Emilio Goicoechea Luna es un activista que ha participado en el PAN a través de los años gracias a su convicción por los principios humanistas del Partido. Nació en Mazatlán, Sinaloa, el 22 de octubre de 1948. Don Emilio cuenta con 55 años de militancia en Acción Nacional, después de afiliarse a los 18 años. “Yo me inscribí en el PAN y tengo la célula y la credencial, al cumplir los 18 años, aunque tuve una vida anterior ayudando al PAN, pero mi inscripción realmente fue cuando cumplí 18 años”, explicó en entrevista para La Nación.

Don Emilio Goicoechea ha vivido una larga carrera dentro del Partido, por lo cual ha desempeñado varios cargos partidistas y públicos: miembro del Comité Nacional; Consejero Nacional; senador por Sinaloa; diputado federal; mariscal regional del noroeste de la campaña de Vicente Fox; Subsecretario de Turismo; integrante de la Secretaría de Presidencia; Embajador de México en Canadá y candidato a gobernador de Sinaloa en dos ocasiones.

El empresario sinaloense mencionó que los motivos para ingresar al Partido fueron dos: su abuelo, don José L. Luna, quien fue fundador del PAN en Mazatlán y parte de la primera mesa directiva, y el combate a la corrupción que había en Mazatlán en esos tiempos.

“Con todas las injusticias, a muy corta edad ya me había convertido en presidente de la Cámara de Comercio aquí en Mazatlán, defendiendo los intereses de los comerciantes, abarroteros de Mazatlán que tenían la misma situación que yo, y esa posición me permitió exponerme públicamente”.

Agregó que el PAN lo acogió desde el principio, ya que el objetivo siempre fue desterrar la corrupción administrativa que existía. Relató que desde la Cámara de Comercio, junto con el PAN, pedían la renuncia de los funcionarios de gobierno que encabezaban las oficinas federales de Hacienda, Aduanas, Trabajo, Industria y Comercio, puesto que obligaban a las personas y empresarios a pagar dádivas.

Goicoechea Luna fue un gran contribuyente al Partido, no sólo en el tema activista sino también económico, ya que realizó aportaciones, junto con más empresarios, para trabajar mejor; “comenzamos a rentar oficinas, a pintarlas, a tener un poquito más de infraestructura, a tener la primera secretaria pagada, que nos pudiera permitir tener una estructura y comenzar a hacer las juntas semanales o quincenales, entonces esta fue la forma como comenzó a evolucionar el PAN en Mazatlán. La lucha fue muy difícil debido a que en esa época a los enemigos políticos les mandaban auditorias y cerraban sus negocios, violando todas las leyes”.

Don Emilio contó a este medio que junto con un grupo de empresarios de provincia hicieron campaña en los sesenta para cambiar al dirigente de la CONCANACO, lo cual lograron y el empresario mazatleco fungió como vicepresidente. En 1982 llegó a ser presidente de la Confederación.

“Fui presidente de la CONCANACO y ahí tuve la gran oportunidad de estar en contacto con el empresariado de México, con los agricultores y con la industria del estado y los comerciantes, ahí conocí a Manuel Clouthier. Entendimos que México ya no podía ser un país de un solo partido, se tenía que fortalecer a la oposición y yo había escogido a Acción Nacional antes, pero Maquío tomó la decisión ahí”.

El panista mazatleco está convencido de que el PAN es el mejor partido de México. “Creo en las instituciones y he estudiado al Partido, así como a otros partidos y creo que el PAN es el mejor partido de México”. Comentó que Acción Nacional no puede garantizar al pueblo de México que no habrá bandidos o gente que haga mal uso de los recursos públicos, pero está obligado a garantizar que se castiguen tales actos.

Emilio Goicoechea llamó a la juventud a hacer un México mejor cada día. “La satisfacción más grande de un individuo es ayudar a los demás, al prójimo, al que lo necesita, esa satisfacción es gigantesca, engrandece el alma y te permite vivir con muchísima paz interna”. También hizo hincapié en que la vida pública es para servir a los demás y no servirse de ello: “Gómez Morin lo dijo muy claro: el servicio público da una cierta medianía del nivel de vida, no podemos tolerar a ningún funcionario que venga a pensar que va a llegar para poder robar y dejar de trabajar, hacer una fortuna”.

Para finalizar, don Emilio agregó: “todavía existimos muchos que, aunque chapeados a la antigüita, queremos a Acción Nacional, respetamos muchísimo a nuestros fundadores, los documentos que formaron al Partido Acción Nacional, sabemos que tenemos el mejor partido de México y que lo que requerimos ahora es volver otra vez a dar doctrina, a preparar a la gente para servir, necesitamos gente limpia y honesta que dignifique a Acción Nacional y a todos nosotros. Yo estaría dispuesto a dar todo el tiempo del mundo para luchar por capacitar, por mejorar las condiciones de Acción Nacional”, concluyó.