Los vulnerables de América Latina
Publicada el Mie, Oct 15, 2014

bandera-Argentina-banderaPor: Carlos J. Guízar

Después de la crisis mundial de 2009, las economías de América Latina tuvieron crecimientos considerables, lo que les ayudó a que los niveles de desempleo bajaran. De hecho, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en una década, la tasa de desempleo descendió en la región, puesto que en 2002, ésta fue de 11.2 por ciento, mientras que para 2012 bajó a 6.4 por ciento, lo que ayudó a que disminuyera la pobreza en la zona.

Debido al crecimiento económico, políticas redistributivas y al aumento en el número de empleos, la pobreza se ha reducido considerablemente en la región. Recientemente, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reveló que de 2000 a 2012, la población que vivía en pobreza – quienes ganan individualmente menos de 4 dólares diarios- bajó de 189.9 millones a 133.7 millones de personas, lo que representó una disminución relativa de 16.4 por ciento, al pasar de 41.7 por ciento a 25.3 por ciento de un agregado de 18 países que representan el 90 por ciento de los habitantes de América Latina y el Caribe.

Gracias a que la proporción de personas viviendo en pobreza se redujo, también se dieron incrementos en otros sectores poblacionales porque aumentó el número de personas que integran la clase media – ingreso per cápita diario que oscila entre los 10 y los 50 dólares- al pasar de 99.6 millones a 181.2 millones de personas entre 2000 y 2012, teniendo así una variación del 12.4 por ciento, al cambiar del 21.9 por ciento al 34.3 por ciento del total de la población analizada.

Hasta aquí, todo parece que mejora en nuestra región, sin embargo, hay que ser cautelosos con estas cifras porque no hay que olvidar a quienes apenas salieron de la pobreza y se encuentran en situación vulnerable, ya que dentro de los cambios que se dieron podemos ver que la población viviendo en vulnerabilidad pasó de 156.5 millones a 199.7 millones de personas, teniendo así, un incremento de 43 millones de habitantes, que equivale al 3.4 por ciento de la población latinoamericana.

Resulta preocupante que ante la inestabilidad económica que generan en la región países como Argentina o Venezuela, el estancamiento brasileño, así como la posibilidad de cualquier otro cambio brusco en la economía mundial, actualmente están en situación de vulnerabilidad casi 200 millones de personas en nuestro continente, quienes podrían regresar a la pobreza.

Así pues, hay que tomar en cuenta que las mejoras en los cambios poblacionales se dieron en la región gracias a dos factores: primero, al efecto generado por el crecimiento, en un 61.7 por ciento, y, en segundo lugar, al efecto redistributivo, en 38.3 por ciento. Estas cifras nos muestran que el riesgo de la población en vulnerabilidad puede ser mayor, puesto que dependen en gran medida de las variaciones económicas y no cuentan con una red social que les permita mantener su calidad de vida y desarrollo en caso de inestabilidad.

De 2000 a 2012, en el caso de México, vemos que la pobreza se redujo principalmente gracias a políticas redistributivas, en un 88.4 por ciento, mientras que en países como Brasil sólo en un 36.9 por ciento. Lo que nos deja ver que es gracias a una red social de políticas públicas integrales para redistribuir la riqueza, por lo que la población mexicana tiene más garantías de soportar inestabilidad económica, porque están protegidos socialmente por el Estado y no dependen de las variaciones económicas para garantizar sus oportunidades de desarrollo, mientras que, por el contrario, Brasil ha basado la reducción de la pobreza en sus tasas de crecimiento, por lo que tienen mayor riesgo sus habitantes.

De este modo, es que en América Latina no podemos confiar en que solamente el crecimiento económico sea la base para sacar a más personas de la pobreza, sino que también debemos trabajar en establecer una red social sólida, que vele por el desarrollo humano integral y sustentable, para garantizar que quienes están en situación de vulnerabilidad se encuentren seguros y con oportunidades suficientes para salir adelante.

Twitter: @carlosjguizar

Comentarios

comentarios