La campaña interna del PAN es de todos
Publicada el Jue, Oct 18, 2018

Por Cecilia Romero Castillo.

El 10 de octubre, la Comisión Organizadora Nacional de la Elección del CEN declaró la procedencia de las candidaturas de Marko Antonio Cortés Mendoza y de Manuel Gómez Morin Martínez del Río a la Presidencia Nacional del PAN para el periodo 2018–2021 y de sus respectivas planillas.

Lo anterior se dio en apego a la Convocatoria publicada el 10 de septiembre, que reprodujo los requisitos establecidos en la normatividad interna para quienes aspiren a ocupar la máxima figura de autoridad en el PAN.

Ambos aspirantes cumplieron a cabalidad con los requisitos señalados, entre éstos el de la presentación de 28 mil 033 firmas de militantes del PAN inscritos en el Listado Nominal Preliminar. De estas firmas de apoyo, correspondientes al 10 por ciento del total de militantes del PAN, el número máximo de firmas por entidad federativa es de mil 402, es decir, 5 por ciento del total de las 28 mil 033.

De los cuatro militantes que manifestaron su interés, dos de ellos presentaron su solicitud de registro. La CONECEN declaró la procedencia de sus candidaturas tras la presentación, en presencia de la representación de ambos, del procedimiento que se siguió para la verificación de los requisitos. La decisión se tomó por unanimidad de votos, una vez satisfechas las preguntas que fueron presentadas sobre el procedimiento.

La siguiente etapa de la contienda interna dio comienzo el 12 de octubre. La campaña interna, hoy en marcha, es la que debe involucrar a todos los panistas, no solamente a los candidatos o sus equipos, ni sólo a los que dieron su firma de apoyo. Esta etapa requiere de la acción decidida de todos quienes pertenecemos al PAN, desde el lugar en que nos encontremos.

La contienda en general y la campaña en particular representan para nuestro Partido la oportunidad de demostrarnos y de demostrar a la sociedad mexicana que tenemos aún el talante democrático que ha caracterizado al PAN.

Los candidatos y sus equipos de campaña deben ceñirse a lo establecido en la Convocatoria sobre lo que se puede y lo que no se debe hacer. Sus actividades y declaraciones deben ser propositivas, sus propuestas deben ser respetuosas, evitando descalificaciones o acciones ofensivas hacia otro candidato, militantes, dirigentes del Partido o funcionarios públicos emanados del PAN.

Los dirigentes partidistas y funcionarios del PAN tienen prohibido participar en apoyo de algún candidato en actos de campaña. Las instalaciones del Partido y las facilidades con que cuenta deben ser puestas a disposición de quien las solicite, sin distinción alguna.

Las autoridades y representantes populares emanados de Acción Nacional no podrán hacer uso de recursos públicos para apoyar a candidato alguno y su participación se debe circunscribir a la legislación vigente sobre los tiempos en que pueden manifestar su preferencia partidista. Mucho menos tienen permitido constreñir la libertad individual de militantes en actos de campaña del candidato de su elección.

Los militantes, que lo somos todos, tenemos el deber de conocer las propuestas que se nos presenten, deliberar en torno a ellas, discutir sobre su viabilidad y opinar, discutir, en un ambiente de civilidad, sobre las ventajas que uno u otro candidato nos presenten. Y no permitir, nunca, que nadie imponga su decisión sobre la nuestra, que será expresada individual y libremente mediante nuestro voto secreto en la jornada electoral del próximo 11 de noviembre. Así de fácil y así de complicado es nuestro proceso.

Carlos Castillo Peraza nos dijo muchas veces que los panistas no tenemos vocación de arqueólogos, refiriéndose a nuestra lucha opositora contra el mal gobierno; no queremos llegar a gobernar sobre ruinas, por haber contribuido al derribamiento de las instituciones. Traduciendo esta expresión al PAN, no podemos aspirar a gobernar las ruinas de un Partido que hemos contribuido a aniquilar con nuestra denostación constante, con nuestra crítica destructiva sobre lo que hemos construido entre todos durante casi ochenta años.

En el PAN hemos cometido muchos errores y también hemos cultivado grandes virtudes. Nuestra capacidad de reconocer tanto unos como otras nos dará la posibilidad de sortear los graves problemas que padecemos internamente, para enfrentar exitosamente los aún mayores que se nos presentan hacia afuera. Volviendo a Castillo Peraza debemos superar la ‘cultura del mural’, no todo es negro o blanco, no todo es bueno o malo, la gran variedad de grises que conforman a nuestro Partido y nuestra sociedad debe ser el telón de fondo de nuestra actuación en la campaña presente.

La hora de México nos urge, nos impele, nos cuestiona. No hay reglas, ni prohibiciones, ni sanciones, que logren que esta campaña resulte fructífera para el bien de México, es nuestra convicción que el Partido Acción Nacional es un instrumento necesario para el futuro de nuestro país, la que nos permitirá salir avante de esta prueba democrática que hoy se nos presenta.

No hay enemigo que vencer, hay contendientes entre los que hay que elegir.

No hay amigo al que favorecer, hay candidato al que apoyar.

No hay malos a los que derrotar, hay el mejor al que elegir.

No hay líder a quien obedecer, hay conciencia que atender.

Por el bien del PAN. Por el bien de México.

 

Cecilia Romero Castillo es Presidenta de la Comisión Organizadora Nacional de la Elección del CEN del PAN. Twitter: @CeciliaRomeroc

Comentarios

comentarios