Nos encontramos en el momento histórico preciso, es tiempo de tomar el camino hacia una mejorada versión de la participación ciudadana y avanzar hacia la democracia participativa. Si bien nos encontraremos con diversos retos, sobre todo en el orden municipal, pensamos este proyecto como uno de largo plazo que se puede ir alcanzando si se incentiva de manera eficiente a la ciudadanía y a las autoridades.

Vienen por delante importantes desafíos y nuestro deber es continuar reforzando nuestras instituciones gubernamentales, además de prestar atención a la evolución y exigencias de nuestras comunidades. Tenemos el objetivo fijado y continuaremos trabajando para impulsar los medios que permitan llevar a la democracia al siguiente nivel, continuaremos abonando para hacer a México fuerte, con municipios fuertes.