Las ocurrencias de Trump ante el cambio climático y el Acuerdo de París
Publicada el Vie, Jun 16, 2017

Por Carlos J. Guízar.

Donald Trump ha reiterado que el cambio climático es una farsa “creada por y para los chinos” y que Estados Unidos (EEUU) no puede reducir la competitividad de sus fábricas y producción por algo tan inexistente. Además, considera al Acuerdo de París como algo nocivo para la industria estadunidense, como la del carbón, automotriz o de combustibles fósiles.

Después de ver que Trump ha buscado cumplir sus propuestas ocurrentes de campaña, que tienen como finalidad tener contento a un electorado más nacionalista y radical, no sorprende que haya decidido dejar el Acuerdo de París.

Con su decisión, Trump debilitó a uno de los esfuerzos internacionales para combatir el cambio climático con acciones medioambientalmente responsables. Es un duro golpe para la cooperación y el liderazgo estadunidense que había ganado la nación americana en el combate al cambio climático durante el gobierno del ex presidente Barack Obama, afectando también la confianza con sus aliados, especialmente, en Europa.

¿Qué es el Acuerdo de París?

De los casi 200 países miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en París 2015, lo firmaron 195 y entró en vigor el 4 de noviembre de 2016, siendo un gran avance en el combate al cambio climático.

El Acuerdo de París tiene como finalidad combatir el cambio climático, al establecer mecanismos para que el incremento en la temperatura global sea muy por debajo de los 2ºC con relación a los niveles anteriores a la Revolución Industrial y se mantenga en un máximo de 1.5ºC, a pesar de que la temperatura ha aumentado en 0.9ºC.

Toca puntos esenciales como: 1) mitigación o la reducción de gases de efecto invernadero; 2) un sistema de transparencia y balance global sobre temas climáticos (se hará un balance cada cinco años, a partir de 2023); 3) un proceso de adaptación para que los países le hagan frente a las consecuencias originadas por el cambio climático; 4) que se fortalezca la capacidad para recuperarse de dichas consecuencias, y 5) apoyo financiero para que otras naciones apliquen políticas medioambientalmente responsables y resilientes.

Los países más desarrollados tendrán un rol solidario, pues se espera contar con una meta anual de financiamiento de 100 mil millones dólares anuales de apoyo, a partir de 2020.

¿Por qué se sale Trump y qué consecuencias pueden darse?

Trump sacó a EEUU del Acuerdo de París con la justificación de que él fue “elegido para gobernar Pittsburgh no París”, porque pone en desventaja a la economía y trabajadores estadunidenses. Según él, el Acuerdo no ha sido suficientemente estricto con países como China, por lo que aspira a salirse y tener un nuevo acuerdo que resulte “más justo” y “mejor”, a pesar de que el Acuerdo fue el resultado de negociaciones, compromiso y disposición por todos los países firmantes.

Aunque Trump sacó a EEUU del Acuerdo de París, no es inmediata su salida. Según el Acuerdo, el país que decida salirse, sólo podrá hacerlo tres años después de su entrada en vigor y, después de ello, deberá esperar un año más para que la salida sea efectiva. De este modo, su salida será al tiempo de la elección del próximo Presidente de EEUU.

En vez de parecer una decisión de fondo, resulta más un acto de retórica, con la finalidad de cumplir una más de sus ocurrencias de campaña y satisfacer a los sectores de la economía que lo han apoyado, pero que también son de los más contaminantes.

Con Obama, EEUU tomó un liderazgo genuino en temas de cooperación internacional, más aún, con el cambio climático. Como una antesala a la COP21, Obama implementó un Plan Verde, para ser corresponsables con la lucha global ante el cambio climático y para que EEUU se sumara de manera efectiva, sin simulaciones, a combatir uno de los principales retos de la humanidad, ya que, junto con China, EEUU emite más del 40 por ciento de los contaminantes de carbono que se generan en todo el mundo.

A pesar de que EEUU no pueda dejar el Acuerdo de París inmediatamente, en realidad, lo puede hacer de facto, como su compromiso de reducir para el 2025 las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26 y 28 por ciento, con relación a los niveles existentes en 2005. Además, perderá competitividad a largo plazo y los beneficios económicos que conlleva una transición energética.

Otra consecuencia de la decisión de Trump, es la falta de credibilidad que tiene ante los otros mandatorios, principalmente, sus aliados tradicionales como Alemania o Francia puesto que, si incumplió o decidió salirse con tanta facilidad de un acuerdo de esta naturaleza, lo puede hacer nuevamente, argumentando que lo hacer en favor de sus connacionales.

Además de perder credibilidad, EEUU dejó ir una parte de su liderazgo internacional en el combate al cambio climático, espacio que, sin dudarlo, China está buscando ocupar y, a su vez, aprovechar los beneficios que le traerán la transición energética hacia fuentes limpias y renovables.

Trump ha demostrado su capacidad para sorprender de manera negativa a la humanidad con decisiones irresponsables y cerradas que, por desgracia, tendrán consecuencias lamentables y que serán reversibles en todo el planeta.

Comentarios

comentarios