La crisis del sector salud, una posible explicación
Publicada el Mar, Jul 23, 2019

Por Salomón Guzmán.

De acuerdo con registros de la OCDE, en el año 2000, México se ubicó en el último lugar en cuanto a gasto público en salud con sólo el 2 por ciento de su PIB, por debajo de Corea del Sur, mientras que Alemania se ubicó en primer lugar con un gasto público de poco más de 7 por ciento de su PIB. Después de 17 años, año 2017, México siguió ocupando el último lugar de entre todos los países de la OCDE en cuanto a gasto público en materia de salud con apenas el 2.79 del PIB, muy cerca de Turquía con el 3.3 del PIB, mientras que Estados Unidos se ubicó en primer lugar con un gasto público de cerca del 14 del PIB.

Es un crimen a la inteligencia mostrar con la renuncia del director del IMSS la grave crisis del sector salud, por el contrario, lo que está en crisis es la política de los últimos 17 años. Los tres principales ramos dedicados al tema de la salud son ISSSTE, IMSS y el Ramo de Salud. Para el año 2018, los tres ramos experimentaron diferencias sustanciales entre el presupuesto pagado y el aprobado. En el caso del ISSSTE, la diferencia fue de poco más de 56 mil millones de pesos, en el IMSS, la diferencia fue de cerca de 218 mil millones de pesos y en el ramo de salud, la diferencia fue poco más de 33 mil millones de pesos. Estas cifras suman un total de poco más de 307 mil millones de pesos. Esta cantidad es poco mayor al presupuesto aprobado del ISSSTE de ese mismo año. La crisis actual del sector salud comenzó con la salida de Peña Nieto de Los Pinos, la cual no ha sido denunciada por el gobierno actual, ni por nadie.

Estas diferencias, entre ambos presupuestos, reflejan la corrupción, el mal funcionamiento y la escasa rendición de cuentas de la Secretaría de Hacienda. Debe obligarse la rendición de cuentas sobre las modificaciones al presupuesto que ya estaba planificado y aprobado, debe obligarse a que se expliquen las discrepancias entre ambos presupuestos, estos actos deberían juzgarse dentro de la normatividad.

El gobierno de Peña Nieto, por lo menos en sus tres últimos años, realizó la mayor adecuación al presupuesto aprobado en salud, que equivale a cerca del 30 por ciento del presupuesto aprobado, siendo el IMSS la institución más perjudicada de acuerdo con la tabla 1. Este subgasto equivale a 307 mil millones de pesos, tres veces más de lo que representa el costo de la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, que equivale a 120 mil millones de pesos.[1]

El costo social actual por estas adecuaciones al presupuesto es enorme, el cual ya se nota en este año. En consecuencia, se plantea la pregunta: ¿cuáles fueron las razones que llevaron al gobierno de Peña Nieto a la realización de dichas adecuaciones al gasto que se había planeado a finales de 2017? De igual forma, de acuerdo con transparencia presupuestaria, en el año 2018 se aprobó un presupuesto para materiales médicos en poco más de 11 mil millones de pesos. Sin embargo, se terminó pagando la cantidad de cerca de 8.2 mil millones de pesos. En el caso del gasto en materiales para laboratorio, el subgasto fue de poco más de 3 mil millones de pesos, en el gasto en medicinas y productos farmacéuticos se aprobó un presupuesto de 57 mil millones de pesos, no obstante, el gasto pagado fue de 34 mil millones de pesos, este subgasto equivale a 60 por ciento del gasto aprobado.

[1] https://imco.org.mx/temas/nuevo-aeropuerto-internacional-mexico-proyecto-indispensable-riesgos-oportunidades/?gclid=CjwKCAjw3azoBRAXEiwA-_64OmHgyXU3PZVjCibSyA7AlflqJGrCUf0vnofahytRjv20ReR2qpQ5DhoC0j8QAvD_BwE

Comentarios

comentarios