La “caza” de migrantes de Trump
Publicada el Mar, Jul 23, 2019

Por Maricarmen Rizo.

El presidente Donald Trump arrancó con una serie de redadas masivas en contra de migrantes indocumentados en al menos 10 ciudades de los Estados Unidos, lo que ha generado un clima de temor por estas acciones anunciadas por el Departamento de Seguridad Nacional y por la nueva Regla Final Provisional para limitar drásticamente el asilo a quienes lo soliciten.

Esta “caza” de migrantes confirma, una vez más, que la política xenófoba es pilar de su gobierno y de su discursiva en la campaña electoral para buscar la reelección en 2020.

Ante esto, Acción Nacional le pidió al gobierno mexicano aplicar medidas extraordinarias a fin de poder proteger y garantizar el respeto a los derechos humanos de nuestros connacionales.

“La ´caza´ de migrantes en Estados Unidos es una muestra de que a la administración de Trump no le importa violar derechos humanos”, señaló la Secretaria de Asuntos Internacionales del Comité Ejecutivo Nacional, Mariana Gómez del Campo Gurza.

Y es que los centros de detención de migrantes se encuentran en condiciones de hacinamiento, poca higiene y separación de niños pequeños de sus padres.

Según las autoridades migratorias estadunidenses, si bien van a detener a migrantes que no se han presentado a continuar su solicitud de asilo, la orden es hacerlo también con cualquier persona que no pueda probar que cuenta con documentos que amparen su permanencia en la nación. “Llegaron ilegalmente. Se tienen que ir”, dijo Trump en rueda de prensa en la Casa Blanca.

Cuando los periodistas le preguntaron si no sería mejor priorizar la deportación de inmigrantes con historial criminal, en lugar de centrarse en familias con órdenes de deportación, como se presume es el objetivo de acuerdo a lo reportado por la prensa, el republicano fue ambiguo.

“Buscamos específicamente a maleantes, pero no puede ser que la gente entre en nuestro país sin superar un proceso (…) Si la gente entra a nuestro país ilegalmente, pues les expulsamos legalmente. Es muy sencillo”, dijo.

Por su parte, Elora Mukherjee, una reputada abogada de la Universidad de Columbia, denunció ante el Congreso de Estados Unidos la “degradación” a la que se ven sometidos los niños detenidos en la frontera de su país con México.

“Nunca antes había visto, oído u olido tal degradación y trato inhumano de los niños bajo custodia. El Congreso debe actuar de inmediato para garantizar que los niños estén libres y con sus familias”, dijo Mukherjee en una audiencia ante el Comité de Supervisión de la Cámara Baja de Estados Unidos, dominada por los demócratas, informó EFE.

Datos oficiales señalan que el número de migrantes indocumentados que arribaron al país en junio llegó a más de 100 mil, 28 por ciento menos que el mes anterior, aunque sigue siendo un flujo crítico.

Lo anterior se debe al acuerdo migratorio entre Estados Unidos y México, mismo que será revisado para analizar sus resultados, recordó Gómez del Campo.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Migración, al 24 de junio se habían detenido a casi 24 mil personas migrantes, un aumento de hasta 150 por ciento en comparación con junio del año pasado, cuando se detuvieron a 9 mil 577.

En ese sentido, Gómez del Campo afirmó: “nos avergüenza mirarnos en el espejo del vecino del norte; no olvidemos que en México la persecución de migrantes es una realidad”.

La Secretaria de Asuntos Internacionales resaltó que “la firma del acuerdo migratorio con Estados Unidos es lamentable en la historia de las relaciones entre ambos países, pero lo peor es el cinismo que tiene el gobierno de López Obrador cuando pregona como un logro que la cifra de deportaciones de mexicanos se redujo 30 por ciento gracias a dicho acuerdo, cuando es falso”.

Si revisamos las estadísticas oficiales, el flujo de migrantes mexicanos a Estados Unidos se ha reducido desde 2014, por lo que es natural que las deportaciones reflejen ese decremento.

“Por otro lado, es una lástima que el gobierno mexicano presuma algo que en realidad son datos sacados de contexto y que en todo caso si se atribuyen a su gobierno es únicamente por el servilismo a Trump”, lamentó.

Finalmente, “tras la decisión del gobierno estadunidense de no aceptar más solicitudes de asilo de migrantes que no hayan solicitado protección en un tercer país seguro fuera de su país de ciudadanía, es únicamente la señal de lo que al parecer aceptaron en la negociación. Nuestro país será un tercer país seguro sin la infraestructura ni los recursos suficientes”, alertó Gómez del Campo.

Es decir, estamos ante un gobierno contradictorio porque en México, como parte del acuerdo migratorio con los Estados Unidos, se realiza una verdadera persecución en contra de los migrantes centroamericanos.

Comentarios

comentarios