La fuerza de Acción Nacional
Publicada el Jue, Abr 26, 2018

Por Salvador I. Reding Vidaña.

Las campañas están en marcha, federales, estatales y municipales, ejecutivas y legislativas, “alea iacta est”: la suerte está echada. Ya no hay tiempo de prepararse para el futuro electoral, ya llegó. Lo planeado hoy es para lo inmediato, contamos con lo que tenemos ahora, no hay más, cuando haya más será tras las elecciones.

Por eso, se debe ser muy consciente de la fuerza que realmente se tiene. No hacer cuentas alegres, eso nos llevaría a cometer errores de exceso de confianza y perder elecciones. Y luego no tener idea de “qué pasó”. Se pierden batallas, guerras, pleitos legales, competiciones deportivas y… elecciones, por exceso de confianza, por no saber con qué se cuenta de activos, comparados con los adversarios.

Algunos hacen cuentas alegres suponiendo que la fuerza del PAN está en el gran número de gobiernos estatales ganados, la verdad es que eso no es ninguna garantía de fuerza, si es que dichos gobiernos no recurren al delito de intervenir en campañas con dinero, personal, recursos materiales y manejo de medios. No.

Entonces ¿en dónde está “la fuerza del PAN”? está en sus cuadros, en su militancia ACTIVA (no en displicente dormida en los laureles ajenos). La fuerza está en quienes se comprometen y hacen campaña, en aquellos capaces de convencer a otros de votar por Acción Nacional, a los indecisos y a los que hayan decidido votar por otras opciones, pero cambien por “mejores opciones políticas”, azules.

La fuerza del PAN está en la unidad interna, tan maltratada por ahora, y por eso es clave el esfuerzo personal y de grupo para tender la mano a otros panistas con los que se haya confrontado. Reducir las tensiones internas dejando de despreciar o injuriar a otros, en entender las causas de la división e intentar sanar heridas.

La fuerza del PAN está también en la inteligencia para hacer buenas campañas, aprovechando experiencias pasadas, propias y ajenas. En buscar el convencimiento del votante, más que tratando de que “razone”, apelando a sus sentimientos y emociones. Mientras no se acepte que la gente vota más por la emoción y hasta por visceralidad, se verán campañas fallidas de muchas “razones” para que se vote azul.

Hay una enorme fuerza panista, en sus buenas y exitosas experiencias y resultados, tanto de gobierno como legislativas. A través de su trayectoria de decenios, el panismo ha logrado muchas, pero muchas en favor del bien común. Pero la ciudadanía las desconoce, y por tanto no aprecia su valor. Y esta gran fuerza sólo servirá para las elecciones si se sabe presentar ingeniosamente al electorado. Si no se logra, esa enorme fuerza quedará en los cajones de objetos perdidos.

 

Salvador I. Reding Vidaña es Coordinador del Consejo de Plumas Azules.

Twitter: @siredingv

Comentarios

comentarios