México-Trump, el camino es la diplomacia
Publicada el Vie, Nov 18, 2016

foto-gema-santamaria

Por Alejandro Ledesma Solórzano.

Con un impacto negativo en la economía y un clima político de incertidumbre, México recibió la noticia de que Donald Trump será el próximo presidente de Estados Unidos.

Frente a la amenaza que representan sus propuestas de gobierno para las relaciones bilaterales de ambas naciones, la Directora de la Licenciatura en Relaciones Internacionales del ITAM, Gema Karina Santamaría Balmaceda, consideró que ahora, más que nunca, México debe fortalecer sus herramientas en materia de diplomacia descentralizada (frente a estados, localidades y actores no estatales) para contrarrestar toda medida que pueda afectar los intereses económicos, comerciales y de seguridad del país.

En entrevista para La Nación, la internacionalista señaló que con una mayoría republicana en ambas cámaras y con algunos senadores y diputados republicanos que siguen siendo críticos del próximo mandatario estadunidense, México debería acercarse al Congreso y abrir espacios de diálogo con actores que van a tener un fuerte impacto en los próximos cuatro años.

“México es un país con una tradición diplomática importante en Estados Unidos, que no se queda nada más a nivel del Ejecutivo. La llamada diplomacia consular, en particular, trata de echar mano de la red enorme de consulados que tenemos con el país vecino, en aras de acercarnos más a las comunidades y a los tomadores de decisión a nivel local”.

La también doctora en Sociología e Historia apuntó que además de dialogar con actores políticos y tomadores de decisión a nivel local, estatal y federal, México debe echar mano de las empresas y grupos que entienden que la relación bilateral es fundamental para la seguridad y prosperidad de ambos países.

“La relación bilateral México-Estados Unidos es ciertamente asimétrica, pero es también caracterizada por altos niveles de codependencia que serían lastimados por una agenda que privilegie el proteccionismo y el unilateralismo”, refirió.

Profunda crisis social y económica

Respecto a los más de 60 millones de votos que recibió el magnate estadunidense y que le dieron el pase directo a la Casa Blanca, Santamaría Balmaceda indicó que su triunfo denota años de descontento social, mismos que fueron capitalizados a partir de un discurso populista que dividió al país entre ciudadanos buenos y malos, todo bajo la promesa de un regreso a un pasado mítico -nunca existente-, a un Estados Unidos blanco y homogéneo.

“El triunfo de Trump es el síntoma de una profunda crisis social y económica en Estados Unidos, a la luz de una desconfianza cada vez mayor frente a las élites políticas tradicionales. Además, es síntoma de un sistema bipartidista que ha sido incapaz de escuchar las necesidades del electorado y que hoy se encuentra en un momento de crisis”, remarcó.

Tras el rechazo o la aceptación del empresario como presidente, hay quienes consideran que su llegada a la Casa Blanca marcará una nueva era para el mundo. Sin embargo, la especialista explicó que dicho triunfo es sintomático de una tendencia que se viene dando en Europa desde hace algunos años con el resurgimiento del populismo de derecha, que también se ha manifestado en Latinoamérica, aunque más el de izquierda.

La académica consideró imprescindible conocer la agenda y las posturas de Trump como presidente en turno, fuera de los reflectores de la elección y de los mítines que le hacían vociferar promesas sin fundamento alguno.

Agregó que el temor lleva a la parálisis. Por ello, dijo, México debe entender cuáles son los mecanismos institucionales que pueden servir de contrapeso a las políticas de Trump y observar muy de cerca su comportamiento como mandatario y no como candidato.

“Debemos aprovechar la masa crítica que al interior de Estados Unidos está consciente de que para construir sociedades más prósperas y seguras, de ambos lados de la frontera, se requieren más puentes y no más muros”.

Giro a la estrategia diplomática

En conferencia de prensa, la senadora Gabriela Cuevas Barrón, Presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, hizo un llamado a implementar una estrategia de Estado en materia diplomática, económica y migratoria, que involucre a todos los actores y apueste por las fortalezas del país y sus ciudadanos.

“Sin fatalismos ni nervios infundados, es necesario que México cuente con un plan, que estemos preparados para cualquier situación”, afirmó el pasado 9 de noviembre.

En el frente diplomático, Cuevas Barrón dijo que es necesario que México implemente una política exterior de Estado, que no dependa únicamente de lo que dicte el gobierno de la República, sino que involucre a todos los actores.

“Una estrategia de diplomacia pública que involucre al Congreso, a la Corte, a los estados, municipios, congresos locales, pero también a los mexicanos que están en la cultura, en Wall Street, en las grandes empresas, la ciencia; ahí, es donde están millones de mexicanos que todos los días tienen historias de éxito”, afirmó.

Comentarios

comentarios