Los riesgos futuros por la herencia de deuda de Peña Nieto
Publicada el Lun, Ago 27, 2018

Por Salomón Guzmán.

Con Peña Nieto -de 2012 a 2018- la deuda neta total adquirida incrementó 77 por ciento, lo cual equivale a 4.5 billones de pesos y se compone de 2.18 billones de deuda interna y 2.35 billones de pesos de deuda externa. Esta deuda total es 1.64 veces la adquirida durante el sexenio de Felipe Calderón.

La deuda externa adquirida durante los años de Peña Nieto es casi cuatro veces mayor a la contratada por Felipe Calderón. Para 2018, el incremento porcentual acumulado de la deuda interna y externa del gobierno actual fue del 50 y 154 por ciento. Además, la deuda externa de los organismos y empresas públicas presenta un incremento significativo del 200 por ciento, lo que equivale a un incremento de poco más de 1.2 billones de pesos.

También se observa que la deuda presupuestaria se incrementó en un 88 por ciento, lo que equivale a 4.4 billones de pesos. Al cierre del segundo semestre de este año, por la parte de la deuda interna total, la deuda total del gobierno representa el 92 por ciento a diferencia del 47 por ciento en el año 2001. Por la parte de la deuda externa total, la deuda total del gobierno representa 49 por ciento a diferencia del 64 por ciento en el año 2001.

En la Tabla 2 se muestran los niveles de deuda neta del Sector Público bajo la actual administración de Peña Nieto en proporción del PIB (2012-2018). Ésta incrementó 8 puntos porcentuales respecto al PIB, 1 de interna y 7.1 de externa, aproximadamente. La deuda externa creció cerca de tres veces más rápido que la interna. Cada año, la deuda neta total creció 756 mil millones de pesos.

Si el gobierno y las empresas públicas lograron captar mayores montos de dinero en el exterior, ¿en qué se basaron los mercados de capitales en consentir tales hechos? Es probable que se deba al incremento de la recaudación a partir de la reforma fiscal, lo extraño es que el incremento de la recaudación no generó incremento del PIB e inversión, en consecuencia, se corre el riesgo en el futuro de mayores presiones fiscales por la menor recaudación en el futuro y mayor pago de intereses por la deuda.

 

Salomón Guzmán, es Coordinador de Estudios Económicos de la Fundación Rafael Preciado Hernández. A. C.

Comentarios

comentarios