Le saldrá muy caro a México
Publicada el Jue, Abr 23, 2020

Por Andrés Castro Cid.

“Causó decepción el plan para reactivar la economía porque deja a las MiPymes como barco a la deriva”, afirmó el Presidente Nacional del PAN, Marko Cortés; “ante la llegada de la pandemia del coronavirus a México, no contamos con el presidente”, escribió el columnista Carlos Loret de Mola en su colaboración habitual en El Universal; “CCE lamenta falta de apoyo de AMLO”, afirmó en un comunicado el Consejo Coordinador Empresarial.

Lo anterior son algunas opiniones de diversos actores y sectores en nuestro país ante el Plan Emergente para el Bienestar y el Empleo en México que presentó el Presidente de México el pasado 5 de abril, con el propósito de enfrentar la crisis económica que traerán consigo las medidas sanitaras para contener los contagios masivos de coronavirus en nuestro país.

Y es que la cerrazón del Gobierno federal para activar la inversión privada, reencausar el gasto público y brindar apoyos emergentes para apoyar a las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPymes) se sustenta en la falacia de que dar apoyos sería caer en el modelo neoliberal donde se rescataba a los más ricos y se endeudaba al país.

La crisis del COVID-19, conforme fueron pasando los días, generó una situación crítica para el Jefe del Estado mexicano, pues las redes sociales y las secciones de opinión en los medios informativos han sido el medio que, en resumidas palabras, le ha dicho a la ciudadanía que el Presidente de México no mira hacia afuera, no quiere saber de lo que pasa en el mundo, no detecta las acciones que hacen los países del primer mundo para enfrentar esta dura crisis económica que empieza a golpear el país, es decir, López Obrador no se mueve de su plan.

El Presidente Nacional del PAN, Marko Cortés, lo ha dejado claro: “perdió la oportunidad de convocarnos a todos a un gran acuerdo nacional, en donde esté el sector productivo, el Legislativo y el Judicial; el presidente López Obrador apuesta al populismo y le saldrá muy caro al país”.

Su discurso contrasta en sí mismo cuando asegura que sus acciones están enfocadas a proteger a los más pobres y, al mismo tiempo, se niega a cancelar sus principales obras, que de entrada carecen de viabilidad, así lo han afirmado diversos especialistas económicos: la refinería en Dos Bocas, el Aeropuerto en Santa Lucía y el Tren Maya carecen de estudios serios.

El mismo dirigente blanquiazul lo sustentó con números: “el costo de los proyectos multimillonarios que tiene el Gobierno federal: el aeropuerto, 79 mil millones de pesos; la refinería de Dos Bocas, 194 mil millones de pesos; el Tren Maya, 139 mil millones de pesos. Las pérdidas de PEMEX han sido de 388 mil millones de pesos y cancelar el aeropuerto, decisión de una persona, costó 150 mil millones de pesos, fuga de capitales por falta de Estado de derecho 111 mil, las pérdidas por la reciente cancelación de una planta cervecera, que ya llevaba dos terceras partes de la inversión, 21 mil millones de pesos”.

Otro rasgo más del populismo del Ejecutivo es que ha insistido una y otra vez con quitar las prerrogativas a los partidos, al argumentar que deben terminarse los abusos y el derroche de dinero, cuando, también desde el PAN, se afirma que en realidad lo que se busca es debilitar a la oposición. “Hoy más que nunca México requiere a una oposición fuerte, actuante; al contrario, ante tantos errores, ante tanta soberbia del Gobierno es necesario fortalecer a la oposición. Lo que se busca es distraer la atención pública de lo verdaderamente importante y claramente es una nueva cortina de humo. México requiere una oposición fuerte para que en el 2021 podamos generar un contrapeso necesario de poder”, aseguró Cortés Mendoza.

El modo de gobernar del Presidente de México, de no escuchar a la oposición en el Legislativo, al sector empresarial, a los gobernadores de los estados o a los diversos grupos ciudadanos que son ignorados en sus manifestaciones a las afueras de Palacio Nacional, se alinea a lo que el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, auguraba el pasado noviembre cuando dijo: “temo muchísimo que el populismo del presidente Andrés Manuel López Obrador conduzca a México a una dictadura”, esto en su asistencia al Museo Memoria y Tolerancia, en la Ciudad de México, para hablar sobre los 30 años de la caída del Muro de Berlín.

El modo de llevar al país de López Obrador también ocasionó otro duro mensaje del ex director de FEMSA, Gilberto Lozano, quien por medio de un video le dijo: “Te veo inepto, te veo incapaz, te veo cínico y te veo traidor”.

El actuar populista y poco serio del Presidente de México ha sido calificado por el ex conductor de noticieros y colaborador de El Universal, Carlos Loret de Mola como el Rey Pequeñito que “ante la incapacidad de anunciar un plan especial de apoyo directo a la agente, para apoyar, ya no lo económico, lo humanitario, puesto que en el tema de salud no hay equipo ni protocolos: Al frente del barco hay un señor que no ve la tormenta, que no tiene el timón y que se habla a sí mismo”.

En este marco, el Presidente Nacional blanquiazul subrayó que ante tantos errores en salud, economía y seguridad, hoy más que nunca es indispensable y urgente fortalecer a la oposición, hay que impedir que la soberbia y la ineficacia del gobierno sigan hundiendo cada día más al país.

Comentarios

comentarios