Meméxico lindo y…
Publicada el Mie, Oct 28, 2020

Por Sergio Rodríguez Colín.

Están muy molestos, muy enojados, cuando deberían de estar pidiendo disculpas y apenados de todo esto. Siguen queriendo que se regrese al régimen de corrupción, injusticias y privilegios, señaló en su homilía del martes 13 de octubre el “Mesías Tropical” al defender el “buen trabajo” del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell Ramírez, para contener los contagios y muertes provocadas por el COVID-19. Sin embargo, la realidad es otra, pues su ineficiente trabajo lo llevó a ser “maltratado” por los senadores durante su comparecencia un día antes, quienes le reclamaron las más de 84 mil muertes y los más de 800 mil casos de coronavirus. Al ahora conocido como “pequeño virrey del país de las camas vacías y de los muertos en casa”, tal y como lo llamo la senadora Lilly Téllez, no le quedó de otra que correr con su protector y cubrirse con su manto divino mientras esbozaba una risita nerviosa. ¿Estaría pensando en las fotos con la becaria?

Pasando a otro tema, no cabe duda que en los tiempos de la 4T todo puede pasar, desde hermanos incómodos que reciben “aportaciones” hasta robos que no son robos. Usted dirá amigo lector cómo es esto, déjeme le explico, pues resulta que en la madrugada del domingo 4 de octubre fueron robados 37 mil 956 medicamentos oncológicos para niños con cáncer, pero a pesar de que el vigilante de la bodega de donde fueron sustraídos denunció el robo al día siguiente, el titular de Cofepris explicó que tardaron cinco días en emitir la alerta porque se estaba integrando el expediente en la Fiscalía General de la República. Algo muy sospechoso hay detrás de todo esto, no lo cree, mientras, los padres de estos niños ya levantaron una denuncia en contra de las autoridades de salud por este caso “sospechosista”.

Y ya para terminar cabe recordar que hace más de dos meses Emilio Lozoya denunció ante la FGR a 16 personajes de la vida pública en el país, a quienes acuso de corrupción y otros delitos. Sin embargo, en todo este tiempo el ahora “consentido” del gobierno de López Obrador no ha presentado prueba alguna que sustente dicha acusación, ni una sola. Este mutismo, por parte del Lozoya y del Gobierno federal, nos lleva a reiterar la pregunta: el Caso Lozoya es el ¿juicio del siglo o la farsa del siglo?… al tiempo.

Comentarios

comentarios