La hora de la verdad (legislativa)
Publicada el Jue, Feb 21, 2019

 

Por Salvador I. Reding Vidaña.

México enfrenta varias amenazas legislativas en este mismo año. Con un presidente que se cree (realmente) dueño de la nación y un Congreso de la Unión, con mayoría de su partido, tanto al servicio de sí mismo como del presidente, nuestra Carta Magna puede sufrir importantes adecuaciones tanto a los caprichos presidenciales como en favor de intereses ideológicos torcidos.

Ante semejante paquete de amenazas, que son muchas, la defensa del interés de la República, en sus valores tradicionales, sus logros institucionales y sus procesos democráticos, está en las manos de Acción Nacional, tanto en el trabajo inteligente, auténtico y valiente de sus legisladores como del apoyo de dirigencias y militancia panistas. Y finalmente de su militancia y de la ciudadanía.

Durante la larga vida del Partido, éste ha tenido grandes legisladores, que, con su voz en tribuna y trabajo de gabinete, para preparar iniciativas y defensa del bien común, han cumplido con México. Todo en diversas ocasiones muy concretas. Ahora, el panorama próximo es diferente, ¿por qué? porque la andana de modificaciones caprichosas a la Constitución federal, y sin duda a las locales, es simultánea y contra el calendario. Así se las gastan MORENA, el presidente y sus grupos parlamentarios.

Por esta razón, tanto las dirigencias panistas, nacional y locales, como nuestros legisladores (igualmente federales como estatales), tienen un importante papel a desempeñar en favor del bien común. Y con ellos la verdadera militancia del Partido, en estricto apego a nuestros principios inmutables de doctrina.

La labor legislativa del PAN tiene que ser muy, pero muy astuta, valiente, muy cuidadosa, informada y argumentada, tanto jurídicamente como en defensa de los derechos humanos. Y sobre todo en absoluto apego a la doctrina. Frente a una aplastante mayoría de votos morenistas y sus cómplices, la voz del panismo legislativo debe ser tal que obtenga la simpatía popular, que le apoye en sus propuestas y defensa del bien común.

Los responsables de comunicación social del Partido tienen igualmente una enorme responsabilidad para difundir la verdad de los caprichos presidenciales y la lucha ideológica antivalores de MORENA, y de la batalla panista en defensa del bien común.

También la militancia, esa del llamado panismo “de a pie”, tiene mucho que decir en la sociedad civil y en los medios de comunicación, para convencer a la ciudadanía a que defienda sus valores, tradiciones legítimas de vida social y política, y en especial la dignidad y derechos de la persona humana.

Ante una inédita situación legislativa (y ejecutiva, de paso) en México, Acción Nacional tiene su hora de la verdad para luchar por sus principios de doctrina de humanismo político. En esta forma, Acción Nacional es la esperanza de los mexicanos para defenderse de los ataques de un partido con ideologías ajenas a su ser y a los caprichos de un presidente, quienes anteponen sus personales intereses a los de México.

 

Salvador I. Reding Vidaña es Coordinador del Consejo de Plumas Azules.

Twitter: @siredingv

Comentarios

comentarios