El Gobierno federal morenista pagó más de 250 millones de pesos para traer a 585 cubanos durante tres meses de pandemia. Ninguna de las dependencias e instituciones en las que trabajaron dichos “médicos” pudieron demostrar sus títulos.

“No hay una sola evidencia de que los 585 cubanos que el Gobierno federal y el de la Ciudad de México trajeron a nuestro país para que se sumaran a la atención de la contingencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 cuenten con título profesional”, señaló el Coordinador de los senadores del PAN, Julen Rementería del Puerto.

En su cuenta de Twitter, el senador por Veracruz presentó una amplia investigación realizada durante seis meses, sustentada en documentos oficiales emitidos por dependencias e instituciones de los propios gobiernos de Morena, así como órganos autónomos de arbitraje médico.

En dicha investigación denominada “Cubagate”, Rementería del Puerto dijo que “el gobierno del presidente López Obrador, el de Claudia Sheinbaum y el del presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, orquestaron un fraude de 255,873,177 millones de pesos al presupuesto de salud. Contrataron 585 falsos médicos (que no tienen título) para tratar pacientes mexicanos de COVID”.

El legislador albiazul señaló que la Secretaría del Bienestar canalizó recursos públicos al gobierno de la Ciudad de México para contratarle a la dictadura cubana “médicos” que no están titulados.

“Un fraude de $255,873,177.04 millones de pesos a la salud de los mexicanos que en plena pandemia fueron tratados por estos falsos médicos”, posteó en su red social.

Insistió en que se fraguó un fraude al presupuesto de salud y detalló que el 21 de abril del 2020, en plena crisis de la pandemia, el INSABI a través de un “convenio de colaboración”, transfirió $135,875,081.52 millones de pesos al gobierno de Claudia Sheinbaum para “ayudarle” en la crisis de COVID.

Asimismo, señaló que el 24 de abril de 2020, sólo tres días después, el gobierno de Sheinbaum firmó con la dictadura cubana dos “convenios bianuales”, uno por $135,875,081.52 y el segundo por $103,638,266.40.

Añadió que ambos tienen por objeto la contratación de “médicos cubanos” para ayudar en los hospitales públicos mexicanos. Rementería del Puerto afirmó que en ambos convenios bianuales el Ministerio de Salud de Cuba se compromete a garantizar que el personal enviado a México tiene total capacidad y experiencia.

“Según ellos, dicen contar con la documentación que acredita como profesionales al personal que envía a nuestro país”.

En la conferencia de prensa del día 16 de diciembre de 2020, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México aseguró que 500 “médicos” cubanos estaban ya en funciones en las instituciones públicas (Gobierno de la Ciudad, SEDENA, SEMAR, IMSS, ISSSTE).

“Atendiendo esto mediante transparencia pedimos al IMSS que nos proporcionara los siguientes datos de los ´médicos´ cubanos: salarios, copias de sus títulos profesionales, acreditación de su profesión en México, criterios de compatibilidad, unidades médicas a las que fueron enviados”.

Rementería del Puerto dijo que “el IMSS nos contestó que no tienen competencia para entregarnos dicha información”.

Esto quiere decir que el IMSS aceptó como “médicos” a personas extranjeras sin corroborar que estuvieran titulados y los puso a atender pacientes de COVID en plena pandemia, consideró el líder de los senadores panistas.

“La misma solicitud le hicimos al ISSSTE y la respuesta fue que “buscaron de manera exhaustiva la información, pero NO la encontraron”.

Es decir, “pusieron a personas extranjeras sin profesión para atender pacientes COVID, sin corroborar que estuvieran titulados”.

Julen Rementería aseguró que “como no podíamos creer que este gobierno fuera capaz de poner la salud de los mexicanos en manos de falsos médicos, le pedimos la información a la secretaria de Salud y nos contestó lo mismo: “ni siquiera la Secretaría de Salud federal sabe si estas personas son médicos titulados”.

El senador veracruzano dijo que también se consultó al Instituto Nacional de Migración que encabeza la Segob y nos respondieron que NO es competencia de ellos.

“Es decir, la autoridad encargada de controlar el flujo migratorio a México dejó entrar a 585 personas sin saber quiénes son, ni a qué vienen”, insistió.

Informó que le preguntaron a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico y contestaron que ellos tampoco tienen información alguna.

“También le preguntamos a quien los contrató y les pagó, que es el gobierno de la Ciudad de México y este nos respondió que no cuenta con la documentación que acredite a esas 585 personas como médicos, porque esa no es responsabilidad de ellos, sino del Ministerio de Salud de Cuba”.

¿Cuántos mexicanos habrán fallecido a manos de estos falsos médicos?, se preguntó Rementería del Puerto.

“Mientras un médico mexicano titulado en nuestro país gana en el IMSS $17 mil mensuales y los tienen sin herramientas para trabajar”, fustigó.

El senador panista dijo que a donde realmente se fue ese dinero es a la dictadura cubana, “ya que la transferencia se hizo a las cuentas oficiales del régimen cubano y no a los supuestos médicos. Así lo constata el contrato entre la CDMX y el régimen cubano. Y cobraron hasta en euros”, concluyó.