México debe ser enérgico contra discurso de odio
Publicada el Mie, Ago 21, 2019

Laura Vega

 

A pesar de que se han registrado alrededor de 250 ataques múltiples en Estados Unidos por diversas causas durante 2019, realizados por un tirador solitario o varios, la realidad es que el ocurrido el pasado 3 de agosto en El Paso, Texas, tenía un objetivo claro: los mexicanos.

El tirador de esa tarde en Walmart, Patrick Crusius, confesó que iba por mexicanos en un manifiesto de seis páginas que subió a sus redes sociales, en donde aseguraba que la acción se debía a la invasión hispana.

“Estoy defendiendo mi país del reemplazo étnico y cultural provocado por esta invasión. Los indios nativos no tomaron con seriedad la invasión y hoy son la sombra de lo que fueron”, reza el manifiesto.

De acuerdo con Bruce Hoffman, profesor y especialista en terrorismo de la Universidad de Georgetown, el terrorismo político, criminal o étnico tiene algunas diferencias con el religioso.

Hasta la fecha en Estados Unidos habíamos visto en su mayoría ataques en nombre de Dios, en donde matar se convierte en un acto sagrado y donde los enemigos son maldecidos.

A principios de mes, vimos en Estados Unidos por primera vez un ataque claro contra “mexicanos”, lo que lo convierte en terrorismo étnico, que según Hoffman su descripción sería: los enemigos son degradados, matar es un mal necesario y se trata de influir en una mayor audiencia, entre algunas características.

Este actuar ha sido provocado por los mensajes de odio, tanto de Donald Trump como de Andrés Manuel López Obrador. Ninguno, con sus discursos, ha contribuido a mejorar la relación.

La Secretaria de Asuntos Internacionales del CEN del PAN, Mariana Gómez del Campo, ha señalado que el racismo supremacista ha sido alimentado por Donald Trump desde que inició su campaña y durante toda su administración, lo cual pareciera el combustible que mantiene su voto duro. Sumando a ello, ha recordado que la polarización social es un rasgo característico del populismo de su gobierno.

El presidente estadunidense también ha tenido una obsesión por construir un muro que impida el paso de mexicanos, que asegura le quitan empleo a los estadunidenses.

Pero lo cierto es que en Estados Unidos viven casi 57 millones de latinos de forma regular, de los cuales más del 63 por ciento son de origen mexicano y en su mayoría se dedican al emprendimiento de negocios que se traduce en generación de empleo y riqueza. Según un estudio del Centro Selig de la Universidad de Georgia, la comunidad mexicano-estadunidense tiene un poder adquisitivo de 881 mil millones de dólares, que representa el 57 por ciento del poder adquisitivo total de los latinos, como lo ha explicado Gómez del Campo.

Antes del atentado también se habían intensificado las redadas de migrantes, que parece más parte de la campaña electoral de Trump rumbo a su reelección.

Pese a la gravedad de las circunstancias y al mensaje xenofóbico reiterado que ha conducido a jóvenes como Crusius a tomar un arma y disparar a latinos, el gobierno mexicano se ha visto débil y lento en su postura ante Estados Unidos.

El Dirigente del PAN, Marko Cortés, hizo un llamado para que se maticen los discursos de odio y el gobierno asuma una posición más digna frente a Estados Unidos, al exigir que frene la xenofobia y la confrontación.

“Quienes dirigen una nación están obligados a unir a sus integrantes, no a confrontarlos por razones electorales. Nosotros hacemos un llamado a que se maticen sus discursos, sus posicionamientos para que se cohesione la sociedad mexicana y la sociedad norteamericana, y además pedimos que se sancione a los responsables”, puntualizó.

Otro análisis que vale la pena exponer es el tema de la facilidad de la compra de armamento en Estados Unidos, ya que a pesar de que la madre de Crusius había advertido a la policía que su hijo poseía un arma AK-47, las autoridades hicieron caso omiso.

Aunque hay una gran diversidad de normas en los estados americanos para obtener un arma de fuego, a nivel federal es muy sencillo, sólo basta cumplir la mayoría de edad, que no tenga prohibición de tenencia de armas, no haya falsificado ningún documento, llene un formulario y le tomen las huellas digitales.

Por ello, en este tema Acción Nacional reconoce que, aunque es parte de la política interna estadunidense, México debe utilizar su red diplomático-consular para buscar aliados y presionar a la administración para endurecer las reglas de quienes soliciten una licencia para portar armas.

Comentarios

comentarios