Las contradicciones comerciales del TLCAN
Publicada el Vie, Jun 16, 2017

Por Salomón Guzmán.

Antes de firmar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la relación ingreso per-cápita entre Estados Unidos y México, medido en dólares de 2010, fue de 5.01 mientras que en 2016 fue de 5.42; bajo este régimen comercial la convergencia entre ingresos es nula. Las amenazas de Donald Trump en imponer impuestos y reordenar el Tratado de Libre Comercio con México son, cada vez más que antes, ciertas (su hegemonía económica ya no es la misma). La estructura porcentual del comercio total de México con Estados Unidos, China y el Resto del Mundo en 2016 fue de 63.4, 9.8 y 26.8 por ciento, aproximadamente, en comparación al 73.5, 3.1 y 23.3 por ciento de 2003.

Si el TLCAN trae beneficios, principalmente en elevar la competitividad de los productos mexicanos, ¿por qué la relación de los flujos comerciales con China incrementó durante los últimos años? ¿La falta de competitividad no monetaria (depreciación del peso) de las exportaciones mexicanas puede explicarse a partir de mayores flujos comerciales con China? El incremento de los flujos comerciales con China complementa y compensa la falta de competitividad no monetaria de las exportaciones mexicanas. Con el propósito de demostrar dicha afirmación se clasificó en la Tabla 1 las 22 secciones que registra el comercio internacional de México en tres tipos de productos: bienes de capital, de consumo e intermedios.

 

Tabla 1. Clasificación por tipo de bien y por tipo de sección comercial

Bienes de Capital
Aparatos mecánicos, calderas, partes; máquinas y material eléctrico
Instrumentos y aparatos de óptica y médicos, aparatos de relojería y sus partes, instrumentos musicales
Material de transporte
Productos no clasificados
Bienes de Consumo
Animales vivos y productos del reino animal
Armas y municiones, sus partes y accesorios
Calzado, sombreros y tocados, paraguas y bastones, artículos de cabello y plumas
Mercancías y productos diversos
Objetos de arte o de colección y antigüedades
Perlas, piedras y metales preciosos
Plástico y sus manufacturas
Productos de industria alimentaria
Productos del reino vegetal
Bienes intermedios
Grasas animales o vegetales
Madera, carbón vegetal y manufacturas de madera
Manufacturas de piedra o análogos, productos cerámicos, vidrio y sus manufacturas
Materiales textiles y sus manufacturas
Metales y manufacturas de estos metales
Pasta de madera o de materias fibrosas, papel, cartón y sus manufacturas, productos de industrias gráficas
Pieles y cueros
Productos de las industrias químicas o de las industrias conexas
Productos minerales

Fuente: Elaboración propia con información de la Secretaria de Economía, INEGI y SIAVI.

 

 

Del año 2003 a 2016 el superávit total en los bienes de capital pasó de 10 a 32 mil millones de dólares, un incremento de 22 mil millones de dólares. Con respecto a Estados Unidos pasó de 42 a 138 mil millones de dólares, es decir, más de tres veces de lo que fue en 2003. Contrariamente, el déficit con relación a China se amplió en cerca de los 46 mil millones de dólares. Es en esta clasificación donde se observa la dinámica entre el superávit con Estados Unidos y el déficit con China, pues ambos se triplicaron durante el mismo periodo. El incremento del superávit con Estados Unidos fue soportado cada vez más por el déficit con China, mientras que la aceleración del crecimiento de las exportaciones mexicanas de bienes de capital hacia el país del norte son complementadas, cada vez más, con las importaciones del país asiático, contrariamente a lo que se pensaba de que los productos mexicanos fueron desplazados por los bienes chinos.

 

Gráfico 1. Balance comercial de México por tipo de bienes y socio comercial (mmdd)

Infografia

En los gráficos B) y C) se registra el saldo comercial de los bienes de consumo e intermedios. Se muestra el superávit comercial total en los bienes de consumo de mil 500 millones de dólares, con Estados Unidos en 12 mil 521 millones de dólares y con China un déficit de poco más de 6 mil millones de dólares. En el caso de los bienes intermedios, se observa una situación contraria a las dos anteriores, el saldo comercial total por este concepto de tipo de bien registra un déficit cercano a los 47.4 mil millones de dólares, respecto a Estados Unidos el déficit creció hasta llegar a los 27 mil millones de dólares. En resumen, el saldo comercial con Estados Unidos es positivo en bienes de capital y de consumo, y negativo con lo intermedios. Con China, el saldo fue negativo tanto en 2003 como en 2016, principalmente en los bienes de capital; con el resto del mundo existe un saldo negativo en los tres tipos de bienes.

En conclusión, las políticas devaluatorias en México exhiben resultados satisfactorios en materia comercial. El creciente déficit de México con China también está relacionado con las mismas políticas devaluatorias, no obstante, el efecto de complementariedad del comercio bilateral entre estas dos economías parecería dominar el flujo de comercio internacional en bienes de capital.