Los desequilibrios de los mercados: una evaluación de los primeros 100 días
Publicada el Jue, Mar 21, 2019

Por Salomón Guzmán.

Es un hecho, López Obrador empezó a gobernar, gracias a Peña Nieto, desde que ganó las elecciones. En consecuencia, poco a poco empezaron a tomarse desiciones que desestabilizaron los mercados y la economía. De acuerdo con el EMBI de JP Morgan[1], al ganar MORENA las elecciones de 2018 el riesgo país se elevó de 181 a 214 puntos.

Así, mientras el riesgo país en Brasil y Turquía converge a la baja, en México se incrementa desde que MORENA ganó las elecciones y, cada vez más, con las diferentes acciones que se llevaron a cabo, como la cancelación del NAIM y la recompra de bonos. En el gráfico 1 se muestran los incrementos constantes en el riesgo país de México, mes a mes, desde inicios de octubre de 2018 (línea roja), pero no sólo eso, también se observa que esta medición es muy superior a los niveles que se registraron en el mismo periodo de 2017 (línea azul). Como se observa en el mismo gráfico, los incrementos en la medición empezaron a ser cada vez más constantes como respuesta a las decisiones que se fueron tomando, sin considerar el riesgo latente negativo que representaba para los mercados internacionales.

[1] https://www.jpmorgan.com/country/MX/es/jpmorgan/investbk/solutions/research/indices/product#em

No cabe duda que estas dos acciones tuvieron efectos permanentes en la evolución del riesgo país en México, así como no cabe duda que las decisiones de López Obrador provocaron desajustes en los mercados financieros internos, principalmente en el bursátil y cambiario.

Por su parte, como consecuencia de lo anterior, se observa de manera clara que cuando el riesgo país se eleva, mes a mes, y comparativamente mayor al año de 2018, el peso se debilitó frente al peso de manera significativa, llegó a estar alrededor de los 21 pesos por dólar.

Por otra parte, no sólo los mercados cambiarios reaccionaron de manera brusca y negativa desde mediados de octubre de 2018, también el mercado bursátil reaccionó a la baja, la mayor caída es al final del mes noviembre y empieza a recuperarse hasta finales de enero de 2019. Se calcula que el valor de capitalización del mercado de valores es cercano al 50 por ciento del PIB mexicano, en consecuencia, es de imaginar la perdida millonaria para este mercado, la caída en más de 7 mil puntos del IPC durante octubre de 2018 a enero de 2019; y no sólo eso, respecto al mismo periodo anterior, de 2017 y 2018, la capitalización del mercado de valores es menor.

Actualmente, a inicios de 2019, el IPC no logra rebasar los 44 mil puntos cuando en el mismo periodo de 2018 el índice alcanzó poco más de 49 mil puntos del IPC. Contradictoriamente, el 26 de octubre de 2018, López Obrador ya mencionaba en un discurso[1]: “los financieros pueden estar tranquilos, los corruptos no”, lo contrario sucedió desde esa fecha.

Por otra parte, de acuerdo con el indicador global de la actividad económica (IGAE) que publica el INEGI, la tasa de la actividad económica mensual interanual durante el primer mes del gobierno de López Obrador es la más baja en comparación con Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto. Desde el mes de octubre de 2018 la actividad económica comenzó a perder dinamismo, en este mes la tasa de crecimiento fue cercana al 3 por ciento, en noviembre disminuyó a 1.84 por ciento y en diciembre fue prácticamente de cero por ciento, aproximadamente.

 

De acuerdo con el enfriamiento de la actividad económica que comenzó con los anuncios de la consulta popular para la cancelación del nuevo aeropuerto, es probable que en los próximos meses la economía mexicana se situé en una fase de estancamiento económico, lo cual anularía la nueva creación de empleos, despidos y mayor informalidad. La caída en la actividad industrial es la más severa en comparación al mismo mes de inicio de cada nueva administración desde la presidencia de Zedillo.

[1] https://www.jornada.com.mx/2018/10/26/politica/002n1pol

 

 

Comentarios

comentarios