No atiende a fondo problemas de la paraestatal
Publicada el Mie, Ago 21, 2019

Por Andrés Castro Cid.

Para el Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional en la Cámara de Diputados, el Plan de Negocios de PEMEX es vago, planeado a la ligera y no entra a fondo en los grandes problemas que tiene Petróleos Mexicanos, aseguró el diputado federal albiazul, Hernán Salinas Wolberg.

Adelantó que el Plan de Negocios presentado por la actual administración difícilmente funcionará debido a los graves problemas estructurales en el manejo de las finanzas de la petrolera. Uno de ellos, dijo, es la deuda de más de 100 mil millones de dólares, “en ninguna parte del plan se establece un esquema claro sobre cómo se va a restructurar o se va a reducir esa deuda, solamente contempla no contraer pasivos, lo que es insuficiente. Lo que debería hacerse es un planteamiento sobre cómo se va a reducir esta deuda en el corto, mediano y largo plazo”.

El diputado por Nuevo León mencionó que en el Plan de Negocios se sugiere una importante inyección de recursos por 269 mil millones de pesos, como capital adicional, pero entre lo que se deja de cobrar de impuestos y lo que se le otorga del presupuesto adicional, se trata de una aspirina respecto al principal problema que tiene esta empresa productiva del Estado.

“PEMEX tiene una deuda de más de 100 mil millones de dólares, entonces lo que se le va a inyectar son 13 mil 500 millones de dólares en moneda americana; sin embargo, estos recursos no atienden ni resuelven la problemática de esta empresa”, criticó.

Salinas Wolberg señaló que para el Presupuesto de la Federación los 269 mil millones de pesos sí es una cantidad importante, debido a que genera un boquete fuerte en las finanzas del Gobierno federal y repercute en otras áreas del gobierno, es decir, se jala la cobija de un lado para descobijar a otras porque el propio Presidente ha señalado que no tiene interés en incrementar impuestos y ello significa que no habrá mayor recaudación en los siguientes años.

En entrevista para La Nación, el legislador blanquiazul planteó que, aunado a lo anterior, existen otros riesgos importantes que, desde la óptica de Acción Nacional, son importantes, como son los números halagüeños en lo referente al precio del barril a mediano y largo plazo, y estos pronósticos suponen que PEMEX va a recuperar la inversión de esta inyección de capital, los 269 mil millones. Sin embargo, esto no podrá realizarse si el precio del barril se colapsa o no cumple con la expectativa que ellos mismos están usando en su proyección financiera.

El integrante de la Comisión de Economía, Comercio y Competitividad y secretario de la Comisión de Energía, informó que dicho plan no ha sido bien recibido por los mercados ni por las calificadoras internacionales, debido a que no toma en cuenta riesgos reales tanto nacionales como internacionales.

Por ejemplo, dijo, una de las situaciones más delicada es que subvalúan el tema de los insumos que PEMEX utiliza en sus procesos, planeando como si los estuvieran comprando a pesos, cuando realmente muchos de los insumos de la petrolera son en dólares y esto es un riesgo que el plan no avizora.

Cuestionado sobre la negativa del gobierno morenista a abrir inversiones a la iniciativa privada, el político neoleonés consideró que con esta decisión se está cancelando la Reforma Energética, a través de los instrumentos administrativos que tienen a su alcance, lo que es preocupante porque como país no se tienen los recursos económicos para abastecer la demanda que nuestro país va a tener en la extracción de crudo y en la refinación, así como en producción de energía.

“Explorar cuesta y cuesta mucho, además de que no todas las exploraciones son exitosas y en los esquemas que venían trabajando, producto de la reforma energética, el riesgo lo llevaba el privado; hoy, si PEMEX invierte 80 millones de dólares en aguas someras o en tierras para explorar y no hay petróleo lo va a perder Petróleos Mexicanos y todo esto irá con cargo a los contribuyentes”, enfatizó.

Al abordar el proyecto para construir la refinería en Dos Bocas, Salinas Wolberg admitió que preocupa mucho el estudio de impacto ambiental de este proyecto, porque el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) estaba usando datos que no eran fidedignos, “ahí sí vale la frase del Presidente, el MIA de Dos Bocas usaba otros datos distintos a la realidad, usan datos que buscaban acomodarse al interés del Ejecutivo”.

Frente a este panorama de desastre, tanto en medio ambiente como en materia financiera, el legislador federal informó que desde el GPPAN lo que se está haciendo es sociabilizar esta opinión, “nos estamos sumando a este rechazo que han hecho los especialistas, organismos intermedios y dejar muy claro que este Plan de Negocios no le sirve a PEMEX y lo que es peor, no le sirve al país”.

Finalmente, en el tema de extracción, insistió en que lo mejor para PEMEX es continuar con los esquemas de asociación con el capital privado, continuar con los proyectos, con las rondas petroleras y revisar el calendario que se había fijado para los resultados, esos serían los temas muy puntuales tanto en investigación como en exploración y extracción.

Comentarios

comentarios