La importancia del Administrador Municipal en el desarrollo institucional
Publicada el Jue, May 24, 2018

Por Raúl Camacho Baños.

La gestión y dirección de los gobiernos locales trasciende por la tarea que éstos tienen de prestar servicios públicos de calidad y cumplir con sus funciones de manera eficiente. En el proceso de gobernar el ámbito local interactúan autoridades electas y funcionarios públicos de la administración, en donde la complejidad de solucionar los problemas sociales es una constante para éstos.

Quienes hemos asumido la función pública como trayectoria profesional debemos entender que los buenos gobiernos son el resultado de aquellas acciones que se acompañan en todo momento de los principios de transparencia y honestidad, pero también de habilidades y experiencia en los asuntos concernientes a la gestión de los asuntos públicos.

El buen funcionamiento de la administración pública requiere de dos factores: la profesionalización de los servidores públicos y la capacidad de respuesta que tienen sus instituciones. La realidad es que en la mayor parte de los municipios los directores de área carecen de preparación académica, ya que solamente el 68 por ciento de éstos cuenta con un título de licenciatura o grado superior, y únicamente el 27 ha tenido experiencia en gobierno, además de que existe un alto nivel de rotación del 95 por ciento entre el cambio de administraciones, lo cual no permite aprovechar la trayectoria de los funcionarios de confianza.

Por su parte, de acuerdo con datos del Índice de Desarrollo Institucional Municipal en 2013, sólo el 24.9 por ciento de los municipios de nuestro país cuenta con un grado alto y muy alto de desarrollo institucional, y resulta preocupante saber que el 30.7 de los ayuntamientos se encuentra en niveles bajos y muy bajos, es decir, que no cuentan con las herramientas y mecanismos necesarios para llevar a cabo todas sus funciones constitucionales.

Ante tales circunstancias se han tenido que instrumentar nuevos modelos de organización y funcionamiento de los gobiernos municipales. Debido a esto, desde el año 2013 la implementación de la figura del Administrador Municipal ha sido uno de los 16 puntos que integran la Agenda Prioritaria de la Conferencia Nacional de Municipios de México (CONAMM), la cual agrupa a gobiernos de las diversas fuerzas políticas de todo el país.

En algunos municipios y delegaciones de México, al igual que en otras partes del mundo como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Chile o Argentina, ha surgido la idea de adoptar esta figura de un funcionario experto en administración pública que posea conocimientos técnicos y una carrera en el medio, el cual asuma la coordinación de las direcciones o departamentos de los gobiernos locales bajo la conducción de los miembros del cabildo.

Integrar a un Administrador Municipal a la organización de la administración pública municipal se convierte en uno de los medios para mejorar la eficiencia de planes, políticas y programas que garanticen la funcionalidad del gobierno local, incentivando a lograr mejoras en los servicios públicos y una mayor calidad de vida para los ciudadanos.

El Administrador Municipal debe ser un profesional que se encargue básicamente de dar seguimiento a las operaciones diarias de la administración, elaborar el anteproyecto del presupuesto de egresos y proponer políticas públicas que coadyuven al desarrollo de la administración.

A pesar de los esfuerzos de diversos gobiernos locales para propiciar la figura del Administrador Municipal en México, los resultados no han sido los esperados, debido a que es necesaria la adaptación de nuestro marco normativo constitucional para que este funcionario público pueda ser designado y dotado de las facultades necesarias para el desempeño de su cargo.

Para el correcto proceso de selección, evaluación y en todo caso de remoción de esta figura se debe contemplar la participación de la sociedad civil organizada, así como de instituciones académicas y de investigación como instancias calificadoras que coadyuven a la función del cabildo en el estudio y análisis de los perfiles de personas que son presentadas como candidatos a ocupar el cargo, en el marco de un modelo de gobernanza local.

Ante este tenor, reconocemos la iniciativa presentada por el senador Ernesto Ruffo Appel que contempla la modificación del Artículo 115 constitucional y agradecemos que se hayan tomado en cuenta las consideraciones de la ANAC sobre el proyecto que abre paso a la creación del “Administrador Municipal”’ (City Manager).

Dicha iniciativa de manera integral sostiene, entre otras cosas, la idea de crear un funcionario que cuente con al menos 10 años de experiencia en materia de administración, operaciones financieras o afines, y cinco en el sector público, no haber sido candidato a puestos de elección popular en los últimos seis años anteriores a su nombramiento y contempla, además, la posibilidad de removerlo de su cargo por no cumplir con los objetivos de su gestión.

Es por ello que desde la ANAC hacemos un llamado a los legisladores federales para que impulsen esta figura y se convierta en una realidad para los ayuntamientos en México, tomando en cuenta que es una pieza clave para estimular el desarrollo de los municipios y discutiendo la importancia de tener autoridades locales que cuenten con todos los medios posibles para conducir el rumbo de las alcaldías, en donde además el ciudadano sea partícipe de la toma de decisiones para mejorar sus condiciones de vida y permita el progreso de sus demarcaciones.

 

Raúl Camacho Baños es Alcalde de Mineral de la Reforma, Hidalgo.

Twitter: @RaulCamachoB

Comentarios

comentarios