Mujeres claman justicia por feminicidios
Publicada el Mie, Dic 11, 2019

Por Laura Vega.

“El violador eres tú” se convirtió en las últimas semanas en un himno para las mujeres de diferentes países de América Latina, continente que registra al menos 3 mil 529 mujeres asesinadas en 2018, de acuerdo con el último reporte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Sin embargo, esta cifra pudiera ser superior debido a que en algunos países el feminicidio solamente es registrado cuando lo comete la pareja o ex pareja.

Tan sólo en México suman 3 mil 200 mujeres asesinadas de 2015 a la fecha, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Mientras que la ONU estima que nueve mujeres son asesinadas cada día en nuestro país.

Las naciones que tienen las tasas más altas de asesinatos de mujeres son El Salvador, Honduras, Guatemala, República Dominicana y Bolivia.

De ahí que la canción y performance “Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía, el violador eres tú” se haya hecho viral en tan sólo unas horas, alcanzando millones de menciones en twitter, así como videos compartidos en Facebook.

Este himno fue creado por un grupo de cuatro mujeres de 31 años, denominado “Lastesis”, quienes pretenden usar las tesis teóricas feministas y llevarlas a puestas en escena.

Asimismo, una de las estrofas se confronta con un extracto del himno de los carabineros de Chile que reza: “Duerme tranquila, niña inocente”, y el cual ha sido adaptado en otros países de acuerdo con el lenguaje y modismos que se emplean para referirse a la policía de cada nación, como es el caso de México que le dicen “la tira”.

Este movimiento surgió luego del enojo que ha provocado la impunidad a nivel continental por el asesinato de mujeres, el acoso y violencia que sufren a diario, así como los grados de machismo que hay en la sociedad latinoamericana. En el caso de Chile, en donde surgió la revolución feminista, hubo una clara manifestación después de ver que, en los mismos puestos laborales, las mujeres percibían un menor salario que los hombres, eran acosadas y los asesinatos iban en aumento y nadie hacía nada.

Las protestas también provienen de los movimientos Ni una menos, surgido tras la muerte de la poetisa Susana Chávez que reclamó por los feminicidios de Ciudad Juárez y posteriormente fue replicado en Argentina, y Me Too que se creó mediante un hashtag en redes sociales para denunciar acoso y violación en todo tipo de ámbitos, desde el político, literario, artístico, musical y académico, luego de las denuncias contra el productor de cine Harvey Weinstein.

Es así como esta protesta de reclamo al Estado, el gobierno, los curas, la policía se ha convertido en un himno para cientos de mujeres, niñas y adolescentes que día con día se enfrentan al acoso en la calle, el transporte público, en las escuelas, los trabajos y su propio hogar, no sólo en México sino en toda América Latina.

Comentarios

comentarios