Meméxico lindo y…
Publicada el Vie, Ago 28, 2020

Por Sergio Rodríguez Colín.

“La 4T está llena de contradicciones” se escucha decir en un audio que circula en redes sociales al secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Víctor Manuel Toledo, cuando se refiere a las luchas por el poder que se desarrollan al interior del gabinete del presidente López Obrador, así como por el incumplimiento de las promesas de campaña del tabasqueño en materia ambiental. Burlarnos ahora de esta realidad no es prudente ni ético porque lo que está en riesgo es el futuro de millones de mexicanos, el futuro de México, lo alentador es que cada vez más gente, hasta dentro del mismo gobierno, se da cuenta de que la demagogia lópezobradorista no es sólo una idea de los “fifís y conservadores”, es una lastimosa verdad que está sumiendo al país en el oscurantismo en todos los sectores, ya sea la economía, la salud o la educación.

Y siguiendo con las frases célebres de los integrantes de esta “flamante” administración federal, no hay que olvidar la pronunciada el día 11 de agosto por el mismísimo “mesías tropical”: “nuestro tribunal es nuestra conciencia”. Lo anterior fue la respuesta a los señalamientos hechos por políticos y científicos en contra de él y Hugo López-Gatell de ser los responsables de los más de 50 mil muertos que ha cobrado el coronavirus y que tienen a México situado entre los tres países con más defunciones por COVID-19. Ante esta mala estrategia para contener la pandemia y el lavado de manos de ambos funcionarios públicos, aquí cabe preguntar: ¿esa misma frase la deberían aplicar aquellos ciudadanos que día con día defienden en el transporte público sus pertenencias de los ladrones o aquellos que son víctimas de la delincuencia, y que en los últimos días han tomado justicia por propia mano ante la ineficacia de las autoridades? Para botón de muestra está la ahora “famosa” combi del Estado de México donde ciudadanos golpean hasta cansarse a un ladrón y que las redes sociales los transformaron en héroes o villanos. A esos ciudadanos también les aplica la frase, es pregunta no afirmación.

Y ya para finalizar vale la pena destacar que el gobierno morenista ha superado con creces a su mentor priista, pues bien que le aprendió las mañas más setenteras como aquella que dice que al pueblo “pan y circo”, sólo que ahora López Obrador lo vende como “pan y juicio”, todo esto por la supuesta investigación en contra de Emilio Lozoya, quien de ser acusado pasó a ser un testigo “súper” protegido del gobierno, pues de estar en la cárcel en España pasó a estar en un hospital de lujo y luego a la comodidad de su casa, en donde dice los trascendidos de la prensa escrita, celebró una reunión para festejar su exitosa negociación con López Obrador. Para el tabasqueño todo vale con tal de distraer al “pueblo bueno y sabio” de los verdaderos problemas que ha provocado su administración. ¿Y la cárcel para Emilio apá?

Comentarios

comentarios